Putin recibe a Pashinián y Alíev para impulsar la firma de un tratado de paz

Moscú, 31 oct (EFE).- El balneario ruso de Sochi acoge este lunes una nueva reunión entre los líderes de Rusia, Vladímir Putin; Armenia, Nikol Pashinián, y Azerbaiyán, Ilham Alíev, para abordar la situación en el Cáucaso Sur y el futuro tratado de paz entre Ereván y Bakú.

"El conflicto (armenio-azerbaiyano) dura décadas y hay que hacerlo todo para acabarlo", dijo el jefe del Kremlin al reunirse con Pashinián.

Putin, quien se entrevistó también con Alíev, afirmó que en la reunión trilateral de las partes habrá que buscar la forma de "avanzar" en el proceso de normalización.

El primer ministro armenio expresó a su vez la conformidad de Ereván con el proyecto ruso de arreglo de las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán.

Asimismo, ratificó la disposición de abrir "en cualquier momento" las carreteras armenias para el tránsito con Azerbaiyán, en el marco de la iniciativa para el desbloqueo de las comunicaciones de transporte, pero subrayó que todas las rutas deben seguir "bajo pleno control" de Ereván y ajustarse a la jurisdicción local.

Alíev dijo a su vez en su reunión bilateral con Putin que "el conflicto karabají ya es historia".

"El conflicto quedó resuelto hace dos años y en ese contexto apenas hay algo que hablar, mientras que la normalización armenio-azerbaiyana es aquel formato que requiere de pasos serios", dijo.

Confió asimismo en el "papel activo" de Rusia y su presidente para "alcanzar ese objetivo".

El líder azerbaiyano indicó que Bakú ha presentado cinco principios sobre los que debe basarse la normalización con Armenia, incluido el reconocimiento de la integridad territorial de las partes, y mantiene la necesidad de su cumplimiento.

Se espera que más tarde los líderes de los tres países celebren una reunión trilateral, que puede finalizar con la aprobación de una declaración conjunta, según adelantó el Kremlin.

Este domingo en el disputado territorio de Nagorno Karabaj, reconocido internacionalmente como Azerbaiyán pero poblado por armenios étnicos, tuvo lugar un multitudinario mitin en el que decenas de miles de sus habitantes reiteraron su respaldo a la independencia del enclave y pidieron a Rusia seguir garantizando la seguridad en la región.

(c) Agencia EFE