Putin denuncia a la oposición "financiada por el exterior"

Más destacado

El presidente Vladimir Putin denunció el miércoles a la oposición rusa, afirmando que "quien recibe dinero del extranjero y sirve intereses extranjeros no puede desempeñar un rol político en Rusia"

El Kremlin acusó varias veces a la oposición, que en el último año logró congregar a centenares de miles de personas en manifestaciones contra el régimen en la calle, de recibir fondos del exterior.

"Toda injerencia extranjera, directa o indirecta, en nuestros asuntos políticos es inadmisible" afirmó el presidente ruso durante su discurso anual a la nación.

"La democracia rusa es el poder del pueblo ruso, con sus propias tradiciones, no es la aplicación de normas que se nos trata de imponer desde el extranjero", subrayó Putin.

El presidente aludía así a las críticas formuladas en la Unión Europea y en Estados Unidos al desarrollo de las polémicas elecciones en Rusia, en un contexto de detenciones y condenas a opositores.

"Un diálogo civilizado solamente es posible con fuerzas políticas civilizadas, que actúan en el marco de la ley" prosiguió Putin.

Acusados de haber participado en "masivos disturbios" durante una manifestación en Moscú que acabó en enfrentamientos con la policía, una veintena de opositores están actualmente en detención preventiva y corren el riesgo de ser condenados a varios años de internamiento.

Pero Putin respondió a quienes lo acusan de endurecer los métodos del poder: "La intrusión del poder en el ámbito de las opiniones y las convicciones de los individuos, es sin duda una manifestación de totalitarismo. Y eso es absolutamente inaceptable para nosotros. No tenemos la intención de adentrarnos en este camino", aseguró, y prometió además que la lucha contra la corrupción iba a proseguir.

Los llamados a luchar contra la corrupción se han multiplicado desde la llegada al poder de Putin en el año 2000, pero los progresos en este ámbito son mínimos, como admiten las propias autoridades.

Putin también expresó el deseo de moralizar la vida económica del país y pidió que se ponga fin a la implantación de grandes sociedades rusas en zonas offshore.

Esta práctica permite por ejemplo al gigante ruso del aluminio Rusal, gracias a implantaciones en Jersey, conservar hasta 90% de sus beneficios, informó recientemente el diario Vedomosti.

Putin también abogó, aunque sin entrar en detalles, por la adopción de un impuesto sobre la fortuna, tema que es objeto de debate en Rusia desde hace meses.

Según la clasificación 2012 de la revista Forbes, Rusia tiene 96 multimillonarios, lo que la coloca en segundo lugar mundial después de Estados Unidos.

Vladimir Putin, que se congratuló de que la población rusa aumente desde 2010 tras años de declive, exhortó a los rusos a hacer más niños: "Creo que la norma en Rusia debe ser una familia con tres hijos", declaró.

El presidente subrayó en fin que Rusia debe seguir siendo "soberana e influyente" en momentos en que el mundo "ingresa en una época de cambios drásticos e incluso radicales".

Como lo hace a menudo, Vladimir Putin apeló a los valores patrióticos y exhortó a sus compatriotas a "conservar su identidad nacional y a no perderse como nación".

El presidente ruso, Vladimir Putin, instó este miércoles a las familias rusas a tener por lo menos tres hijos cada una, al tiempo que juzgó necesario cobrar más impuestos a quienes tengan bienes de lujo.

Cargando...