Sigue la pulseada con el barco Open Arms, que rechaza dirigirse a España

LA NACION

ROMA.- La ONG española Open Arms, que opera el barco de rescate de inmigrantes del mismo nombre y sigue varado frente a las costas de Italia, rechazó una oferta de España para atracar en el puerto de Algeciras, alegando que las más de 100 personas a bordo se enfrentan a una situación de emergencia.

Los inmigrantes, en su mayoría africanos, fueron recogidos por el barco Open Arms frente a las costas de Libia en las últimas dos semanas y están esperando para desembarcar en la isla de Lampedusa, en el sur de Italia.

El ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, ordenó a sus funcionarios que no los dejen desembarcar, aunque anteayer hizo una concesión parcial al permitir que 27 menores abandonaran el barco, diciendo que solo había accedido a ello por la insistencia del primer ministro, Giuseppe Conte.

"España siempre actúa ante emergencias humanitarias. Es necesario establecer una solución europea, ordenada y solidaria, liderando el reto migratorio con los valores de progreso y humanismo de la UE", dijo en Twitter el presidente español en funciones, Pedro Sánchez.

El gobierno de Sánchez, que a su llegada al poder, en junio de 2018, acogió a varios barcos humanitarios aunque en los últimos meses no había permitido atracos de estos buques, defendió ayer su récord.

"España es hoy, por gran diferencia, el país de la Unión Europea que más rescates realiza en el Mediterráneo", indicó, afirmando que sus guardacostas recuperaron a más de 60.000 personas entre 2018 y 2019.

Sin embargo, Open Arms dijo ayer que no puede ir a España, ya que es un viaje largo que pondría en peligro el bienestar de los migrantes.

"¿Quiere que naveguemos 950 millas [marinas], unos cinco días más, a Algeciras, el puerto más lejano del Mediterráneo, con una situación insostenible a bordo?", se preguntó en Twitter el fundador de la ONG, Óscar Camps, y recordó que los migrantes llevan 17 días en el barco.

"Estamos en un estado de extrema emergencia humanitaria. Lo que necesitan es ser desembarcados ahora -dijo una vocera de Open Arms-. Es impensable navegar durante cinco días; eso es lo que nos llevaría llegar a Algeciras".

La vocera dijo más tarde que la ONG recibió una orden del centro de coordinación marítima español para dirigirse al puerto andaluz de Algeciras y que su capitán y su equipo legal están en comunicación con las autoridades.

Salvini, que dio la bienvenida a la oferta de España como una reivindicación de su línea dura, dijo que la negativa de Open Arms de aceptarla es "increíble e inaceptable".

"Italia no es el campamento de refugiados de Europa", señaló.

Francia, Alemania, Rumania, Portugal, España y Luxemburgo dijeron esta semana que ayudarían a reubicar a los inmigrantes. Ese plan se implementaría una vez que los migrantes desembarcaran en Algeciras, dijo el gobierno español en un comunicado.

Asimismo, criticó "la inconcebible respuesta de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro del Interior, Matteo Salvini".

Antes del rechazo de Open Arms a la oferta española, Salvini renovó sus ataques contra la ONG, a la que acusó de mentir sobre el estado de los inmigrantes. Según dijo, la inspección médica de las autoridades italianas no mostró que hubiera una emergencia a bordo.

"Nos dicen que dejemos salir del barco a los enfermos y resulta que no están enfermos; nos dicen que dejemos salir a los menores y resulta que no son menores; revisamos la emergencia médica y no hay emergencia", afirmó en Facebook.

Open Arms publicó un video en Twitter de lo que -aseguró- eran migrantes saltando desde la embarcación para nadar a la costa, antes de ser rescatados por miembros de la tripulación.

Mientras tanto, otro barco humanitario, Ocean Viking, operado por SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras (MSF), sigue buscando un puerto seguro con más de 350 migrantes a bordo.

"Por el momento, el estado de ánimo es bueno", indicó el coordinador de la misión de MSF, Jay Berger, a una periodista de AFP a bordo. Pero "no es bueno para nadie" estar mucho tiempo navegando sin desembarcar, apuntó.

Agencias AFP y Reuters