Puertas ornamentales robadas regresan a Chipre desde Japón

·1  min de lectura
El jefe de la Iglesia Ortodoxa Chipriota, arzobispo Chrysostomos II se encuentra junto a un par de puertas ornamentales doradas que ocultan el altar de una iglesia, en el arzobispado de la capital, Nicosia, jueves 16 de setiembre de 2021. Estas puertas que datan del siglo XVIII fueron robadas de la iglesia de San Anastasio en el norte de la nación insular. Fueron repatriadas de un colegio de arte japonés tras un largo pleito legal. (AP Foto/Philippos Christou)

NICOSIA, Chipre (AP) — La Iglesia Ortodoxa Chipriota tomó el jueves posesión formal de dos puertas ornamentales del siglo XVIII que fueron robadas de una iglesia en el norte secesionista de la isla y devueltas por un colegio de arte japonés tras un prolongado pleito judicial.

El ministro de Comunicaciones y Obras, Yiannis Karousos, dijo que las puertas de madera, ornamentadas con escenas religiosas, talladas y doradas, fueron descubiertas hace más de 20 años en el Colegio de Arte Kanazawa. Su devolución requirió “esfuerzos prolongados e intensos”.

No se informó cómo las adquirió el instituto japonés.

Las piezas se encontraban originalmente en la entrada central del iconostasio —la pantalla ornamental que separa el santuario del resto de una iglesia ortodoxa— de San Anastasio en la aldea de Peristeronopigi.

Esta iglesia construida en 1775 se alza sobre una caverna donde se conserva la tumba del santo.

El robo de las puertas tuvo lugar después de la división étnica de la isla en 1974, cuando Turquía la invadió en respuesta a un golpe de Estado que buscaba la unión con Grecia. Los chipriotas turcos declararon la independencia del norte, reconocida solamente por Turquía.

Cientos de frescos, mosaicos y otras obras de arte religiosas fueron robadas de las iglesias del norte después de la invasión, en lo que Karousos llamó un “genocidio cultural”.

Desde 1974, el gobierno chipriota y las autoridades eclesiásticas libran largas batallas legales en Estados Unidos, Europa y otros lugares para recuperarlas.

Karousos dijo que la repatriación de las puertas es un mensaje a los contrabandistas de antigüedades y la “banda internacional de ladrones que, aunque pasen los años, (Chipre) los cazará, porque el genocidio cultural no se puede tolerar en ninguna parte del mundo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.