"No me puedes hacer nada... soy menor y soy irish"

Ángel Santamaría Salazar

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 8 (EL UNIVERSAL).- "No me puedes hacer nada porque soy menor y soy irish", le dijeron a Adriana un grupo de jóvenes que la atacaron y a su novio, Matteo, de nacionalidad italiana, el miércoles pasado.

Ella estudia un degree en International business, tiene un trabajo a medio tiempo, y cuenta a EL UNIVERSAL su historia porque "estamos hartos de ataques diarios a brasileños, mexicanos, asiáticos y europeos". Además, "buscamos llegar a la corte... para que al menos en mi caso haya consecuencias y justicia".

La joven mexicana, quien vive en Irlanda y estudia en Dorset College, y su pareja, salieron de compras por la noche, de regreso se toparon con un grupo de entre cuatro y siete chicos y chicas quienes los golpearon.

"Íbamos caminando. Ellos estaban en una esquina que pasamos, nos pidieron un cigarrillo, no íbamos fumando".

"No, I don’t have", cuenta Adriana que respondieron y "seguimos caminando... Dos pasos y al mismo tiempo recibimos golpes en la cabeza". Recuerda que les dijeron a los menores que no los molestaran, pero "una de las chicas nos dijo: 'Yo te puedo golpear y no puedes hacer nada porque soy irish'".

Adriana narra que intentaron alejarse un par de metros, "pero dos chicos corrieron directamente hacia mi novio y lo empezaron a golpear. Vi cómo una de las chicas tomó su laptop e intentó huir, una señora la detuvo". Esa mujer "fue la única que nos ayudó e intentó parar la agresión. Tomé la mochila y saqué algunas fotos, intenté correr hacia mi novio que seguía siendo golpeado, pero en este momento me tomaron del cabello y me arrastraron alrededor de dos a tres metros, ya en el piso me patearon la cabeza y el cuerpo".

Pasado el ataque, Adriana recuerda que se levantó, vio a su novio sangrando y "corrimos a la estación de la Garda [a la policía, 200 metros aproximadamente]". La joven narra que llamaron a una ambulancia, a la que esperaron entre media hora y 40 minutos, pero le hablaron "diciendo que no había disponibilidad". Después, los policías los llevaron en la patrulla al The Mater Misericordiae University Hospital. Ahí, "una señora se desmayó en la sala de espera y otra tenía el brazo quebrado y no la atendían (...) Estábamos desesperados y él [Matteo] seguía sangrando, preguntamos y nos dijeron que el tiempo de espera era de 24 horas.

"Decidimos movernos a otro hospital [en Drogheda] (...) esperamos otras cuatro o cinco horas. El ataque fue entre 10:30 y 11 de la noche del miércoles, salimos del hospital el jueves a las 4 pm".

Adriana agradece a las embajadas mexicana e italiana por darles todo el apoyo que han requerido, por ejemplo, recuerda que el ministro "mexicano [Tomás Olvera López] estuvo llamando al hospital para que me atendieran". La joven llegó a Dublín en enero de 2019 y reconoce que la "embajada mexicana está presionando" para resolver su caso.

"No sólo atacaron a una mexicana, que es un grave error, atacaron a un italiano, a un europeo (...) Son chicos que están en la misma esquina, los tienen identificados y saben quiénes son, hay evidencia, hay cámaras. Tienen todo para resolverlo".

Adriana investigó y sabe que se puede hacer justicia. Menciona el caso de un joven de 16 años, que en 2016 fue condenado a 18 meses. Su situación se suma a otras acciones violentas que han sufrido los inmigrantes: en 2019, el mexicano Dave Monklova contó a EL UNIVERSAL que fue insultado por hablar español.

La joven pide justicia: "Sigo las regulaciones y las leyes irlandesas, a cambio de eso sólo pido poder ir a mi escuela, hacer mis actividades con la seguridad de que nadie tiene el derecho a faltarme al respeto o a atacarme sólo por el hecho de ser mexicana o de otra nacionalidad".