¿Qué creer (o no creer) sobre los avances en células madre?

Las investigaciones con células madre se han multiplicado en las últimas décadas, pero también hay que tener mucho cuidado con terapias falsas | imagen Reuters/Michael Dalder

Durante las últimas décadas las investigaciones con células madre han crecido de una manera asombrosa y han empezado a surgir los primeros resultados positivos. La amplia diversidad de enfermedades a las que se podría aplicar esta revolucionaria tecnología representa una de sus mayores ventajas, pero también una gran oportunidad económica por donde se cuelan estafadores, productos inútiles y terapias falsas que prometen resultados increíbles.

Como un revival de los antiguos “ungüentos milagrosos” del siglo XIX, en nuestra época han empezado a surgir catálogos completos de medicamentos absurdos, pomadas y cremas “stem cells” sin evidencias científicas que las avalen y, por supuesto, astutos embaucadores que prometen curaciones imposibles. La propia agencia estadounidense FDA informa en su web oficial sobre las falsas terapias y productos basados en células madre y advierte claramente que: “Algunos prestadores de servicios sin escrúpulos ofrecen células madre cuya eficacia no está comprobada ni están aprobadas por la FDA. Tenga mucho cuidado con las intervenciones potencialmente peligrosas, y confirme qué es lo que se está ofreciendo en realidad antes de pensar en someterse a cualquier tratamiento”.

Para iniciarnos en este tema aplicaremos aquí la definición de la Clínica Mayo para entender, de manera muy general, de qué estamos hablando: “Las células madre son la materia prima del cuerpo; a partir de ellas se generan todas las demás células con funciones especializadas. Bajo las condiciones adecuadas en el cuerpo o en un laboratorio, las células madre se pueden dividir para formar otras células con funciones más específicas, como células sanguíneas, células cerebrales, células del músculo cardíaco o células óseas. Ninguna otra célula del cuerpo tiene la capacidad natural de generar nuevos tipos de células”.

Gracias a esta gran polivalencia, los científicos están investigando la naturaleza de estas células madre para comprender cómo surgen y se desarrollan muchas enfermedades, y por supuesto, trabajan para desarrollar células sanas que puedan reemplazar las células enfermas (medicina regenerativa) y generar nuevas terapias sin apenas efectos secundarios o contraindicaciones (puesto que la medicina serían células de nuestro propio organismo)

La polivalencia de las células madre hacen que se puedan utilizar en numerosas dolencias y enfermedades | imagen News Medical CC

Una vez que entendemos la importancia de la investigación en este campo y las infinitas posibilidades que está abriendo su desarrollo, también podemos comprender el interés de empresas poco éticas y estafadores para aprovechar el tirón y publicidad de las células madre.

Esta semana, Scientific American publica un interesante artículo titulado “No te creas todo lo que oigas de las células madre” donde nos deja consejos que podrían sernos útiles:

Si una terapia o producto afirma que…

· Sus tratamientos con células madre pueden tratar una amplia gama de enfermedades utilizando un tipo singular de células madre. Seguramente sea un engaño.

· Las células madre tomadas de un área del cuerpo pueden usarse para tratar otra área del cuerpo no relacionada. Esto también huele muy mal y probablemente sea falso.

· Utiliza testimonios de pacientes para un tratamiento en lugar de mostrar estudios y evidencias científicas… Esto es una bandera roja, cuidado. El “a mi amigo o a mi vecino le funcionó” es una de las mayores técnicas de marketing utilizadas por muchos desalmados.

En general, si el tratamiento suena demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea falso. Busque evidencia concreta, acuda a especialistas y médicos en su centro de salud y busque evidencias científicas de que el tratamiento es seguro y se han obtenido resultados.

Cientos de clínicas están ofreciendo ilegalmente intervenciones, supuestamente basadas en células madre, que son muy costosas, pero que no están aprobadas y jamás se han probado en ensayos clínicos científicos. Los pacientes pueden sufrir daños físicos y financieros como resultado de estas prácticas fraudulentas.

Desde finales de 2017, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha intensificado su aplicación reglamentaria de las terapias con células madre e intenta establecer un marco legal y seguro para productos de medicina regenerativa. Desde ese año la agencia ha alertado a muchas clínicas y centros de que no están cumpliendo y se ha comprometido a llevar a cabo acciones de aplicación adicionales si es necesario... mientras tanto, tan solo nos queda estar bien informados y alerta ante posibles fraudes, peligrosos para nuestra salud y nuestro bolsillo.

Referencias científicas y más información:

Deepak Srivastava “Don’t Believe Everything You Hear about Stem Cells” Scientific American

U.S. Food and Drug Administration “FDA Warns About Stem Cell Therapies