Cómo es Puolanka, la ciudad más pesimista de Finlandia

LA NACION

Cuando te vas acercando a Puolanka, un pequeño pueblo en el centro de Finlandia, una valla amarilla aparece en el camino con una advertencia: "Estás entrando en Puolanka, todavía estás a tiempo de dar la vuelta".

Se trata de un pueblo que ha convertido el pesimismo en una marca: organizando un festival del pesimismo, presentaciones musicales y hasta una tienda online; todo con humorísticas referencias al pesimismo.

Es el trabajo de la Asociación Pesimista de Puolanka, dirigido por Tommi Rajala.

"Hay gente que tiene la fantasía de derribar las vallas [que advierten sobre el pesimismo]", cuenta el activista.

Pero los videos publicados en redes sociales sobre la "gloria pesimista" de Puolanka tienen miles de visualizaciones y han convertido un sentimiento habitual de los habitantes de este pueblo en una marca para atraer turismo.

El alcalde del pueblo, Harri Peltola cuenta que cuando le dice a otros finlandeses de donde viene, todos mencionan el pesimismo. "Muchas personas, al escuchar la palabra pesimista, piensan en Puolanka", concuerda Rajala.