Puertas adentro, Trump se enoja y desanima al ver alejarse sus chances

LA NACION
·4  min de lectura

WASHINGTON (The Washington Post).- Durante una visita al mediodía del martes, el día de la elección, en la sede de la campaña, el presidente Donald Trump dijo que aún no había prestado mucha atención a un discurso de victoria o concesión. "Con suerte, solo haremos uno de esos dos", dijo. "Y, ya sabes, ganar es fácil. Perder nunca es fácil. No para mí, no lo es".

Pero el martes por la noche, quedó cada vez más claro que Trump no pronunciaría ningún discurso.

Elecciones en EE.UU.: cuándo se conocerán los resultados de los estados que definen

Acurrucado con miembros de la familia y asesores, incluidos Kellyanne Conway, el asesor de campaña Corey Lewandowski, el jefe de gabinete Mark Meadows y la exsecretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Sanders, primero en la residencia de la Casa Blanca y luego en la sala de mapas, Trump se agitó cada vez más.

Cuando Fox News, el canal de cable más amigable con el presidente, dijo que Arizona, que Trump había ganado en 2016, lo ganaba Biden, el presidente le imploró a su equipo que "cambiara ese resultado", dijo una persona familiarizada con sus exhortaciones.

Aunque los ayudantes habían intentado preparar a Trump sobre que las boletas por correo probablemente favorecerían a Biden, se quedó "realmente desconcertado", en palabras de un asesor de campaña, cuando llegaron los votos a favor de su oponente.

En lugar de reflexionar sobre si su retórica a lo largo de la campaña demonizando las boletas por correo podría haberle ayudado a costarle las elecciones, el presidente tomó los resultados como una reivindicación de sus puntos de vista sobre el proceso, dijeron los asesores.

"La posición del presidente es que seguirán buscando las boletas hasta que tengan suficientes", dijo un asesor.

Trump comenzó a quejarse del fraude electoral y el robo de las elecciones, y cuando apareció en el ala este de la Casa Blanca alrededor de las 2 a.m. del miércoles para hacer comentarios, estaba decidido a declarar la victoria, a pesar de que sus notas no incluían tal afirmación.

"Francamente, ganamos estas elecciones", dijo Trump en comentarios que fueron duramente criticados, incluso por muchos de sus aliados. Algunos de los presentes en la sala, incluidos Lewandowski y Meadows, no aplaudieron junto con otros después de la línea improvisada. El vicepresidente Mike Pence, quien adoptó un tono diferente el miércoles temprano en el escenario, no hizo apariciones públicas ni hizo comentarios el miércoles ni el jueves.

De alguna manera, el caos y el último drama fue su propia versión de la normalidad para quienes han trabajado en la órbita de Trump.

"Una cosa que la gente olvida, en general, es que durante décadas, mucho antes de la presidencia, toda su vida fue una crisis y prosperó en ese entorno", dijo una de las fuentes. "Sería aburrido si se quedara boquiabierto o ganara a lo grande. Eso sería muy poco trumpista si no hubiera alguna calamidad involucrada".

Sin embargo, el miércoles por la noche, Trump había comenzado a decirles a sus aliados que creía que podía perder, pero solo porque le estaban "robando las elecciones", dijo un funcionario de campaña. Y cuando se despertó el jueves, estaba enojado nuevamente y ansioso por adoptar un tono más desafiante, dijeron los asesores.

El presidente estaba ansioso por hablar públicamente el jueves sobre las elecciones, argumentando que su legítima victoria estaba siendo robada y que los estados estaban conspirando contra él. Pero nuevamente, los aliados y asesores aconsejaron cautela, tratando de calmar a Trump e instándolo a mantener un perfil bajo.

Pero el jueves por la noche, el presidente apareció frente a los reporteros en la Casa Blanca alrededor de las 6:45 p.m., e hizo una serie de afirmaciones no comprobadas sobre fraude electoral y prometió continuar la lucha a través de canales legales.

Se burló de las boletas enviadas por correo y de las encuestas de los medios de comunicación y dijo, falsamente, que los estados estaban inventando boletas para costarle las elecciones. Hizo una serie de otras acusaciones infundadas contra las elecciones democráticas. Pero en privado, varias personas cercanas a la campaña dijeron que el ánimo comenzó a oscurecerse.

Elecciones en EE.UU.: varios líderes republicanos se distancian de Trump y sus acusaciones de fraude

Algunos en la órbita del presidente, incluida su familia, se indignaron de que más republicanos no se hicieran eco de sus comentarios agresivos y lucharan públicamente por su reelección. El hijo mayor de Trump, Donald Trump Jr., pidió en Twitter que los "aspirantes al Partido Republicano en 2024" se pronuncien con fuerza en nombre de su padre, una alusión no tan vaga a la influencia que el presidente y su familia probablemente ejercerán sobre el Partido Republicano en los años que vendrán.

Dos altos funcionarios de campaña dijeron que esperaban que un esfuerzo de relaciones públicas, así como una operación legal sobre el fraude electoral, continuara durante días, si no semanas. Comenzaron a pedir a los donantes que dieran grandes cheques por el esfuerzo, según dos personas familiarizadas con la trama.

Aunque se mantuvieron optimistas de que en última instancia podría obtener una victoria en Arizona, en privado reconocieron que pensaban que probablemente perdería Pensilvania. "El juego no ha terminado, pero se está alejando mucho de Trump", dijo Dan Eberhart, un donante republicano.

The Washington Post