¿Qué tan peligroso es viajar a México tras el repunte de la tasa de homicidios en 2019?

Unos siete millones de turistas visitan anualmente el sitio arqueológico de Tulum, en la Península de Yucatán, Mexico. (AP Photo/Eduardo Verdugo)

Los primeros cuatro meses de 2019 fueron los más violentos en la historia reciente de México.

Unas 11.532 personas fueron víctimas de homicidio doloso y femicidio entre enero y abril en territorio mexicano, lo que representa una tasa de 9,15 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, según cifras oficiales divulgadas el 20 de mayo por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Pero no todos son malas noticias aunque el primer cuatrimestre es el más sangriento del que se tiene registro. La tendencia cambió en abril con un tímido retroceso en la tasa de homicidios del 3%, al registrarse 2.792 víctimas en relación a la data del mismo mes del año pasado.

Los mexicanos tienen motivos para sentirse preocupados. La Procuradora de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos, admitió que su diagnóstico sobre el sistema de investigación criminal es “lapidario” la metodología aplicada no da cabida a la investigación, lo que contribuye a la impunidad y la reincidencia delictiva, informó la página Cultura Colectiva.

Los analistas señalan que el origen de la violencia en México es de vieja data, por la proliferación de poderosos carteles que controlan la extorsión, los secuestros, el contrabando de combustible y el narcotráfico. Uno de los mayores desafíos del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador será aplicar operativos que frenen los homicidios y respeten los derechos humanos.

¿Eso significa que los turistas que planeaban disfrutar sus vacaciones de vacaciones de verano en México deben cambiar sus planes? No necesariamente.

La gastronomía es uno de los principales atractivos de México, con una gran variedad de platos en cada región (Foto Getty)

Estamos hablando de un país enorme de 129 millones de habitantes y casi dos millones de kilómetros cuadrados, con una superficie equivalente a 24 naciones europeas. (Albania, Austria, Suiza, Estonia, República Checa, Dinamarca, Macedonia, Eslovaquia, Bélgica, Portugal, Serbia, Montenegro, Bulgaria, Bosnia-Herzegovina, Irlanda, Hungría, Lituania, Luxemburgo, Eslovenia, Gran Bretaña, Irlanda del Norte, Alemania, Chipre y Holanda).

Su diversidad geográfica y cultural es tan amplia como los niveles de criminalidad territorial. Eso quiere decir que hay zonas muy seguras para los viajeros y otras muy peligrosas.

La belleza de los paisajes, la amabilidad de su gente y la calidad de sus servicios gastronómicos y hoteleros es innegable. Por eso a la hora de decidir el itinerario de viaje, lo más prudente es dar una mirada a la página de avisos de viaje del Departamento de Estado.

Los lugares descartados

En su última actualización del 9 de abril del 2019, las autoridades estadounidenses le adjudicaron a México un nivel de seguridad 2 de precaución elevada, lo que significa que hay que tomar medidas mayores medidas de seguridad de las que tendrías en un país completamente seguro.

De sus 32 entidades federativas, Washington no recomienda viajar a cinco estados debido a sus altos niveles de criminalidad: Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas.

Así que si tenías en tus planes visitar a Acapulco desde el extranjero, este no es el mejor momento porque ese popular destinos turístico queda precisamente en el estado de Guerrero.

El 6 de abril un turista mexicano radicado en California murió a balazos a plena luz del día en un edificio de la zona costera de Acapulco. Ese homicidio y otros publicados en el medio LoRealdeGuerremo muestran que los asesinatos en la zona están a la orden del día.

Taxco, el llamado pueblo mágico de Guerrero, también es considerado una zona de alto riesgo por la existencia de bandas delictivas que impunemente.

Miles de turistas participaron en las celebraciones de Semana Santa en Taxco, México, pese al aumento de la criminalidad. Imagen del 18 de abril de 2019 (AP Photo/Rebecca Blackwell)

Pese a los alertas de seguridad nivel 4, la Secretaría de Turismo de Guerrero dijo que el fin de semana del 19 de mayo la ciudad tuvo una ocupación total en sus instalaciones hoteleras. Sin embargo, la prensa local advirtió que el gobierno local omitió informar sobre los 30 homicidios de la última quincena de abril, que incluyó a un guía turístico que fue alcanzado en una balacera en el Zócalo de Taxco.

Un destino turístico que sería conveniente reconsiderar es Guadalajara. Aunque no es una zona expresamente prohibida por el departamento de Estado está catalogada con el nada halagador nivel 3 de seguridad.

El informe del SESNSP indicó que el estado de Jalisco mostró un alza del 37,4% en la tasa de homicidios de lo que va de año. Y para completar el panorama, 28 cadáveres fueron encontrados a principios de mayo enterrados en fosas comunes en la zona metropolitana de Guadalajara.

Otra triste exclusión es el precioso Puerto Vallarta, conocido por sus aguas turquesas y sus espectaculares festivales de diversidad sexual. Pero la ciudad también tiene una historia oscura de desapariciones de mujeres y violencia de género. De enero a abril, 30 mujeres fueron reportadas como desaparecidas en Puerto Vallarta, según la Fiscalía General de Jalisco.

Vista aérea de Playa Los Muertos, en Puerto Vallarta, Jalisco. (Foto Getty)

Un dato que podría repercutir negativamente en la actividad turística es el significativo incremento de la tasa de homicidios en Quintana Roo, que se ubicó en el tercer lugar con 53,2%. Hasta ahora permanece con la categoría 2.

Quintana Roo queda en la franja oriental de la Península de Yucatán, y es una de las regiones más turísticas de México por sus bien conservadas ruinas mayas y sus impactantes playas de arena blanca y aguas tibias del Mar Caribe.

Pero además del crimen, los habitantes de Cancún, Cozumel, Playa del Carmen, Tulum y la Riviera Maya se han encontrado con otro indeseado visitante: el sargazo, una marea de algas que ha invadido la zona y que desprende un olor nauseabundo cuando se descompone al llegar a la orilla.

Medidas especiales

Los funcionarios estadounidenses tienen prohibido viajar entre las ciudades de noche y no pueden tomar taxis en la calle sino contratarlos en líneas privadas o de aplicaciones reconocidas como Uber. Tampoco tienen permitido cruzar la frontera entre Estados Unidos y México manejando, excepto en casos muy específicos.

Para el resto de los mortales, los expertos en seguridad sugieren usar autopistas con peajes y evitar a toda costa viajar solo o después de que cae la noche.

Es recomendable estar atentos al disfrutar en un bar o casino, vestir atuendos modestos que no den señales obvias de riqueza y tener mucha cautela al sacar dinero de los cajeros automáticos.

Veamos el lado bueno

Ya hemos dicho suficiente sobre los problemas de seguridad del estado mexicano. Y hay que agregar que es una situación global que no solo ataca a ese país norteamericano.

Comparado con otros destinos americanos, México comparte la categoría de seguridad 2 con Guatemala, Brasil, Colombia. Los lugares más seguros para los viajeros son Costa Rica, Argentina, Chile y la mayoría de las Islas del Caribe. Mientras que Venezuela está tachado con una línea roja categoría 4, que significa que los turistas no deben viajar bajo ninguna circunstancia.

Y si ponemos en una balanza viajar a México o a potencias turísticas como Francia, España y Alemania nos encontramos en que enfrentamos el mismo nivel de peligro. La diferencia es que el que viaje a Europa no deben temer a la delincuencia organizada sino a la posibilidad de ser víctima de un ataque terrorista.

Los últimos atentados en Europa fueron dirigidos a lugares públicos con altas concentraciones de turistas.

¿La conclusión?

Siempre existe el riesgo de que algo nos ocurra desde el momento en que colocamos un pie fuera de la cama.

Pasear por Ciudad de México, Madrid, Paris o Berlín es un poco más peligroso que quedarse en casa pero las recompensas son inmensas. Así que si quieres viajar a México sólo tienes que hacer las maletas y empacar una buena dosis de sentido común. Es un destino repleto de encanto y sorpresas.

Vista de la edificación original de la Basílica de la Guadalupe, Ciudad de México, al atardecer. (Foto Getty)