¿En qué punto están las negociaciones sobre el clima en el ecuador de la COP26?

·5  min de lectura

Por Kate Abnett y Andrea Januta

GLASGOW, Escocia, 8 nov (Reuters) - Con el plazo de la COP26 a punto de concluir, representantes de gobiernos llegaron a Glasgow el lunes para intentar un acuerdo sobre las normas mundiales que ayuden a mantener el cambio climático bajo control.

Pero al comenzar la segunda semana de las conversaciones de Naciones Unidas en Glasgow, las cuestiones más espinosas siguen sin resolverse.

La tarea principal es acordar las normas para hacer realidad el Acuerdo de París de 2015, cuyo objetivo es evitar que la temperatura promedio mundial aumente más de 1,5 grados Celsius sobre el nivel preindustrial.

Las normas guiarán las políticas climáticas de los países en los próximos años, y, a diferencia de las promesas anunciadas la semana pasada, el reglamento del Acuerdo de París no es voluntario.

Llegar a un acuerdo entre los casi 200 países que firmaron el Acuerdo de París antes de que terminen las conversaciones de Glasgow el viernes es una tarea de enormes proporciones. Esta es la situación de las negociaciones.

AMBICIÓN

Los anfitriones británicos de la COP26 han dicho que su objetivo es mantener la meta de 1,5°C a su alcance.

Los países vulnerables al clima están presionando para que el acuerdo de la COP26 exija a los países que revisen y, si es necesario, actualicen sus compromisos climáticos cada año, en lugar del actual ciclo de cinco años.

La idea está ganando adeptos. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, la ha apoyado. La UE también está abierta a una revisión anual de los avances, dijo un funcionario a Reuters.

Otros países se oponen a un "empujón" más rápido, ya que algunos advierten que pondría en aprietos a los países más pobres con capacidades administrativas limitadas.

Durante el fin de semana, Gran Bretaña compartió un borrador de la decisión política final que los países publicarán al final de la COP26. El documento dice que los países deben revisar sus compromisos climáticos esta década, pero no establece un calendario.

MERCADOS DE CARBONO

Los negociadores están tratando de terminar las reglas para crear un mercado internacional de carbono. En pocas palabras, permitiría a algunos países pagar a otros para que reduzcan sus emisiones, con el objetivo de inyectar el tan necesario dinero en proyectos verdes en todo el mundo.

La cuestión, que se enmarca en el artículo 6 del pacto de París, es políticamente conflictiva y técnicamente compleja. Las dos últimas cumbres de la ONU sobre el clima no lograron llegar a un acuerdo, y los delegados esperan trasnoches sobre este asunto en Glasgow.

Hasta ahora, los países no han cambiado significativamente sus posiciones al llegar a la COP26, según las fuentes. No es una sorpresa a estas alturas de las conversaciones, que hasta ahora han sido llevadas a cabo por negociadores técnicos, que esta semana ceden los temas más difíciles a los ministros de los gobiernos para que los discutan.

La mayoría de los países quieren asegurarse de que el mercado de carbono no permita el "doble cómputo" de las reducciones de emisiones, lo que ocurriría si tanto el comprador como el vendedor de un crédito de reducción de emisiones lo contabilizaran para cumplir su objetivo climático.

Brasil argumenta que no permitir que el crédito sea contabilizado por el país vendedor lo penaliza injustamente y que deberían poder vender los créditos de reducción de emisiones generados bajo un sistema anterior de la ONU, para que cuenten para cumplir con los futuros objetivos climáticos.

Con una enorme cantidad de créditos antiguos disponibles, la mayoría de los países dicen que existe el riesgo de que esos créditos antiguos inunden el nuevo mercado, permitiendo a los países comprarlos a bajo precio en lugar de reducir sus emisiones hoy.

Los países vulnerables, por su parte, quieren que una parte de los ingresos de las transacciones del mercado de carbono se destine a un fondo para adaptarse a los impactos del cambio climático, como las inundaciones, la sequía y la subida del nivel del mar. A esto se oponen los grandes emisores, incluido Estados Unidos.

FINANCIAMIENTO

Si bien los países ricos dicen que cumplirán su promesa de pagar 100.000 millones de dólares al año a los más pobres con tres años de retraso, en 2023, los negociadores ya hablan de establecer una nueva promesa de financiación para después de 2025.

La confianza y la paciencia escasean. El dinero que falta está destinado a ayudar a las naciones más pobres y menos responsables del cambio climático a reducir las emisiones de CO2 y a adaptarse a los impactos climáticos.

"Las naciones desarrolladas nos están fallando", dijo el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, en la cumbre del lunes. "A nosotros, los más vulnerables, nos dicen que nos aguantemos y esperemos hasta 2023".

Las naciones africanas quieren que el financiamiento se amplíe hasta 1,3 billones de dólares anuales para 2030.

Los países vulnerables también quieren que se cree un nuevo fondo para compensar las pérdidas y daños relacionados con el clima que sufran las naciones pobres. Otros han pedido cautela a la hora de poner en marcha un fondo de este tipo antes de que se aclare el alcance de la responsabilidad por pérdidas y daños.

"Estamos hurgando en la oscuridad", dijo Juergen Zattler, director general del Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, quien señaló que era necesario investigar más. "Estamos abiertos a este debate. Pero no debemos precipitarnos a ningún tipo de solución demasiado rápido".

(Reporte de Kate Abnett y Andrea Januta; reporte adicional de Shadia Nasralla; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.