En pueblos costeros de Venezuela, pescadores sufren a medida que aumentan los derrames de petróleo

·4  min de lectura
Foto de botes pesqueros cerca del Centro de Refinación Paraguana tras un derrame de petróleo en septiembre

Por Mircely Guanipa

PUNTA CARDÓN, Venezuela, 6 oct (Reuters) - Rebeca Reyes frotaba furiosamente manchas negras de los brazos de sus hijos después de que nadaron en aguas contaminadas por petróleo durante una reciente excursión a la playa de Punta Cardón, en Venezuela.

El petróleo se derramó desde una fuga en un oleoducto submarino de la estatal PDVSA, que permaneció abierta por al menos 10 días antes de ser sellada, dejando una mancha de crudo que flotó sobre el agua, cubriendo redes y ensuciando los motores de los botes pesqueros en esta localidad del estado Falcón, en el noroeste de Venezuela.

"Siempre venimos para hacer algo divertido, pero hoy encontramos esto lleno de petróleo", dijo Reyes, de 42 años, que no sabía nada del derrame. "Se perdió el único entretenimiento que teníamos aquí".

Si bien los derrames petroleros en otros lugares del mundo se informan ampliamente y las víctimas son indemnizadas, ese no es el caso en Venezuela. PDVSA sufre frecuentes y fugas, especialmente a lo largo de la costa occidental, una región repleta de viejos campos petroleros, oleoductos y refinerías.

Ni PDVSA, que no ha hecho público el incidente, ni los ministerios de Petróleo y Ecosocialismo de Venezuela respondieron a las solicitudes de comentarios.

El ministro de Ecosocialismo, Josué Lorca, dijo a medios locales este año, luego de otro derrame en el estado Zulia, que estaban trabajando en planes de limpieza en la costa junto con PDVSA y que tales fugas de crudo "no son nada del otro mundo".

Pero los derrames tienen un costo. Mientras Reyes removía el crudo del cuerpo de sus hijos, los pescadores también lo hacían ese día de una pesca de camarones en la cercana comunidad de Acorote.

"El derrame petrolero ha acabado con nuestra faena de pesca, acabó con nuestro caladero y con los criaderos del camarón", dijo Samuel Ortiz, un pescador que representa a los trabajadores en esa zona. "El derrame nos ha golpeado el estómago, el bolsillo".

La fuga en el oleoducto Ulé-Amuay 2 de PDVSA afectó a unos 500 pescadores en Río Seco y unas 10 comunidades más, dijeron los trabajadores con sus redes de captura de pescado y camarón manchadas de petróleo.

Los pescadores de Río Seco, al otro lado de la bahía de Punta Cardón, notificaron a PDVSA sobre el derrame el 16 de septiembre, según un informe interno del incidente. El petróleo se filtró por el oleoducto de 26 pulgadas, que transporta crudo al Centro de Refinación de Paraguaná.

"Primera vez que veo un derrame así", dijo un trabajador de PDVSA involucrado en las reparaciones, quien declinó ser identificado por temor a represalias. "Levantaba el chorro de petróleo como dos metros" de altura.

PDVSA pudo detener por completo el flujo de petróleo a través de la línea para inspecciones y terminó de hacer las reparaciones el 27 de septiembre, según el informe, que no reveló el volumen de crudo derramado.

DISMINUCIÓN DE LA PESCA

Venezuela apenas exporta pescado, pero el año pasado se capturaron 180.000 toneladas en sus ríos y caladeros, según cifras oficiales. Eso se compara con un promedio anual de 514.000 toneladas en 2003-2005 según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La mayor parte del declive proviene de la prohibición de la pesca de arrastre en 2009, pero los frecuentes derrames han empeorado las condiciones.

Venezuela carece de medios para compensar a los afectados por los incidentes, mostró este año un informe preliminar del Observatorio Venezolano de Ecología Política.

El biólogo Eduardo Klein, que monitoriza los derrames en Venezuela, estimó la longitud de la mancha cerca de Río Seco en 65 kilómetros, basándose en imágenes satelitales. La macha viajó durante días por la costa antes de ser dispersada por los vientos.

Los pescadores de Río Seco también notaron el mes pasado una fuga de gas de una línea paralela, según fuentes y un video visto por Reuters.

Hasta septiembre de este año, Klein y el Observatorio han reportado al menos 53 derrames en Venezuela, incluido uno grande en junio que vertió alrededor de 3,6 millones de litros de combustible al Mar Caribe.

Se rastrearon hasta 50.000 fugas y derrames de petróleo en el país entre 2010 y 2016, según un informe de septiembre de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos. El derrame de petróleo en el Lago de Maracaibo, en Zulia, ha puesto en peligro su vida silvestre, la calidad del agua y la salud humana, dijo la NASA.

En Falcón, los derrames son frecuentes en un puñado de líneas de crudo, gas y combustible que van a Paraguaná, dijo el trabajador de PDVSA.

La del mes pasado fue la quinta fuga en diferentes puntos de esa línea submarina en aproximadamente un año, dijo Klein.

(Reporte de Mircely Guanipa en Punta Cardón, Reporte adicional de Vivian Sequera, Deisy Buitrago y Marianna Parraga. Editado por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.