“No puedo mantener un alquiler en dólares”, dice una argentina varada en Estados Unidos

·3  min de lectura
El Gobierno restringió los ingresos al país para intentar evitar la circulación local de la variante delta y que haya “un colapso sanitario”
Tomás Cuesta

Marcela Rumi viajó a Nueva York por diez días para cuidar a sus nietas que viven ahí. “Fui puntualmente a ayudar a mi hijo porque mi nuera viajaba por trabajo a Europa y él tenía muchos compromisos laborales. La idea era que venía, las cuidaba y volvía. Y ahora no sé cuándo va a ser eso”, cuenta.

Su vuelo de regreso estaba planificado para el 3 de junio, pero en la página web de la aerolínea no figura nada más allá del 30. “Hoy por hoy la aerolínea no sabe qué va a pasar ni qué vuelos les van a autorizar después de esa fecha”. Marcela supone que no va a poder viajar, pero aún no tuvo una cancelación formal que le permita avisar a su trabajo.

Los únicos vuelos que sí están confirmados son los de las escalas previas que debía hacer por los Estados Unidos, que incluían pasar por Miami y Dallas. “Esos siguen en pie porque interiormente no hay ningún problema para viajar acá. El gran tema es que me voy a tener que quedar boyando en Dallas donde no conozco a nadie. Y yo puedo trabajar remoto, lo que no puedo hacer es mantener un alquiler en dólares”, explica.

Nuevas restricciones: incertidumbre entre los pasajeros que partieron desde Ezeiza hacia el exterior

A partir de hoy, el Gobierno restringió el cupo de pasajeros que pueden ingresar a la Argentina cada 24 horas, que antes era de 2000 y ahora se limitó a 600, y así intentar evitar que ingresen más casos de la variante delta y que haya “un colapso sanitario”. Esta situación provocó cancelaciones y reprogramaciones de vuelos internacionales y, en consecuencia, preocupación e incertidumbre entre aquellos argentinos que están en el exterior y debían retornar al país en los próximos días.

La familia del hijo de Rumi está por salir de vacaciones en los próximos días. Marcela se uniría pero teme que le avisen que su vuelo sale finalmente. “Estoy que no puedo proyectar nada sin información. Jamás me imaginé que me iba a quedar varada sin poder volver. Yo vine por un tema superpuntual. Ojalá tenga suerte y salga mi vuelo”, dice.

Apenas se despertó hoy, Federico —que prefirió resguardar su apellido— revisó el estado de su vuelo de regreso a Buenos Aires. Y confirmó su temor: “Dice directamente cancelado. No pospuesto. Por lo que tengo claro que el vuelo no va a salir”, dice desde Bogotá, adonde viajó por trabajo este ingeniero mecánico de 28 años.

Como no pudo obtener ninguna respuesta de su aerolínea ni del consulado colombiano, por estos momentos está averiguando si hay posibilidades de volar a Uruguay y de ahí embarcar en barco hacia la Argentina. Tampoco descarta aprovechar el tiempo “muerto” para ir a vacunarse a Miami mientras sigue trabajando de forma remota.

Él tiene la suerte de que su empleador se encarga de los gastos. Pero está preocupado. “Quiero volver a casa. Es entendible que desde el Gobierno quieran controlar que no se expanda la nueva cepa, pero me parece que la medida está mal aplicada. Me parecería más lógico que controlen mejor las cuarentenas al llegar, no que me dejen afuera de mi país ”, reclama.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.