Putin y Xi se ofrecen "apoyo mutuo"; Ucrania y Taiwán claves en el encuentro

·6  min de lectura
© AFP/Alexei Druzhinin

En su primer encuentro bilateral desde que inició la guerra de Rusia en Ucrania, el líder del Kremlin, Vladimir Putin, se reunió este 14 de septiembre en Uzbekistán con su homólogo chino, Xi Jinping, durante la cumbre de seguridad de la Organización de Cooperación de Shanghái. Ambos líderes arremetieron contra Estados Unidos y discutieron las tensiones de Beijing con Taiwán, isla que reclama como propia, y la invasión de Moscú contra su vecino país.

Vladimir Putin y Xi Jinping suman fuerzas en una alianza que apunta a hacer contra peso a Occidente.

Aislado por las sanciones de Europa y Estados Unidos, mientras se desarrolla la guerra rusa en Ucrania, la primera en suelo europeo desde la década de los 90, el líder del Kremlin busca consolidar el respaldo del gigante asiático.

En su primer encuentro cara a cara desde que inició el conflicto, el mandatario ruso exaltó lo que describió como el enfoque “equilibrado” de Beijing sobre su “operación militar especial” contra Kiev.

"Valoramos mucho la posición equilibrada de nuestros amigos chinos en lo que respecta a la crisis de Ucrania. Entendemos sus preguntas y preocupaciones al respecto. Durante la reunión de hoy, por supuesto, explicaremos nuestra posición", afirmó Putin en sus declaraciones de apertura en la cumbre de seguridad de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), que se desarrolla en Samarcanda, capital de Uzbekistán.

Moscú se ha acercado más a Beijing desde que envió tropas a su vecino país el pasado febrero, una decisión que desencadenó un aluvión sin precedentes de sanciones occidentales contra Rusia.

El presidente ruso continuó afirmando que el "tándem Moscú-Beijing" desempeñó "un papel clave" para garantizar la estabilidad global y regional.

Por su parte, Xi llamó a Putin un "viejo amigo", le ofreció "apoyo mutuo" y aseguró que China está "dispuesta a trabajar con Rusia para demostrar la responsabilidad de las grandes potencias" e "infundir estabilidad y energía positiva en un mundo de caos".

Los dos jefes de Estado encabezan la Organización de Cooperación de Shanghái, que actúa como una fuerza opositora a la influencia occidental en el mundo.

Putin: “Tenemos la intención de adherirnos firmemente al principio de 'Una China'”

En momentos en que Occidente sigue con atención las acciones militares chinas alrededor de Taiwán, isla independiente que Beijing reclama como propia, Vladimir Putin apoyó explícitamente a la Administración de Xi, alineando a los dos países en lo que los analistas consideran una incipiente alianza antiestadounidense y antioccidental.

"Tenemos la intención de adherirnos firmemente al principio de 'Una China'", aseguró Putin en una breve declaración, pero que representa un significativo espaldarazo a la insistencia de Beijing de que otros países no reconozcan la independencia de Taiwán.

Estados Unidos aparece en el centro de la discordia, luego de que las tensiones se elevaran por la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, el pasado agosto.

Beijing, que ve a la isla como una provincia rebelde que está dispuesto a recuperar incluso por la fuerza, considera la visita de cualquier alto funcionario extranjero a la isla como un respaldo a la soberanía de Taipéi. Ante el viaje oficial de Pelosi señaló que Washington cruzó “una línea roja”. No obstante, el Gobierno de Joe Biden indicó que se trató de una excusa para avanzar en sus ambiciones de larga data.

Desde entonces, Beijing ha realizado simulacros con fuego real aéreos y marítimos y lanzamientos de prueba de misiles convencionales alrededor de la isla.

“Condenamos las provocaciones de Estados Unidos y sus satélites en el Estrecho de Taiwán”, señaló Putin este jueves, en una referencia a los buques de guerra de la Marina de EE. UU., que navegaron por aguas internacionales en el Estrecho de Taiwán el pasado 27 de agosto.

Continuando con sus críticas al Gobierno estadounidense, al que acusa de injerencia, Putin sostuvo que “los intentos de crear un mundo unipolar han adquirido recientemente una forma absolutamente fea y son completamente inaceptables".

La cumbre también incluye reuniones con líderes de India y países de Asia Central, como Irán y Pakistán.

"La OCS ofrece una alternativa real a las organizaciones centradas en Occidente", expresó esta semana a los periodistas en Moscú el asesor de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov.

Las principales sesiones de la reunión están programadas para el viernes 16 de septiembre, pero la mayor parte de su atención se centrará en las conversaciones bilaterales.

¿Cómo funciona la alianza "sin límites" entre Xi y Putin?

La última vez que los dos gobernantes se reunieron fue el pasado febrero, días antes de que Putin lanzara la guerra contra su exaliado en la desaparecida Unión Soviética. Entonces, ambos prometieron una colaboración “sin límites” que provocó preocupación en las naciones occidentales.

Para Xi, el nuevo encuentro muestra cuán confiado está en su control del poder. Se produce solo un mes antes de que el 20º Congreso del Partido Comunista consolide su lugar como el líder chino más poderoso desde Mao Zedong.

"Xi está enviando una nota clara de que puede ir y viajar por el mundo, para reunirse, entre comillas, con 'líderes mundiales' que son amigos y son amigos de China en formas y términos que básicamente los chinos pueden establecer", indicó el profesor Steve Tsang, director del Instituto de China en la Universidad SOAS de Londres.

Para Putin, el apoyo de la gran potencia de China en medio de la mayor confrontación con Occidente desde la Guerra Fría le permite presentar el aislamiento de Rusia en Occidente como una oportunidad de inclinación hacia Asia.

Sin embargo, hay un límite para la alianza. China ha sido cauteloso al no proporcionar el tipo de apoyo material directo que podría provocar sanciones occidentales contra la República Popular.

Pero también se ha abstenido de condenar la guerra o calificarla de "invasión". El jefe del Parlamento de China afirmó que la acción de Rusia contra Ucrania es una respuesta legítima a la provocación de Estados Unidos.

Ahora con las sanciones contra Rusia, ha sido golpeada la venta de petróleo y gas a Europa, una de las principales fuentes de ingresos de divisas rusas desde que los geólogos soviéticos encontraron petróleo y gas en los pantanos de Siberia en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Ante este panorama, Putin le vende más hidrocarburos a China, el mayor consumidor de energía del mundo. Es el mayor comprador de petróleo de Rusia. China importó un 17% más de crudo ruso entre abril y julio respecto al mismo período hace un año.

Sin embargo, detrás de la estrecha relación Xi-Putin, los analistas señalan que la cumbre probablemente los verá compitiendo por la influencia en Asia central.

El retroceso global de su guerra contra Ucrania y las recientes pérdidas en el campo de batalla han debilitado la posición de Moscú como garante de la seguridad en la región y queda por ver si China asumirá ese rol.

También es probable que Xi busque aprovechar el poder creciente de su país para construir rutas comerciales a través de Asia central, prepararse para el futuro contra las sanciones si decide atacar a Taiwán y asegurar el apoyo para defender sus políticas en Xinjiang. China ha sido acusada de crímenes de lesa humanidad en la región, que limita con Kazajistán, pero niega los señalamientos.

Con Reuters, AP y EFE