Los puertos del mar Negro siguen siendo la mejor manera de exportar rápido el grano de Ucrania

·4  min de lectura
Espigas de trigo en un campo cerca del pueblo de Zhovtneve

Por Pavel Polityuk, Felix Hoske y Stefaniia Bern

CHÉRNIGOV, Ucrania (Reuters) - Ucrania está intentando desesperadamente exportar sus enormes reservas de grano por carretera, río y ferrocarril para ayudar a evitar una crisis alimentaria mundial, pero no tiene ninguna posibilidad de alcanzar sus objetivos a menos que se levante el bloqueo ruso de sus puertos del mar Negro, dijo un responsable del Gobierno.

Antes de que Rusia enviara tropas a Ucrania el 24 de febrero, el país tenía capacidad para exportar hasta 6 millones de toneladas de trigo, cebada y maíz al mes, pero las exportaciones se desplomaron a solo 300.000 toneladas en marzo y 1,1 millones en abril.

Aunque el Gobierno quiere elevar esa cifra a 2 millones, se encuentra con cuellos de botella logísticos que van desde la falta de vagones de tren, combustible y camiones hasta vagones de carga que utilizan un ancho de vía mayor que el de sus vecinos, obstáculos que podrían tardar años y miles de millones de dólares en superarse.

En la actualidad, Ucrania tiene al menos 20 millones de toneladas de excedentes de grano en los silos, y la consultora agrícola APK-Inform calcula que podría haber otros 40 millones disponibles para la exportación una vez que llegue la próxima cosecha este verano.

"Hay hambre en África y en otros países. Hemos visto la dinámica de una población que echa de menos esos alimentos de año en año", dijo Roman Rusakov, alto cargo del Ministerio de Agricultura de Ucrania. "No puedo imaginar lo que podría ocurrir sin que Ucrania envíe el excedente exportable de la próxima temporada".

"Los puertos son necesarios. Pero una vez dicho esto, sin duda mejoraremos nuestra logística ferroviaria. Mientras tanto, los puertos (fluviales) harán un buen trabajo. ¿Pero será suficiente para alcanzar el objetivo de unos 6 ó 7 millones al mes? De ninguna manera", dijo a Reuters

"La primera tarea es llegar a los 2 millones".

Los precios del trigo alcanzaron máximos históricos en marzo y el aumento de los precios de los alimentos ha desencadenado protestas en los países en desarrollo, además de contribuir a una aceleración de las tasas de inflación en todo el mundo.

Las Naciones Unidas están intentando negociar un acuerdo para que el grano ucraniano salga de sus puertos del mar Negro, como el de Odesa. Rusia ha dicho que quiere que se levanten las sanciones como parte del acuerdo y también ha acusado a Ucrania de explotar sus propias aguas.

SOLUCIÓN DIPLOMÁTICA

En Odesa, grandes silos de grano se elevan sobre el puerto y los barcos repletos de grano están amarrados junto al muelle, esperando el día en que se pueda negociar un paso seguro.

"Hay que reabrir Odesa y llegar a un acuerdo para hacerlo. Hay que discutir esta solución diplomática", dijo Pierre Vauthier, responsable designado para Ucrania en la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Sin acceso al mar, Ucrania se centra en rutas alternativas para alcanzar su objetivo de 2 millones de toneladas al mes.

El ministerio espera enviar entre 700.000 y 750.000 toneladas al mes desde dos pequeños puertos del río Danubio a Rumanía, desde donde se enviará al norte de África y Asia. El resto iría por carretera y ferrocarril a Europa.

Sin embargo, por ahora la cosa va lenta. En los primeros 22 días de mayo, sólo se exportaron 28.000 toneladas por carretera.

El ferrocarril es una opción más prometedora, pero sigue siendo complicado y costoso. Los trenes ucranianos tienen que detenerse en sus fronteras porque su ancho de vía de la era soviética es 9 cm más ancho que las vías de sus vecinos europeos

A continuación, el grano se vuelve a cargar en vagones de otros trenes, o los vagones se suben a vagones más estrechos, lo que lleva tiempo y limita la cantidad que se puede exportar.

Una vez que el grano ha pasado las inspecciones, el siguiente obstáculo es la falta de capacidad de almacenamiento en los puertos europeos, donde decenas de miles de toneladas de grano deben colocarse en elevadores portuarios antes de poder cargarlas en buques de carga posteriormente.

De vuelta a Ucrania, Serhi Yarosh, director del granero y molino de harina Mlybor en Chérnigov, al norte de la capital, Kiev, observa cómo pasan los camiones para cargar el maíz que ya no se puede moler allí debido a los daños sufridos durante los recientes combates.

En el suelo hay montones de casquillos de bala cerca de un almacén destruido por un impacto directo.

Cerca de allí, los hombres trabajan para quitar la hierba de las antiguas vías de ferrocarril para proporcionar otra ruta de transporte antes de lo que Yarosh espera que sea una cosecha abundante en los campos salpicados de cráteres por los bombardeos.

"La calidad de los campos es muy buena", dijo. "Las heladas del invierno no han tenido un impacto negativo. Así que esperamos una cosecha muy buena. La cosecha tiene que ser buena".

"Si la comunidad internacional se preocupa realmente por la gente de otros países, tenemos que empezar a pensar juntos en cómo resolver la logística".

(Reporte de Pavel Polityuk, Conor Humphries y Felix Hoske en Kiev y Stefaniia Bern en Chernihiv; redacción de David Clarke; edición de Jon Boyle; traducción de Flora Gómez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.