Los municipios de la oposición en Puerto Rico aplicarán sus propias restricciones

Agencia EFE
·2  min de lectura

San Juan, 16 abr (EFE News).- La Asociación de Alcaldes, que agrupa a los municipios gobernados por el opositor Partido Popular Democrático (PPD), acordó aplicar en su territorio sus propias restricciones contra la covid-19 ante las que consideran medidas insuficientes anunciadas por el gobernador Pedro Pierluisi.

El presidente de la Asociación de Alcaldes, Luis Javier Hernández, anunció este viernes que los 41 alcaldes asociados determinaron aplicar una orden ejecutiva propia más restrictiva que la que propone el Gobierno y que entrará en vigor de forma inmediata.

"Aunque agradecemos el que el gobernador haya acogido algunas de las recomendaciones que la Asociación de Alcaldes de Puerto Rico emitió ayer, entendemos debe haber mayor restricción en los aeropuertos, playas, ríos, balnearios", dijo Hernández.

Indicó que con la iniciativa hoy anunciada se trata de reforzar a la orden ejecutiva del gobernador por medio de la ampliación de horarios y el incremento tanto de vacunas como de pruebas de detección.

La orden ejecutiva alternativa de los alcaldes del PPD establece que los empleados municipales y las oficinas del Gobierno deberán realizar su trabajo de forma virtual en labores no esenciales.

Para quienes no puedan trabajar de forma remota se procederá a que disfruten de la acumulación de tiempo compensatorio o licencia acumulada de vacaciones para que por el momento no tengan que acudir a sus puestos de trabajo.

Además, se establece el cierre de playas, balnearios, cayos e islotes en los municipios gobernados por el PPD.

Los restaurantes deberán limitar el uso de salones cerrados y favorecer el uso de espacios al aire libre, además de que se mantendrá la reducción en establecimientos comerciales a un 30 % de su aforo.

Las tiendas al detal y centros comerciales deberán favorecer sistemas de recogido y entrega.

Además, las actividades sociales quedan prohibidas en los municipios del PPD.

La actividad municipal queda cancelada, así como la aglomeración de personas en actividades como festivales, carnavales o torneos, entre otros.

La orden de estos municipios establece que los comercios que incumplan con las disposiciones serán cerrados por un mes.

Además, establecen que exigirán al gobierno estatal el comienzo de una campaña de vacunación masiva sin límite de hora que garantice una distribución equitativa en cada municipio.

También se pide que la entrada de viajeros este condicionado a la presentación de una prueba negativa molecular.

"Los alcaldes tenemos escuchamos al pueblo y el país se levanta desde los municipios", dijo Hernández sobre la iniciativa.

(c) Agencia EFE