"No puedo seguir aquí": se intensifican el malestar y la ola de renuncias entre funcionarios de Donald Trump

LA NACION
·2  min de lectura

WASHINGTON.- El ataque al Capitolio de Estados Unidos provocó una oleada de dimisiones en el equipo de gobierno de Donald Trump. Mick Mulvaney, exjefe de gabinete del presidente, anunció el jueves su renuncia a un puesto diplomático en protesta por la asonada de los partidarios del mandatario contra el Congreso.

"No puedo seguir aquí después de lo de ayer. No se puede mirar lo de ayer y pensar: quiero ser parte de eso de alguna manera", dijo a la cadena de televisión CNBC.

Mulvaney, que pasó de jefe de gabinete a enviado especial en Irlanda del Norte, dijo que comunicó su dimisión al secretario de Estado Mike Pompeo.

"No puedo hacerlo, no puedo seguir aquí", afirmó e indicó que otros funcionarios de la Casa Blanca están considerando renunciar.

"Quienes optan por seguir, y yo he hablado con muchos de ellos, lo hacen porque están preocupados porque pongan a alguien peor", dijo.

Poco después se conoció también la renuncia de la secretaria de Transporte, Elaine Chao, quien afirmó; "no puedo dejar pasar'' el asalto contra el Capitolio por parte de una turba de simpatizantes del presidente. Chao es la primera en dejar el gabinete.

También dimitió Ryan Tully, máximo asesor sobre Rusia de Trump en la Casa Blanca, y todavía se esperan más salidas de altos cargos del Consejo de Seguridad Nacional tras la irrupción de la turba en el Capitolio el miércoles, dijo una autoridad a Reuters.

El funcionario, que habló a condición de preservar el anonimato, dijo también que la promesa de Trump de una "transición ordenada" al presidente electo Joe Biden el 20 de enero tenía como objetivo parcial impedir más renuncias, pero no es probable que detenga algunas salidas.

Miles de partidarios de Trump invadieron el Congreso ayer por la tarde e interrumpieron los procedimientos para confirmar al demócrata Joe Biden como ganador de la elección presidencial de noviembre.

Tras los disturbios, que Trump no condenó, el asesor adjunto de seguridad nacional Matt Pottinger dimitió.

Pottinger tenía intención de renunciar al día de las elecciones presidenciales de noviembre, independientemente del resultado, no obstante permaneció en su cargo a petición del consejero de Seguridad Nacional, Robert O'Brien, que también figura entre los posibles desertores que reporta la prensa estadounidense.

También dejaron su cargo Stephanie Grisham, exsecretaria de prensa de la Casa Blanca y quien fungía de portavoz de la primera dama Melania Trump, la secretaria social de la Casa Blanca, Anna Cristina Niceta y la secretaria adjunta de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Matthews.

En tanto, medios de prensa indicaron que a Marc Short, jefe de gabinete del vicepresidente Mike Pence, se le impidió ingresar a la Casa Blanca aparentemente como represalia a que el número dos de Trump ignoró su pedido de bloquear la certificación de Biden.

Agencias AFP, DPA y Reuters

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) El paisaje después de la insurrección