PxQ: la fórmula que explica la tensión entre el Gobierno y el sector privado

Camila Dolabjian
·4  min de lectura

La Secretaría de Comercio Interior imputó a 11 grandes empresas por la supuesta retención de volúmenes de producción, algo que había provocado faltantes en las góndolas.

El Gobierno, durante la pandemia, había intimado a través de la resolución 100 a "incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada". La medida incluía un congelamiento de precios en el marco del plan Precios Máximos y obligaba a las empresas a vender toda su producción al precio establecido.

"Claramente se están atacando las consecuencias de una macroeconomía desordenada, más que las causas que llevarían a estos comportamientos", explicó a LA NACION Guido Lorenzo, director ejecutivo de la consultora LCG sobre las imputaciones.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo insisten en no hacer presunciones sobre el motivo de las supuestas retenciones de mercadería.

Con esta medida, y los Precios Máximos, obligaba a las empresas a vender toda su producción al precio que el Gobierno estableciera
Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

Según los economistas los eventuales faltantes son el resultado de un comportamiento meramente adaptativo, es decir, no es una especulación de las empresas, sino que tiene que ver con resguardar el valor de su producción. Resaltan que el objetivo de las empresas sería naturalmente vender, aunque en el contexto actual hay complicaciones:

1. Brecha cambiaria

"Con una brecha cambiaria arriba del 100% la economía no funciona. Genera una expectativa de devaluación en el futuro, entonces, se calcula que en determinado tiempo los costos e insumos importados, especialmente, subirán. Automáticamente quieren trasladarlo", explicó Claudio Caprarulo, economista principal de Analytica.

La incertidumbre frente al dólar genera en el sector privado el mismo efecto que en las personas. La necesidad de ahorrar, en este caso, genera una inclinación por reservar stock.

Estos problemas ya se habían percibido en meses del año pasado. En octubre, cuando la brecha cambiaria llegó al 150%, se detectaron faltantes de aceite, yerba y productos de limpieza, entre otros.

Ya se habían registrado faltantes en 2020, especialmente en momentos de ampliación de la brecha cambiaria
Fuente: Archivo - Crédito: Nicolás Bravo

El contexto esta marcado por la devaluación e inflación. "Se ha intentado pretendido sostener una teoría de 'inflación importada' que se da por tierra cuando se compara con Uruguay. Nuestro país vecino también es exportador de alimentos, pero no registra aumentos de esta magnitud. La inflación en alimentos y bebidas estuvo en 4,8%, mientras que ahí fue del 0,2%", explicó Mariano Saritzu, economista.

2. Reposición de la mercadería

"Como están restringiendo importaciones, suben los precios de los insumos. Aunque en lo formal se puede importar, en los hechos ese flujo de hace lento. Si no saben si van a poder reponer, no van a vender hasta que tengan esa certeza", explicó Saritzu.

Las empresas consideran el costo de reposición para evaluar el precio o la opción de retener la mercadería a esperar un mejor momento
Fuente: LA NACION - Crédito: archivo

"En algunos productos se modificó la estructura de costos, lo que impactó en un aumento del precio final y en menores niveles de producción, dado que el costo de reposición de la mercadería no se llegaba a cubrir con el precio de venta al público", aclaró Caprarulo.

"Una empresa compra un producto a X pesos, después lo vende y genera un resultado. Si se lo queda, también genera una ganancia, porque ese stock se 'revalúa' al nuevo precio", expresó Lorenzo.

3. Precios Máximos

"El Gobierno no puede fijar P (precios) y Q (cantidades). En un mercado lógico no fija ninguna de las dos. En la Argentina te fijan los precios, entonces las empresas deciden las cantidades", argumentó Andrés Borenstein, economista de Econviews.

El desequilibrio entre oferta y demanda lleva a faltantes cuando se pone un tope a los precios. A pesar de que los alimentos aumentaron 4,8% en el mes de enero, los productores continúan atados al plan de Precios Máximos para la mayoría de sus productos.

El Gobierno no puede fijar P (precios) y Q (cantidades). En un mercado lógico no fija ninguna de las dos.Andrés Borenstein

"Las intimaciones del Gobierno son una manera rápida de mostrar reacción frente a la fuerte aceleración de los precios en los alimentos, que desde octubre del año pasado promedian +4,2% por mes", concluyó Caprarulo.

La tensión se da en el marco de negociaciones para establecer los precios para este año. Hace apenas una semana el presidente Alberto Fernández se había reunido con empresarios para generar compromisos "cumplibles" en los precios. El rubro alimenticio, al que pertenecían la mayoría de los invitados, fue uno de los puntos principales de la conversación.