“Puf”: ordenan seguir investigando si hubo una operación para dinamitar el caso de los Cuadernos

Hernán Cappiello
·4  min de lectura
Carlos Stornelli
Carlos Stornelli

La hipótesis de que se armó la Operación Puf mediante una denuncia en el juzgado federal de Dolores para anular el caso de los cuadernos de las coimas y perjudicar al fiscal Carlos Stornelli volvió a cobrar vida. La Cámara Federal decidió desarchivar esa investigación y profundizar con medidas de prueba para determinar quiénes fueron los responsable de esa operación.

El fallo, que dispone el desarchivo de la causa -dispuesto por el juez Marcelo Martínez de Giorgi- fue firmado este martes por los camaristas Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens, con la disidencia de su colega Eduardo Farah, que votó por que la causa siga archivada.

El expediente se inició el 8 de febrero de 2019 por al denuncia de las diputadas de la Coalición Cívica Mariana Zuvic y Paula Oliveto, que dijeron que fueron enviadas por Elisa Carrió para pedir que se investigara una operación de inteligencia realizada por agentes de la AFI y por Roberto Baratta, mano derecha del exministro Julio de Vido, para entorpecer la investigación del caso de los cuadernos de las coimas, donde la principal acusada de recibir bolsos con dinero en su departamento es Cristina Kirchner.

El Gobierno preguntó a la Justicia qué hizo con el caso Gemignani y la respuesta fue un incómodo silencio

La denuncia se basó en escuchas telefónicas realizadas en la cárcel de Ezeiza donde los presos de la corrupción mencionaba una causa del juzgado federal de Dolores a cargo de Alejo Ramos Padilla contra Stornelli que lo iba a dejar “Puf-puf”, según las palabras del diputado kirchnerista Eduardo Valdés.

El juez Martínez Giorgi archivó el caso , medida promovida por el fallecido fiscal Jorge Di Lello. Pero el fiscal Stornelli, que es querellante, apeló y adhirió el fiscal de Cámara José Agüero Iturbe. En el fallo que se conoció este martes, el juez Bruglia fue duro en su voto con el archivo dispuesto por Martínez de Giorgi. Dijo que “se observa que la actividad orientada a dilucidar lo acontecido ha sido limitada y escasa, y pese a existir concretos cursos instructorios propuestos tanto por el acusador público como por el querellante, se ha arribado al pronunciamiento que se examina anclado en una contradictoria y sesgada interpretación de sus escasas constancias, dejándose sin respuesta jurisdiccional a varias de las hipótesis que se han planteado en la instrucción”.

Pero el juez Llorens fue mas allá y dijo que la actividad del juez no fue suficiente, lo mismo que la prueba recolectada como para descartar la inexistencia de un plan delictivo para usar la causa de Dolores contra el caso de los Cuadernos.

Y recordó que la Cámara Federal de Mar del Pata desligó a Stornelli de la extorsión al empresario Pedro Etchebest, origen de la “Operación Puf”. Por eso dijo que ahora “corresponde ahondar en la investigación y dilucidación de la hipótesis delictual inicial” del plan para anular la causa Cuadernos.

Dijo que no hay discusión acerca de que las conversaciones en la cárcel anticipando la causa contra Stornelli existieron y “fueron debidamente obtenidas en el marco de una investigación penal a cargo del Juzgado Federal N°2 de Lomas de Zamora y ordenadas por el Juez a cargo”.

La disidencia de Farah

Farah, en disidencia, afirmó que tras dos años de investigación “no se ha identificado un objeto procesal claro, en que exista una hipótesis delictiva identificable y concreta”. Señaló que “a esta altura, producidas varias medidas de prueba y pasado un considerable tiempo de su inicio, la existencia del panorama que describí constituye un factor determinante, que conduce inexorablemente al cierre de la pesquisa. Y en esto hay algo que no creo posible pasar por alto: todo el argumento del apelante y del Fiscal General está apoyado en el contenido de las informaciones anónimas que desencadenaron las denuncias”.

Jubilaciones: jueces y fiscales presentaron una demanda contra la Anses por las intimaciones a jubilarse

“De ninguno de los pronunciamientos de los tribunales superiores (Cámara Federal de Mar del Plata; Cámara Federal de Casación Penal) surgieron elementos o indicios de algo susceptible de ser investigado bajo la hipótesis de un delito como el aquí denunciado”, insistió Farah, que piensa que “no se alegó ni menos agregó indicio alguno” que permita pensar en “motivaciones espurias del juez” de Dolores.

“No niego -ni lo hice antes- que un hecho surgido de contingencias políticas pueda eventualmente dar origen a una investigación y quedar así sujeto al análisis judicial. Pero esto puede ocurrir solo si existe, en torno a ese evento, una hipótesis de tipo criminal con visos de verosimilitud, lo que dijo no se da en este caso”, completó.