'No puedo ser la única': debuta docuserie 'Women Who Rock'

·6  min de lectura
ARCHIVO - Chaka Khan canta durante un ensayo para el espectáculo anual del Día de la Independencia de Estados Unidos en Boston, el domingo 3 de julio de 2022. Khan es una de muchas artistas que participan en la serie documental "Women Who Rock", que se estrena el domingo en Epix. (Foto AP/Michael Dwyer, archivo)
ARCHIVO - Chaka Khan canta durante un ensayo para el espectáculo anual del Día de la Independencia de Estados Unidos en Boston, el domingo 3 de julio de 2022. Khan es una de muchas artistas que participan en la serie documental "Women Who Rock", que se estrena el domingo en Epix. (Michael Dwyer / Associated Press)

Como una percusionista que creció en el Área de la Bahía de San Francisco, Sheila Escovedo les preguntaba a las bandas visitantes si podía tocar con ellas. A menudo la respuesta era negativa.

“Me veían como, ‘eres una chica, vete’. Señalaban con la mano como ‘fuera de aquí’”, recuerda Escovedo. “Decían: ‘Eres una chica, no puedes y no lo harás y no, ni lo sueñes’".

Escovedo, afortunadamente, lo soñó y llegó a convertirse en Sheila E., la baterista con discos de oro nominada al Grammy que colaboró ​​con Prince, tocó en los premios Oscar y suministró música para bandas sonoras, enormes eventos deportivos y giras mundiales.

Ella y otras mujeres en la industria han enfrentado una incredulidad y hostilidad similares.

“Creo que el hilo común para las mujeres en general, y especialmente en el negocio de la música, es mantenerse fiel a lo que eres y permitir que eso esté bien”, dice la artista.

Una inmersión profunda en las vidas de pioneras del rock como Sheila E. forma la columna vertebral de la fascinante serie documental “Women Who Rock”, que se estrena el domingo en Epix. La directora Jessica Hopper dice que la serie de cuatro episodios ofrece una mirada a mucho más que estrellas de rock.

“Así como no puedes separar el arte del artista, no puedes separar la música de la cultura. Si cuentas estas historias, estás contando una historia más amplia de Estados Unidos”, dice Hopper.

La serie incluye apariciones de Nancy Wilson de Heart, Chaka Khan, Pat Benatar, Mavis Staples, Shania Twain, Macy Gray, Rickie Lee Jones, Norah Jones, Aimee Mann, Tori Amos, Kate Pierson de B-52's, Tina Weymouth de Talking Heads, Nona Hendryx, Susanna Hoffs de The Bangles, Jody Watley, St. Vincent, Kathleen Hanna de Bikini Kill y Kim Gordon de Sonic Youth, entre otras.

“Me encantó escuchar a las otras mujeres hablar sobre sus experiencias”, dijo Hendryx a la AP. “Hay tantas que están paradas sobre los senos — iba a decir los hombros — de muchas mujeres que las precedieron y pelearon batallas que ni siquiera sabían que estaban peleando”.

La serie aborda cronológicamente del nacimiento del rock ‘n’ roll, cuando las mujeres no eran tomadas en serio, hasta hoy, cuando se han apoderado tanto de los créditos de producción como de la tecnología para abrirse sus propios caminos independientes. Ha sido una subida cuesta arriba para la mayoría.

“En la industria del entretenimiento, creo que las mujeres han sido clásicamente relegadas a ser ciudadanas de segunda clase que no tienen una pizca de opinión propia sobre nada”, dice Wilson en una entrevista con AP. “Así que tienen que moldearlas, informarlas y decirles cómo verse, comportarse y sonar”.

Heart, liderado por las hermanas Nancy y Ann Wilson, rechazó esa conducta apoyándose en su sangre y sus antecedentes militares para obtener fuerza y allanar un camino en un espacio dominado por los hombres con canciones como “Barracuda” y “Alone”. Sheryl Crowe dice en la serie que Wilson fue un faro de cómo rockear y mantener tu feminidad.

“Teníamos este tipo de concepto casi reglamentado de que podíamos hacerlo. No habría resistencia”, dice Nancy Wilson, de gira este verano boreal como Nancy Wilson’s Heart. “Simplemente pudimos hacerlo. Éramos lo suficientemente jóvenes y lo suficientemente buenas a una edad muy temprana como para no estar convencidas de que lo que éramos era inapropiado”.

Puede que no sorprenda que Staples inicie la serie. En el fulcro del góspel, el blues y el R&B, ella es la conexión entre Mahalia Jackson y Bob Dylan, Prince y Norah Jones. El hecho de que estuviera a bordo ayudó a convencer a otras.

“Hay pocas personas cuyas voces fueron tan integrales para el cambio de la banda sonora en Estados Unidos como Mavis. Así que empezar con Mavis realmente marcó la pauta de cómo avanzaríamos a través del resto de la serie”, dice Hopper.

El documental destaca una hermandad improvisada de artistas, con Mary Clayton amadrinada por Odetta, Hendryx por Nina Simone y Khan conectándose con Staples. “Cada una de estas mujeres realmente proporciona un peldaño para las mujeres que conocemos a continuación”, dice Hopper, quien fue periodista musical antes de pasar a dirigir y producir documentales.

La serie explora el surgimiento de hombres y mujeres juntos en el escenario en bandas como The Pretenders, The B-52s, Talking Heads y Blondie, y la explotación de artistas negras por parte de la industria musical, desde góspel hasta disco. El público ve cómo la revolución de MTV dio valor a la imagen en la década de 1980 y la llegada posterior de superestrellas solistas como Twain, Lady Gaga y Beyoncé.

En el segundo episodio, que trata de la década de 1970, se describen estrellas como Joni Mitchell, Carole King y Stevie Nicks en el contexto de la enmienda de igualdad de derechos y Ruth Bader Ginsburg. El episodio explora la importancia del club punk CBGB y cómo Patti Smith parecía anunciar un mundo más allá del género, mientras que Debbie Harry de Blondie le agregaba glamour al punk. “En lo que a mí respecta, Debbie Harry inventó lo ‘cool’”, dice St. Vincent en la serie.

Joan Jett recuerda rogar a sus padres por una guitarra y finalmente conseguir una a los 13 años, pasando los primeros días tratando de doblar la cuerda una y otra vez. Le pidió a su padre que le enseñara rock and roll, pero él respondió que las niñas no hacían eso. En cambio, trató de enseñarle “On Top of Old Smokey”, un clásico del folk.

“Quería sostener una guitarra y poseerla como lo hacen los Rolling Stones”, dice Jett en la serie. Con el tiempo, seguía pensando: “No puedo ser la única”. Y no lo era.

A los 16, Jett estaba en la banda femenina pionera The Runaways. Pero la industria nunca lo hizo fácil; constantemente ponía obstáculos y decía: “No lo tienes permitido”. Jett dice que eso la “mataba”.

Wilson siente que el progreso que hicieron las mujeres en los años 70 se estancó cuando MTV se afianzó y solo se ha recuperado desde la década de 1990, señalando a artistas como Phoebe Bridgers, Wet Leg, Lucius, Sharon Van Etten y Angel Olsen.

La hermandad ayudó y también lo hizo la democracia de la tecnología, permitiendo a todos los artistas tener las habilidades para diseñar, producir y crear su música, sin pasar por los guardianes tradicionales. Otra artista en la serie es la cantautora de Oakland Star Amerasu, una música trans que se gana la vida a través de la plataforma de financiación colectiva Patreon.

Shelia E. también está tratando de alentar a la próxima generación de músicas. Navega por Internet al menos una vez a la semana, animando a las jóvenes y especialmente a las niñas.

“Les envío un mensaje en Instagram o Facebook y les digo: ‘Oye, sigue haciendo lo que estás haciendo. Soy tu fan. Eres increíble. Dile a tus padres que están haciendo un gran trabajo’”, dice.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.