El puente no está quebrado: Colombia y Venezuela reabrirán embajadas en cuanto Petro asuma el poder

·4  min de lectura

Las relaciones entre Colombia y Venezuela completamente quebradas desde el 2019 respiran un nuevo aire con el establecimiento de un plan que permitirá a las dos naciones reabrir sus respectivas embajadas y consulados a ambos lados de la frontera.

El presidente electo Gustavo Petro destacó el esfuerzo para lo que él llama una “recuperación del intercambio comercial” que daría inicio en cuanto asuma el poder en la Casa de Nariño.

El canciller designado Álvaro Leyva fue recibido por su homólogo venezolano Carlos Faría en la ciudad de San Cristóbal, muy cerca al punto del paso fronterizo más importante entre ambos países.

Uno de los principales retos será trazar la ruta de acoplamiento para los cerca de 2,5 millones de ciudadanos venezolanos residentes en Colombia.

“Hemos conversado, acordado y estado en coincidencia con el hecho de que debemos ver con cuidado y trabajar en pro de la paz y la seguridad en nuestra frontera. Hablamos de la apertura gradual de la frontera, aspecto que va a beneficiar de manera directa e inmediata a nuestros pueblos” dijo Faria al término de la reunión.

El acuerdo bilateral

Los diplomáticos de los dos países acordaron una “normalización gradual” de ese esfuerzo bilateral, el mismo incluye el nombramiento inmediato de embajadores y funcionarios consulares.

Una de las grandes prioridades de ese personal será trabajar para mejorar la seguridad de quienes intentan llegar a Colombia huyendo de la pobreza y la inflación de las calles bolivarianas.

En el encuentro, que duró alrededor de tres horas, el propio presidente venezolano Nicolás Maduro destacó los puntos en la agenda , asegurando que se “habló de los planes de paz y seguridad para toda la frontera”, de la “apertura progresiva, económica y comercial de la frontera” y de “planes hacia el futuro” dijo.

En el acuerdo “los cancilleres ratifican su disposición para consolidar los lazos de amistad y cooperación con la revisión de todos los temas de interés binacional en beneficio de la felicidad de nuestros pueblos”, acota el documento.

El pacto va mas allá de sortear lo que será el futuro de los más de 2.200 kilómetros de frontera que los dividen, se trata de un complejo cuadro que requiere un trato cauteloso en materia de seguridad.

Ambas naciones enfrentan entre otras cosas, cruces clandestinos de venezolanos hacia territorio colombiano y un contrabando desmedido; sin olvidar la alegada presencia de la guerrilla del ELN en estados limítrofes, así como también la supuesta protección del gobierno de Maduro para las disidencias de las FARC instaladas en Venezuela.

Maduro agradece a Petro

En un mensaje televisado Maduro celebró la oportunidad que se presentaba entre pueblos hermanos y aplaudió el camino que escogió el presidente electo Gustavo Petro para normalizar las relaciones bilaterales.

“Le agradezco al presidente Gustavo Petro haber enviado a su canciller, Álvaro Leyva, hasta San Cristóbal”

Maduro reiteró que “todos los equipos que deban estar trabajando en los diferentes consulados” estarían listos para esa transición .

Álvaro Leyva, quien asumirá su cargo como canciller colombiano en 10 días, posee una larga trayectoria en negociaciones de conflictos armados; el político asignado tomará el liderazgo en trazar ese camino de reconciliación con el vecino.

Durante su campaña presidencial Petro había mencionado que el trato con Maduro sería distinto. A tres días de su victoria como presidente electo Petro dialogó con Maduro y abrió la puerta sellada por su antecesor.

Su principal rival en elecciones, Rodolfo Hernández, le dijo a The Independent en Español en entrevista exclusiva que “las peleas de políticos no pueden afectar a la población colombiana, allá hay como 3 millones de colombianos”, enfatizó.

Hernández quien ya se sentó en la mesa del diálogo con Petro además cuestionó “por qué tienen que sufrir los colombianos más pobres de no tener relaciones diplomáticas, los servicios consulares…entonces una cosa es allá la política y esto es el comercio”, dijo.

El gobierno saliente de Duque desconoció en 2019 la reelección de Maduro, apoyando a su opositor Juan Guaidó reconociéndolo como presidente encargado de Venezuela.

Por orden de Maduro desde agosto del 2015 los puentes entre el estado venezolano del Táchira y el departamento colombiano de Norte de Santander están cerrados al paso vehicular; con Petro, se espera que esos caminos sean despejados de lado y lado y exista el compromiso bilateral para producir un verdadero cambio en la región.

Aunque muchos en Colombia son escépticos y temen que los tentáculos de la que llaman “dictadura chavista” alcance a su país.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.