El bloqueo del Canal de Suez le cae como anillo al dedo a Putin por la vía marítima en el Ártico ruso

·3  min de lectura
El deshielo del Ártico se acelera más de lo previsto; una alternativa de corto plazo para reducir el impacto del calentamiento global plantea cubrirlo de microesferas de vidrio
Shutterstock

MOSCÚ.- Frente a un tráfico paralizado en el Canal de Suez, Rusia se jacta de las ventajas de su “Ruta Marítima del Norte” que desarrolla en el Ártico, con la ayuda del calentamiento global, y destaca así sus ambiciones. El presidente Vladimir Putin ha hecho del Gran Norte una prioridad estratégica, desarrollando allí infraestructuras mineras, petroleras, gasísticas y militares.

Moscú avanza, a medida que la banquisa retrocede por los efectos del calentamiento climático del planeta, en la implementación de una vía comercial que una de manera segura Europa y Asia, para competir así directamente con el Canal de Suez, que tiene un 10% del flete marítimo mundial.

El bloqueo de la vía egipcia por un gigantesco buque condujo a los responsables rusos a destacar sus ambiciones árticas, muy criticadas por los defensores del medio ambiente como amenaza adicional para el clima.

Así quedó el barco carguero que interrumpe el tráfico marítimo
Cnes2021

El incidente del Canal de Suez puso de manifiesto la necesidad de seguir desarrollando rutas alternativas, comenzando por la Ruta Marítima del Norte”, dijo Nikolai Korshunov, responsable de cooperación internacional en el Ártico para la cancillería rusa, citado por la agencia de prensa Interfax.

Korshunov abogó por “reflexionar sobre la diversificación de las vías marítimas estratégicas”, cuando la vía ártica, también llamada Paso del Nordeste, es más difícil para la navegación pero más corta que la de Suez.

80 millones de toneladas

Aunque el cambio climático hace el proyecto más realista, este es muy costoso y aun no es practicable para barcos comerciales clásicos. Pero Rusia, a través de su gigante nuclear Rosatom, posee una flota de rompehielos a propulsión nuclear encargados de acompañar y ayudar los barcos a franquear estas zonas.

Si esta ruta se convirtiera en la más utilizada, esto podría revolucionar el flete mundial recortando el trayecto Asia-Europa en 15 días. El grupo privado Novatek es uno de los principales actores de esta estrategia desde la puesta en marcha, a fines de 2017, de su gigantesca fábrica de gas natural licuado (GNL) con el francés Total en Sabetta (península de Yamal).

Este invierno boreal, se logró un nuevo récord: barcos de Novatek lograron recorrer esta ruta sin asistencia en enero. En 2020, barcos chinos efectuaron ocho idas y vueltas y transportaron 163.700 toneladas de flete, según la agencia RIA, que cita a Rosatom.

El volumen total de flete a lo largo de la Ruta Marítima del Norte era de 32,97 millones de toneladas en 2020, cerca de 1,5 millones de toneladas más que en 2019. El gobierno ruso se fijó como objetivo aumentar el volumen de tráfico a lo largo de esa ruta a 80 millones de toneladas para 2024. El GNL figurará en primer lugar.

Permafrost y submarinos

La evolución climática parece actuar a favor de la estrategia rusa. La agencia meteorológica Rosguidromet reveló en un informe el jueves que Rusia registró un récord de calor para el año 2020 y un retroceso histórico de la banquisa de verano en la ruta marítima del norte.

Comparado con los años 1980, la superficie del hielo allí es “5 a 7 veces menor”, subrayó la agencia, y “en 2020 la superficie de cobertura de hielo en septiembre alcanzó un récord a la baja con 26.000 km2”.

Pero el cambio climático no deja de ser un riesgo para los intereses rusos. El deshielo del permafrost amenaza a las infraestructuras estratégicas y puede además liberar volúmenes de metano y de CO2 en la atmósfera, lo que puede agravar el cambio climático.

Las catástrofes naturales -incendios, inundaciones, llegada de especies invasoras- también están aumentando. En el plano militar, Rusia muestra también ambiciones frente a sus vecinos norteamericanos y europeos de la región.

Vladimir Putin, presidente de Rusia
Alexei Druzhinin

El viernes, Putin se vanaglorió de su marina, que realiza maniobras con tres submarinos que perforaron simultáneamente la banquisa y luego hicieron disparos de torpedos. El presidente ruso ordenó “continuar las expediciones árticas complejas para estudiar y desarrollar el Gran Norte con el objetivo de garantizar la seguridad militar de Rusia”.

Agencia AFP

También debes ver: