Putin dice que contraofensiva ucraniana ha fracasado hasta ahora

Por Guy Faulconbridge

MOSCÚ, 9 jun (Reuters) - El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el viernes que las fuerzas ucranianas habían comenzado con toda seguridad su esperada contraofensiva en los intensos combates que se libran en Ucrania, pero que todos los intentos de avance habían fracasado, con un alto costo en bajas.

Sus comentarios ampliaron una narrativa que Rusia lleva desarrollando desde inicios de semana y que Kiev ha declinado rebatir, limitándose a decir que no se anunciará el inicio de la contraofensiva.

El Ministerio de Defensa ruso había afirmado anteriormente que había repelido feroces ataques en las regiones de Zaporiyia y Donetsk, causando más de 1.000 bajas ucranianas y destruyendo decenas de tanques y vehículos blindados, pero no ofreció pruebas de sus afirmaciones.

Dijo que las fuerzas ucranianas habían atacado las líneas rusas cuatro veces con dos batallones apoyados por tanques justo al sur de Velyka Novosilka en Donetsk, pero fueron rechazados. Las fuerzas rusas también repelieron dos ataques al sur de la ciudad de Orikhiv, en la región de Zaporiyia.

Putin dijo que las bajas de Ucrania superaron significativamente la proporción clásica de tres atacantes por cada defensor.

"Todos los intentos de contraofensiva realizados hasta ahora han fracasado. Pero el potencial ofensivo de las tropas del régimen de Kiev se mantiene", añadió.

El ministerio dijo que Ucrania había perdido alrededor de 1.200 hombres, unos 40 tanques y varios aviones, entre ellos un MiG-29 y un Su-25, en el espacio de 24 horas, pero no detalló las pérdidas de Rusia.

Reuters no puede verificar de forma independiente los recuentos del campo de batalla ni las pérdidas citadas por ninguna de las partes, que en el pasado han dado cifras elevadas de bajas para la otra.

El martes, Rusia dijo que 3.715 ucranianos habían muerto o resultado heridos en tres días, sin explicar cómo había llegado a un recuento tan preciso.

Decenas de miles de tropas rusas llevan meses atrincheradas a lo largo de una línea del frente que se extiende unos 1.000 kilómetros, preparándose para un ataque que se espera intente cortar el llamado puente terrestre de Rusia con la península de Crimea, que Moscú se anexionó en 2014.

El destino de la contraofensiva, apoyada por decenas de miles de millones de dólares en armas occidentales, probablemente influirá en la forma del futuro apoyo diplomático y militar occidental a Ucrania.

(Reporte de Guy Faulconbridge; Escrito por Kevin Liffey; Editado en Español por Manuel Farías)