Putin firma un decreto que permite al banco italiano Intesa Sanpaolo vender sus activos rusos

FOTO DE ARCHIVO. El presidente ruso, Vladimir Putin, pronuncia un discurso en el Palacio Estatal del Kremlin en Moscú, Rusia

MOSCÚ, 29 sep (Reuters) - El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó un decreto por el que se autoriza al banco italiano Intesa Sanpaolo a vender o deshacerse de sus activos en Rusia, según se desprende de un documento publicado el viernes en un sitio web del Gobierno ruso.

Reuters informó en exclusiva en agosto de que el mayor banco de Italia estaba cada vez más cerca de obtener la aprobación de Moscú para transferir su negocio ruso a la gestión local, a medida que cambia la postura de Rusia sobre la enajenación de activos.

No fue posible contactar inmediatamente con Intesa para que hiciera comentarios.

El decreto, fechado el 28 de septiembre, citaba otro decreto firmado en agosto de 2022 por Putin, que le otorgaba el poder de emitir exenciones especiales para llevar a cabo determinadas operaciones relacionadas con activos energéticos y financieros.

El último decreto decía que Moscú permitía transacciones que condujeran a la enajenación directa o indirecta del 100% de las acciones de Intesa.

Intesa atiende a clientes corporativos en Rusia, donde tenía unos 980 empleados en 28 sucursales al inicio del conflicto ucraniano. Cuando estalló el conflicto, detuvo la financiación a clientes rusos y las nuevas inversiones en activos rusos.

Rusia ha ido endureciendo los requisitos de salida desde que las empresas occidentales empezaron a marcharse poco después de que Moscú iniciara lo que denomina una "operación militar especial" en Ucrania en febrero de 2022. Ejecutivos afirman que navegar por las normas es cada vez más difícil.

Desde el año pasado, Intesa ha intentado romper los lazos con su negocio local, pero las sanciones occidentales que afectan a posibles compradores han dificultado la salida de Rusia de bancos europeos como su rival UniCredit y el austriaco Raiffeisen Bank (RBI) .

La luz verde a Intesa podría allanar el camino a aprobaciones similares para otros bancos que siguen enredados en Rusia.

(Escrito por Maxim Rodionov y Alexander Marrow; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)