Blanca Portillo, la actriz que abandonó su idea de convertirse en azafata de congresos para estudiar interpretación

Misma cara pero diferente actuación en cada proyecto. Esto es lo que siempre pienso cada vez que sigo algún trabajo de Blanca Portillo, una de las grandes actrices de nuestro país que se ganó a pulso nuestro cariño hace más de dos décadas protagonizando 7 vidas. Y vaya si ha llovido desde entonces. Aunque por muchos chuzos de punta que hayan caído, esta madrileña de 56 años se mantiene haciendo lo que mejor sabe, firme sobre las tablas y serena tanto delante de una cámara como detrás de los focos.

¿Qué ha sido de ella en estos últimos veinte años?

(©Mediaset)

El 17 de enero de 1999 se estrenó 7 vidas, una de las series españolas más populares que fue emitida en Telecinco entre 1999 y 2006. Esta ficción producida por Globomedia fue pionera de la comedia de situación (sitcom) en España. Pero no es el único hito que ostenta ya que durante unos años se convirtió en la ficción semanal más longeva en la historia de nuestra televisión (distinción que actualmente mantiene Cuéntame cómo pasó que sigue emitiéndose en Televisión Española) y además a partir de esta historia se creó la secuela Aída, protagonizada por Carmen Machi, que también fue un bombazo y se mantuvo durante diez temporadas (2005-2014) en el canal principal de Mediaset.

Blanca Portillo fue una de las grandes estrellas de 7 vidas con su papel de Carlota, la exmujer de Gonzalo (Gonzalo de Castro) y hermana de David (Toni Cantó), formando parte del reparto principal durante doce de las quince temporadas que se mantuvo en antena. La actriz decidió abandonar la serie para emprender un proyecto teatral en Argentina, La hija del aire, basada en un texto de Calderón de la Barca, y para rodar la película Elsa y Fred, aunque nunca se desligó completamente del proyecto dirigido por Nacho G. Velilla que marcó su estrellato televisivo. Porque aunque anteriormente se dejó ver en episodios esporádicos de otras ficciones míticas como La casa de los líos, Médico de familia, Periodistas o Compañeros, su implicación en 166 episodios de la citada producción sellaría su verdadero trampolín en el medio catódico.

De hecho, el 12 de marzo de 2006 participó en el capítulo número 200 que contó con una emisión especial en directo protagonizada por el elenco original con Amparo Baró, Eva Santolaria, Carmen Machi y Santi Millán entre otros. Unos días después, el 16 de abril, los espectadores nos despediríamos de la historia tras 204 capítulos en los que el desgaste producido por el propio paso del tiempo fue más que evidente.

Si bien gracias a Luis San Narciso la protagonista de este artículo se coló en nuestras casas con su rol de peluquera insegura, pero a su vez afectiva y racional, lo cierto es que la carrera de Blanca Portillo ya había despegado en los ochenta sobre las tablas. Y menos mal porque previamente estaba estudiando para ser azafata de congresos y su talento se hubiera quedado por el camino. En este contexto, tras graduarse en Arte Dramático en la RESAD consiguió papeles en numerosas funciones como Bodas de sangre (1984) o Cuento de invierno (1992) donde, por cierto, desarrolló un doble rol.

Desde entonces siempre se ha mantenido muy comprometida con el teatro, arriesgando con personajes dispares y dejándose la piel en los escenarios cada año, el pasado con Madre Coraje y sus hijos, Mrs Dalloway y El cartógrafo. Y atención porque si bien su debut en la dirección teatral se produjo en los noventa con Hay amores que hablan (1997) y seguidamente con Shakespeare a pedazos (1999), la verdad sea dicha que de un tiempo a esta parte ha explotado más profundamente esta faceta como directora. Ahí tenemos su trabajo en El ángel exterminador (2017) así como en Don Juan Tenorio (2014).

Blanca Portillo nunca ha dejado de lado sus proyectos para televisión y seguramente en 2009 te enganchaste a la serie Acusados donde esta madrileña interpretaba a la jueza Rosa Ballester o seguiste su estela en Chiringuito de Pepe con el personaje de Mariana en 2014. A mí personalmente me atrapó su papel en Sé quién eres, también emitida en Telecinco, ya que en esta historia creada por Pau Freixas que, por cierto fue galardonada como Mejor serie española en los Premios Ondas 2017, otra vez se metía en la piel de una jueza pero en un contexto muy particular ya que este título adquiría un tinte muy sombrío según avanzaban los episodios. Pero hay más ya que el pasado año también nos deleitó con su trabajo en Promesas de arena, la ficción de La 1 basada en la novela homónima de Laura Garzón, demostrando que los papeles para mujeres maduras existen y que además son necesarios.

Asumiendo que Blanca Portillo es una de las actrices españolas de referencia te puedes imaginar que durante estas últimas dos décadas tampoco le ha hecho ascos a los trabajos para la gran pantalla. La intérprete debutó en el cine en 1995 con la cinta de Azucena Rodríguez Entre rojas y tan solo dos años después, en 1997, su rol de madre divorciada en El color de las nubes le valió su primera candidatura a los Premios Goya como Mejor actriz revelación. No obstante, más recordada es su participación de 2006 en la película Volver de Pedro Almodóvar encarnando a Agustina, la vecina de Chus Lampreave a la que le detectan un cáncer, así como en Los fantasmas de Goya donde se metió en la piel de la reina María Luisa de Parma, y por supuesto en Alatriste-basada en la novela de Arturo Pérez-Reverte-donde aceptó raparse el pelo para afrontar su interpretación.

Esta actriz volvería a trabajar con el afamado cineasta manchego en 2009 para Los abrazos rotos aunque también sería un must para otros directores como Álex de la Iglesia en su cinta La chispa de la vida (2011) o para Gracia Querejeta y su drama Invisibles en el que se reflejan algunas de las preocupaciones con las que lidian muchas mujeres cuando rondan los 50 años.

Independiente y a la vez profundamente libre, durante estos últimos veinte años Blanca Portillo ha compartido retazos de su vida en programas de entretenimiento y en sus redes sociales donde se muestra bastante activa. En 2017 la actriz se reencontró con Gonzalo de Castro en el programa Ellas que durante ese año lideró en la cadena pública. La pareja más mítica de 7 vidas compartió pantalla once años después en la cuarta entrega del formato para rendir homenaje a Concepción Rodríguez Valencia-la primera mujer que accedió a un puesto en la mina en España-. No obstante, yo me quedó con su paso por Planeta Calleja de hace un par de años donde se desnudó con el presentador sobre su infancia y su vida amorosa.

La actriz, garantía de trabajo bien hecho, confesó que no le gustaba la convivencia y que no se había casado hasta la fecha: "Soy muy feliz en mi soledad y organizando mi vida como a mí me da la gana. Nos tienen metido en la cabeza que para construir una pareja tienes que vivir juntos y no es verdad".

Aunque la trayectoria de Blanca Portillo abruma en su repaso resulta emocionante sentir que si a esta actriz le preguntan qué personaje le queda por hacer seguramente respondería que el próximo porque se nota que le sigue seduciendo su profesión. Y es que más de veinte años después de protagonizar una serie como 7 vidas que permanece en la memoria colectiva española, es de agradecer su entrega en los escenarios, que no haya perdido su esencia delante de los focos y, sobre todo, que haya evolucionado al son de esa gran revolución de las mujeres que sigue en marcha.

 Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset