Putin no asistirá al funeral de Mijaíl Gorbachov

·3  min de lectura
Gorbachov (izq.) y Putin en 2004.
Gorbachov (izq.) y Putin en 2004.

El presidente ruso, Vladimir Putin, no asistirá al funeral de Mijaíl Gorbachov, el último líder de la Unión Soviética, según confirmó el Kremlin.

El portavoz Dmitry Peskov dijo que el horario de trabajo de Putin no le permitiría asistir al evento del sábado.

También explicó que el líder ruso había presentado sus respetos en el hospital de Moscú donde Gorbachov murió el martes a los 91 años.

Las reformas de Gorbachov ayudaron a poner fin a la Guerra Fría, pero provocaron la desaparición de la Unión Soviética, algo que Putin ha lamentado públicamente.

El presidente ruso ha llegado a decir que la desintegración de la URSS era "la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX".

Sin embargo, en su telegrama de condolencias a la familia de Gorbachov el miércoles, Putin usó un tono más conciliador, describiéndolo como "un político y estadista que tuvo un gran impacto en el curso de la historia mundial".

Putin
Putin visitó la capilla ardiente de Gorbachov.

El jueves, la televisión estatal rusa mostró a Putin colocando rosas rojas junto al ataúd de Gorbachov en el Hospital Clínico Central de Moscú.

"Desafortunadamente, el horario de trabajo del presidente no le permitirá hacer esto el 3 de septiembre, por lo que decidió hacerlo hoy", dijo Peskov a los periodistas.

El funeral de Gorbachov, que estará abierto al público, tendrá lugar en el Salón de las Columnas de Moscú.

Posteriormente, será enterrado en el cementerio Novodevichy de la ciudad, junto a su esposa Raisa, fallecida en 1999.

Peskov dijo que la ceremonia de Gorbachov tendría "elementos" de un funeral de Estado y que el Estado estaba ayudando a organizarlo.

Putin no será el único ausente notable del funeral. Muchos de los líderes extranjeros que se esperaba que asistieran actualmente tienen prohibido el acceso a suelo ruso, en represalia por las sanciones occidentales impuestas debido a la invasión rusa de Ucrania.

Análisis de Steve Rosenberg, editor de la BBC para Rusia

El Kremlin dirá, ¿a qué viene tanto alboroto? Vladimir Putin ha expresado sus condolencias a la familia de Mijaíl Gorbachov (en un breve telegrama). También ha depositado flores en el ataúd abierto de Gorbachov.

Pero no, no irá al funeral. La razón oficial: no hay espacio en su apretada agenda. Agenda llena. Esa explicación bastante poco convincente está alimentando la especulación de que, en realidad, no es que Putin no tenga tiempo, sino que no desea asistir.

En otras palabras, es un desaire. ¿Por qué podría ser eso? Bueno, para empezar, para quienes están en el poder en Rusia hoy, Mijaíl Gorbachov es visto como un líder débil e indeciso que dejó escapar una superpotencia, y la influencia global de Rusia.

Es más, el presidente Putin ha estado ocupado desmantelando el legado de Mijaíl Gorbachov. Gorbachov abrió el país, otorgó libertades a su pueblo y buscó la paz y la amistad con las naciones occidentales. Eso no es propio del presidente Putin en absoluto. Ha estado quitando libertades, suprimiendo las instituciones democráticas y abrazando la idea de la confrontación con Occidente.

Eso, junto con la invasión de Ucrania, mantiene muy ocupado al presidente Putin. No es de extrañar que su agenda esté llena.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.