¿Cómo puedo deshacerme de los pavos reales y por qué están en Miami? Curious305 investiga

·5  min de lectura

Nota del editor: Este artículo se inspiró en las preguntas enviadas por los lectores del Miami Herald Ariel Heatwole, Joysea Crew, Steven Weissberg, Rene Price y un usuario de Instagram a través de Curious305, nuestra serie de reportajes impulsada por la comunidad que solicita preguntas de los lectores sobre Miami-Dade, Broward, los Cayos de la Florida y el resto del Estado del Sol. Envíe su pregunta aquí o desplácese hacia abajo para llenar nuestro formulario.

Hola, Curious305: ¿Cuál es la historia de los pavos reales en Miami? ¿De dónde vienen y cuántos hay? ¿Cómo se convirtieron en un símbolo de Miami? ¿Es cierto que están protegidos y qué puedo hacer para deshacerme de ellos o al menos ahuyentarlos de mi casa? Además, ¿Qué pasa con las obras de arte que representan pavos reales que hay por todas partes?

No hay nada como ver a los pavos reales recorrer las calles de Coconut Grove. Estas elegantes aves, con su plumaje multicolor, son la realeza de Miami. ¿Pero qué es ese horrible chillido?

Es el pavo real. Mire, ahora está encima de su auto. Y acaba de hacer caca.

Bienvenidos a la vida en Miami, donde tenemos un pintoresco horizonte en el centro de la ciudad, eternos embotellamientos de tráfico y convivimos con gallinas, iguanas, caimanes, y pavos reales... La Florida es básicamente el Salvaje Oeste.

Y Miami-Dade es el paraíso de los pavos reales. Los pavos reales machos tienen un hermoso plumaje, mientras que las hembras carecen de él, y, cuando se aparean, producen polluelos.

Los pavo reales en Miami-Dade a veces se sientan encima de los autos, y ocasionalmente atacan su reflejo.
Los pavo reales en Miami-Dade a veces se sientan encima de los autos, y ocasionalmente atacan su reflejo.

Los pavos reales no son nativos de Estados Unidos y son el ave nacional de India. Estos pájaros, originarios de India y Sri Lanka, fueron traídos a Miami para ser adornos de jardín exóticos, o al menos eso cuenta la historia. En las décadas de 1920 y 1930, la gente ponía a veces anuncios clasificados en el Miami Herald para vender pavos reales. Un anuncio describía que el ave tenía un “maravilloso plumaje” que “adornaría cualquier casa o división”.

Su lugar de anidación acabó convirtiéndose en Coconut Grove. En 2019, la población de aves del Grove se estimaba en casi 1,000 ejemplares. Pero no solo encontrará estas aves en el vecindario más antiguo de Miami.

Las hembras de pavo real desplegaron sus alas –aunque no pueden volar muy lejos– y expandieron su territorio a otras partes del Condado Miami-Dade, incluyendo Coral Gables y Key Biscayne. A diferencia de las iguanas invasoras, que están en la lista negra del Estado, los pavos reales están protegidos por la designación de Miami como santuario de aves, para consternación de algunos residentes de Coconut Grove.

Ley del pavo real: ¿Se puede acabar con ellos?

La población de pavos reales en Miami está creciendo, y muchos vecinos están molestos por el fuerte ruido de los graznidos, las cacas, la destrucción de sus plantas y los arañazos en sus autos.
La población de pavos reales en Miami está creciendo, y muchos vecinos están molestos por el fuerte ruido de los graznidos, las cacas, la destrucción de sus plantas y los arañazos en sus autos.

No se puede matar a los pavos reales, aunque sus gritos o golpes en el tejado lo vuelvan loco. La ley, aprobada por Miami-Dade en 2001 permite a la gente sacar a los pájaros de sus casas siempre que no los lesionen. La ciudad de Miami cuenta con la misma ordenanza. Tanto la ciudad como el condado actualizaron sus leyes recientemente para permitir la retirada humanitaria de los pavos reales no deseados de las casas.

Pero es complicado. La Florida prohíbe a los atrapadores liberar especies invasoras en la naturaleza, lo que significa que los pájaros no pueden ser liberados en los Everglades o en la casa de su ex. Cazar pavos reales es un ejercicio. Encontrar un santuario de pavos reales tampoco es fácil.

Los servicios para animales del Condado Miami-Dade dijeron que no podían encontrar un santuario o zoológico que aceptara a las aves. La búsqueda se interrumpió debido al brote de gripe aviar que ha matado a más de 37 millones de pollos y pavos.

Mientras los funcionarios tratan de encontrar una solución para los pavos reales, la gente puede hacer algunas cosas para tratar de asustar (pero no herir) a las aves y alejarlas de su casa. Estos son algunos consejos de la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de la Florida (FWC) y de los Servicios para Animales de Miami-Dade:

▪ No alimente a las aves.

▪ Haga ruidos fuertes, rocíelos con una manguera o use un aspersor activado por movimiento para intentar ahuyentarlos. El agua es uno de los elementos disuasorios más eficaces para las aves de corral, según los Servicios para Animales de Miami-Dade.

▪ No deje comida para mascotas en el exterior y deshágase de sus alimentador para pájaros.

▪ Use fundas para el auto para ayudar a prevenir los daños de los pavos reales enfadados que atacan su propio reflejo pensando que es otro pájaro macho.

El objetivo es hacer que su casa no sea atractiva para los pavos reales, según la FWC, que considera a estas aves una especie doméstica como las gallinas y las gallinas de guinea.

Y aunque las aves son a veces una molestia –atacan a los autos cuando ven su reflejo, hacen caca y se aparean por todas partes, se comen las flores y chillan de madrugada– la agencia estatal dice que no son una amenaza para el ecosistema de la Florida.

Los pavos reales son también un icono del 305.

Los pavos reales: Un símbolo del arte en Miami

El Portal tiene un pavo real en su sello. Durante años, Vizcaya tuvo estatuas de pavos reales en su Jardín Marino, que antes se conocía como Puente del Pavo Real o Jardín del Pavo Real. Incluso celebró un baile con temática de pavo real en la década de 1980, según los archivos del Miami Herald.

Las estatuas, creadas por el escultor del siglo XX Gaston Lachaise (James Deering era un gran partidario de los artistas contemporáneos de su época), se retiraron para protegerlas antes del huracán Andrew en 1992 y siguen almacenadas. Hay planes para exponer réplicas como parte del proyecto del centenario del jardín de Vizcaya.

Una foto del Peacock Bridge en Vizcaya de un artículo del Miami Herald de abril de 1953.
Una foto del Peacock Bridge en Vizcaya de un artículo del Miami Herald de abril de 1953.

Los pavos reales son también un elemento característico de Coconut Grove, lo que resulta muy apropiado, ya que uno de los primeros colonos del área fue Jack Peacock y su familia. Charles e Isabella Peacock abrieron el primer hotel del área en lo que hoy es Peacock Park. El parque lleva el nombre de los humanos, no de las aves.

Y, en 2010, Coconut Grove se convirtió en el hogar no solo de los pájaros errantes, sino de sus primos de fibra de vidrio. Decenas de esculturas de pavos reales de fibra de vidrio se colocaron por todo el Grove como parte de un proyecto de arte público inspirado en el internacionalmente conocido CowParade. Las esculturas de pavos reales, patrocinadas por empresas y particulares del área y decoradas por artistas locales, se subastaron a beneficio de organizaciones benéficas.

¿Llegará un día en que los únicos pavos reales de la Florida sean el pavo real mariposa, un popular pez deportivo con una mancha en la cola similar al “ojo” del plumaje del pavo real?

Lo dudo.

A Miami le encantan sus aves. ¿No ha visto las esculturas de gallos en La Pequeña Habana?

Los redactores del Miami Herald Linda Robinson y Douglas Hanks contribuyeron a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.