Gracias a su perro logró comprar la casa que quería: la polémica práctica para adquirir una propiedad en EEUU

·13  min de lectura
¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Scott y Erin Iler afirman que escribir una carta personal les ayudó a comprar su casa en Monrovia, California.

DJ y Lauren Bowser estuvieron meses buscando una casa en el vecindario de Miracle Mile de Los Ángeles cuando pujaron por un bungaló de estilo español de la década de 1920.

Ofrecieron casi 200 000 dólares más que los 1,29 millones de dólares que costaba la vivienda como muestra de buena voluntad.

Para parecer aún más cordiales, su agente les recomendó que incluyeran una carta sincera y algunas fotos familiares. Se sentían un poco incómodos con la idea, “teníamos la sensación de que nos juzgarían”, por lo que se limitaron a escribir sobre cuánto le gustaría a Bear, su mezcla de chihuahua terrier de 5 años y casi 5 kilos, correr por el patio trasero cubierto de hierba después de vivir toda su vida en un apartamento.

Se impusieron a múltiples ofertas, incluida una que era más elevada que la suya.

“Nos dijeron que Bear nos consiguió la casa”, dijo DJ Bowser.

Una nueva tendencia: las cartas personales

En mercados competitivos donde varios candidatos pujan por una misma casa, los compradores harán casi cualquier cosa para destacar su oferta y eso incluye escribir “cartas personales” con la esperanza de conectar con el vendedor.

Estas apasionadas notas a menudo enaltecen detalles como la luz natural o el carácter histórico de la casa. También hacen mención a aspectos muy personales sobre la vida de las personas y se acompañan de fotos e incluso, videos.

Sin embargo, cada vez más agentes de bienes raíces se niegan a aceptar o entregar estas cartas personales mientras crece la preocupación por que puedan violar las leyes de vivienda justa.

Prohibición

Oregón es el primer estado en prohibir esta práctica. A partir de enero, los agentes de bienes raíces deben rechazar cualquier comunicación que revele la raza, color, religión, género, orientación sexual, nacionalidad, estado civil o estado familiar del comprador, de acuerdo con la nueva ley.

“No coartamos la libertad de expresión oral o escrita. Limitamos la transmisión de mensajes que no son relevantes y que potencialmente podrían violar la ley de vivienda justa”, dijo a USA TODAY el representante demócrata Mark Meek, el legislador de Oregón que patrocinó la legislación.

Si bien la mayoría de las personas están familiarizadas con prácticas racistas como el redlining, las cláusulas restrictivas y los préstamos abusivos, las cartas personales y las fotos que las acompañan son “el nuevo recurso mezquino del sector inmobiliario”, dijo Meek.

¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Carteles de “Se vende” fuera de una casa en Glenview, Illinois

“Los compradores envían cartas y fotos de su familia al vendedor con la esperanza de conectar emocionalmente, y muchas veces lo consiguen”, dijo. “Entonces, empecé a preguntarme si estas cartas podían exacerbar las diferencias”.

Prejuicios

Los expertos en vivienda justa aseguran que las cartas personales pueden crear prejuicios, incluso si no son intencionales. Aprovechan ese deseo de “vender mi casa a otra familia que sea como la mía”, dijo el profesor de derecho de la Universidad de Misuri, Rigel Oliveri.

Aunque fue una carta personal lo que les ayudó a comprar una casa, DJ Bowser dice que también apoya la nueva ley de Oregón.

“Te preguntas por qué los vendedores han elegido a esas familias o personas para comprar sus casas y esperas que no se hayan basado en prejuicios”, dijo. “Sin embargo, al final, estas cartas crean un sesgo”.

¿Violación de la ley de vivienda justa o “despertar de la cultura de la cancelación”?

El sector inmobiliario está dividido en relación a esta práctica.

Cambron Elsey, un agente en Charleston, Carolina del Sur, quien lleva años oponiéndose a las cartas personales, dice que sacarlas de la ecuación es un “gran servicio” para la profesión inmobiliaria.

Sin embargo, Ken Calhoon, un agente del condado de El Dorado, California, asegura que firmar una legislación en contra de las cartas es innecesario y que es solo otro ejemplo que propicia el “despertar de la cultura de la cancelación”.

Calhoon dijo que en los 45 años que lleva vendiendo bienes raíces nunca ha visto a un vendedor negarse a aceptar una oferta o elegir una sobre otra según el color de la piel o el estado de protección legal.

Preguntas incómodas y racismo sistémico

“¿Tendrán un departamento de análisis de cartas para revisar y aprobar cada misiva o quizás simplemente revocarán la Primera Enmienda?”, dijo. “¿Qué sucederá si un comprador potencial quiere pasar a saludar en persona? ¿Deberíamos prohibírselo? ¿Qué hará el estado cuando un comprador potencial envíe una carta directamente al vendedor a través de FedEx? ¿Y si envía un correo electrónico o un mensaje de texto?”.

El abogado inmobiliario de Seattle, Craig Blackmon, está de acuerdo con la ley de Oregón. Pero apunta que si otros estados no prohíben las cartas personales, los compradores y sus agentes continuarán enviándolas.

“Se trata de erradicar el racismo sistémico y los bienes raíces son una de las áreas principales en las que el privilegio caucásico ha beneficiado a muchas personas”, dijo Blackmon. “Dicho esto, si mis clientes tienen una familia realmente adorable, un niño precioso y un cachorrito lindo, ¿adivinen qué? Si las reglas no lo prohíben, les pediré que envíen una carta personal”.

¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Ken Calhoon, corredor de bienes raíces en el condado de El Dorado, California.

Meek, el legislador de Oregón que también es agente de bienes raíces, cuenta que se le ocurrió la idea mientras ejercía como copresidente de un grupo de trabajo estatal sobre disparidades raciales en la propiedad de la vivienda. A menudo, la casa es el activo más valioso de los estadounidenses. Sin embargo, a nivel nacional y en Oregón, los afroamericanos son el grupo que menos probabilidades tiene de poseer una.

Según un informe de 2019 del grupo de trabajo de Meek, más del doble del porcentaje de los hogares caucásicos, el 65,1 %, son propietarios de una casa en Oregón. En comparación con el promedio nacional, la tasa de propiedad de una vivienda en Oregón es un 28 % más baja para las personas afroamericanas, pero solo un 12 % más baja para las personas caucásicas no hispanas, según un análisis del USA TODAY de la Oficina del Censo y datos estatales.

¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Un cartel de “Pendiente de venta” fuera de una casa unifamiliar en Derry, New Hampshire.

Ningún otro estado ha seguido el ejemplo de Oregón. Y Bryan Greene, vicepresidente de promoción de políticas de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, dice que no tiene conocimiento de ninguna demanda por cartas personales.

“Creo que las personas quieren abordar estos problemas por precaución, para eliminar una potencial barrera a las oportunidades de acceso a una vivienda”, dijo. “Sin embargo, es realmente difícil evaluar qué tan apreciable es esta preocupación”.

El sector inmobiliario reconoce su pasado racista

El ataque contra las cartas personales forma parte del reconocimiento del sector de su complicidad con la discriminación y segregación de la vivienda durante décadas, lo que impidió a los estadounidenses afroamericanos tener una vivienda en propiedad.

En 2019, Newsday publicó los hallazgos de una investigación encubierta de tres años que expuso prácticas discriminatorias en la venta de viviendas por parte de agentes inmobiliarios que ayudaron a mantener segregados vecindarios de Long Island, en Nueva York. La investigación encontró que los agentes trataron de manera desigual a las personas que no eran caucásicas, sobre todo a los residentes afroamericanos.

¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Gwendolene Newton, bróker inmobiliaria de Chicago y presidenta de la Junta de Corredores Inmobiliarios de Dearborn, la asociación inmobiliaria afroamericana más antigua del país.

Los esfuerzos para reformar las prácticas racistas y aumentar la propiedad de viviendas de los afroamericanos se intensificaron tras el asesinato de George Floyd en Mineápolis.

En junio, la directora del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, Marcia Fudge, anunció un plan para sumar 3 millones de nuevos propietarios afroamericanos en los Estados Unidos para 2030. A partir de 2019, se contabilizaron 6,45 millones de propietarios afroamericanos, según datos de la Oficina del Censo. Más de 100 grupos están apoyando este esfuerzo, incluida la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Una carta personal podría influir en el vendedor para favorecer a un comprador sobre otro. En un mundo donde la discriminación todavía existe, una carta personal les daría a las personas el poder de discriminar o someter a ese comprador a un sesgo inconsciente”, explicó Gwendolene Newton, bróker inmobiliaria de Chicago y presidenta de la Junta de Corredores Inmobiliarios de Dearborn, la asociación de bienes raíces afroamericana más antigua del país.

Amy Kong, una agente de bienes raíces en San Bruno, California, dijo que no tiene problemas para disuadir a sus vendedores, muchos de ellos asiáticos, de que lean cartas personales.

“Los vendedores con los que trato entienden que hay personas que están siendo discriminadas”, dijo Kong, presidenta de la Asociación Asiática de Bienes Raíces de Estados Unidos.

¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Amy Kong, agente de bienes raíces en San Bruno, California, y presidenta de la Asociación Asiática de Bienes Raíces de Estados Unidos.

Las cartas personales acapararon la atención nacional el año pasado cuando la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios advirtió a sus miembros que no eran tan inofensivas como parecían.

Saber más sobre las personas que quieren comprar tu casa puede ser tentador, dijo Mary Pope-Handy, una agente de bienes raíces en Los Gatos, California, a pesar de que desanima a los propietarios de leer las cartas personales.

“Ven la foto de una familia con gemelos y se conmueven. Simplemente piensan: ‘Quiero darle un hogar a esta familia’. O esta familia es de mi misma comunidad luterana o van a mi mismo templo sij”, dijo Pope-Handy. “No es que digan que no le van a vender a alguien porque pertenecen a esta o aquella etnia. Saben que está mal. Pero el favoritismo no lo consideran ilegal y en realidad lo es”.

Los agentes de la The Keyes Company en Miami que representan al vendedor utilizan una hoja de cálculo para que los propietarios puedan comparar varias ofertas teniendo en cuenta información objetiva como el precio, el tipo de préstamo, el pago inicial y la fecha de cierre.

Cuando Paula Renaldo, directora de marketing de la empresa, y su esposo Anthony vendieron la primera casa que compraron en 2008 para pagar la educación universitaria de sus hijos, también crearon una hoja de cálculo.

Buscan diferenciarse

Una joven que había sobrepujado por varias casas intentó entregarles una carta personal, pero la rechazaron. Su oferta no fue la más alta y vendieron la casa a otro comprador.

“Hay tanta competencia y ofertas en el mercado que las personas intentan diferenciarse de cualquier manera”, dijo Paula Renaldo. “Les digo a los agentes del vendedor: no importa las cartas personales que reciban, no lo piensen dos veces, quémenlas”.

La Asociación de Agentes Inmobiliarios de Arizona afirma que los agentes del vendedor deben educar a los propietarios sobre las leyes de vivienda justa y los peligros de las cartas personales, según su directora ejecutiva, K. Michelle Lind.

También recomienda que los miembros no ayuden a redactar cartas personales y que nunca las lean. En su lugar, deben documentar todas las ofertas que reciban y las razones objetivas que ayudarán al vendedor a aceptar una oferta.

“Es casi imposible escribir una carta personal a un vendedor sin mencionar de alguna manera a una clase protegida”, dijo Seth Task, presidente de Ohio Realtors, quien también recomienda a sus miembros que no recurran a las cartas personales. “Es mejor que el agente y el vendedor no corran el riesgo de ser acusados de violar la ley de vivienda justa”.

La guerra de ofertas inmobiliarias fomenta el uso de las cartas personales

Sin embargo, a medida que los precios estratosféricos y la escasez de viviendas alimentan guerras de ofertas en todo el país, las cartas personales se han vuelto más populares que nunca.

Los agentes inmobiliarios aseguran que no quieren poner a sus compradores en desventaja en un escenario competitivo, negándose a pasarlas. Además, alegan que los vendedores se dejan influir ante todo por el precio y los términos de la oferta, no por los clichés y las promesas.

¿Pueden las “cartas personales” de los compradores inmobiliarios perpetuar el racismo? Un estado cree que sí
Mark Strüb, agente de bienes raíces en Austin, Texas.

Mark Strüb, un agente de bienes raíces en Austin, Texas, invita a todos sus clientes a enviar una carta personal y la mayoría lo hace. Su política: “No puede hacer daño”.

“He tenido agentes del vendedor que cuando aceptaron la oferta dicen ‘nos encantó la carta’. Siendo realistas, también les encantó el dinero en efectivo”, dijo Strüb. “Lo más importante es el precio y los términos, pero si las ofertas son similares, las cartas pueden marcar la diferencia”.

Aparentemente, las palabras adecuadas pueden ser muy persuasivas.

En 2019, Redfin estudió las estrategias más efectivas para ganar una guerra de ofertas. Las ofertas en efectivo triplicaron con creces las probabilidades de un comprador. Escribir una carta personal quedó en segundo lugar, aumentando las posibilidades de un comprador en un 59 %.

Pregúntale a Erin y Scott Iler. En 2018, estaban alquilados en Monrovia, California, y veían impotentes cómo los precios de las viviendas se disparaban más allá de lo que podían permitirse.

Temiendo no poder pagar una casa para sus dos hijas pequeñas, estaban considerando mudarse fuera del estado cuando vieron una casa de estilo Tudor de la década de 1930 con techo inclinado a dos aguas, puertas arqueadas y bóveda de cañón.

La casa necesitaba reparaciones importantes y se vendía “tal cual”, pero ya tenía varias ofertas por encima del precio inicial de 775 000 dólares.

“El agente del propietario me dijo que la mujer que vivió aquí durante más de 50 años murió y que sus hijos eran los fideicomisarios”, contó Erin Iler.

Su agente de bienes raíces advirtió que era una posibilidad remota pero, junto con su oferta a precio de venta, los Iler adjuntaron una carta.

Les contaron a los propietarios que ambos eran maestros en el distrito escolar local, que querían echar raíces en esa comunidad que amaban y que soñaban con que sus hijas crecieran en ese hogar. Su oferta fue aceptada 24 horas después.

Algunos agentes inmobiliarios han cambiado de opinión

Durante los últimos 20 años, su agente de bienes raíces, Donna Baker, dijo que muchos de sus compradores escribieron cartas similares.

“Estas cartas personales definitivamente tocaron la fibra sensible de los vendedores que estaban apegados emocionalmente a sus hogares, y les dio a mis clientes una ventaja sobre la competencia”, dijo.

Y es por eso que Baker las evita ahora cuando vende las casas.

“Hay demasiadas oportunidades para que los vendedores acepten la oferta de un comprador que coincida con su idea de quien ‘encajará en el vecindario’”, dijo.

La agente inmobiliaria de Búfalo, Nueva York, Lesleylinda Lannan también ha cambiado de opinión.

Hace unos años representó a una pareja que se enamoró de una casa adosada. El esposo era un veterano militar y tenía un préstamo hipotecario respaldado por el Departamento de Asuntos de Veteranos, lo que implicaba más trámites burocráticos. La pareja hizo un llamado emocional a los propietarios y adjuntó una foto de su boda.

La suya fue la primera oferta y los propietarios, una pareja mayor que quería simplificar su vida, se emocionaron tanto que aceptaron y cancelaron la jornada de puertas abiertas.

Hoy Lannan dice que ya no les envía estas cartas personales a los vendedores. De hecho, cuando presenta ofertas no revela ningún dato sobre los compradores, ni siquiera sus nombres.

“No está relacionado con lo agradable que eres o cuánto te gusta la propiedad”, dijo. “Es un acuerdo comercial y todos deberían tener una oportunidad justa. Tenemos una larga y sórdida historia de discriminación en la vivienda en este país, y es hora de poner límites”.

Jessica Guynn, USA TODAY

TE PUEDE INTERESAR

(VDIEO) Vivir en contenedores, una solución ecológica a los altos precios de las casas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.