"Pudimos salvar su vida, pero no su integridad". El clamor en la marcha por la joven venezolana abusada

Pilar Vazquez
·7  min de lectura
Se realizó una marcha para pedir justicia por de la joven de 18 años que fue drogada y abusada sexualmente durante su primer día de trabajo en el local de Balvanera.
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La lluvia no logró desalentar a la muchedumbre que, con rabia contenida, cortó la calle Paso a la altura de Viamonte, en la tradicional zona del Once que concentra los locales de venta de telas e indumentarias. No escondían su bronca por saber que Irineo Humberto Garzón Martínez, procesado por haber drogado a una chica venezolana de 18 años para poder abusar sexualmente de ella circula sin restricciones por las calles de la ciudad, mientras que ella está recluida y aterrada, porque sabe que él tiene su dirección, teléfono y toda su información personal reunida en el currículum que ella le entregó el mismo sábado, cuando fue citada para una entrevista laboral en el comercio de venta de uniformes ubicado en Paso 693, el mismo lugar de donde la rescató la Policía tras el ultraje.

"Nosotros pudimos salvar su vida, pero no su integridad, por eso pedimos a fiscales, jueces y autoridades de la Nación justicia, porque el violador está libre. Señora jueza, usted juró por Dios y la Patria defender a las víctimas; entonces, defienda a mi hija", dijo Thays Campos, la madre de la víctima, que se acercó al lugar y con la voz quebrada leyó una carta en la que relató lo padecido por su hija. Durante su lectura hubo silencios, pues Thays no podía contener la emoción. "¡Fuerza Thays, Fuerza Thays!", le gritaban los presentes, para alentarla y apoyarla.

Hubo globos blanco, fotos del agresor y carteles que decían: "Ni una más" o "Garzón, si te metes con una te metes con todas". Thays también leyó un mensaje del padre de la joven, que por razones de salud -está internado en el hospital de Clínicas, por un ACV- no pudo estar presente en la marcha. "Señora jueza, ¿usted qué haría con este violador si la víctima fuera su hija?", preguntó el hombre.

Al grito de "Garzón violador metan preso al agresor" una multitud de movilizo desde el local comercial, donde la joven venezolana fue abusada sexualmente, hacia los tribunales para pedir justicia.
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

"Soy venezolana y vine para apoyar a la muchacha. Lo que le pasó es tremendo. Nosotras también sentimos el temor y la inseguridad de que nos pase algo así. Yo tengo 19 años y ahora me da miedo buscar trabajo por si me pasa lo mismo", subrayó Carla Núñez, que aunque no conoce a la víctima se unió a la movilización.

La comunidad venezolana se hizo notar, con manifestantes que llevaban remeras y banderas del país. Carla era una de ellas. Con lágrimas en sus ojos, que no podía ocultar bajo la gorra con los colores venezolanos que llevaba calzada, trató de explicar el "dolor en el alma" que sentía por saber las vicisitudes que viven ella y sus compatriotas.

"En este país estamos buscando un porvenir, empleo, un futuro. No venimos a quitarle trabajo a nadie. Esta es una niña, por eso, este hombre no merece nada, porque ni que fuera a la cárcel le va a borrar las huellas que le dejó a la chica", reclama la mujer.

En el lugar también estuvo presente el abogado querellante, Pablo Baqué, que manifestó: "La jueza habla de no criminalizar a la persona [el acusado]. Nosotros creemos que teniendo los antecedentes de que trató de escapar y que no vive donde dijo, este hombre debería estar detenido". El letrado hizo referencia a que el hombre, cuando fue detenido el mismo sábado, trató de escapar, y luego dio una dirección falsa. "Dijo que vivía con la hermana, pero la hermana lo negó. No entendemos, por ahí la jueza tiene alguna información que desconocemos y por eso se siente tranquila", precisó.

Hubo globos blanco, fotos del agresor y carteles que decían: "Ni una más";"Garzón si te metes con una te metes con todas"
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

La causa caratulada como "abuso sexual con acceso carnal" está a cargo de la jueza Karina Zucconi, que el lunes le otorgó a Garzón Martínez la excarcelación bajo juramento en la causa 3075/2021 al resolver que "la pena en expectativa de efectivo cumplimiento por sí sola no es obstáculo para que el nombrado no obtenga su libertad". La fiscal Silvina Russi apeló a la decisión de la jueza al considerar insuficientes las medidas de coerción fijadas por el juzgado y fundó su posición en los peligros de fuga y de entorpecimiento de la investigación, según publicó el Ministerio Público en su portal institucional fiscales.gob.ar.

Anoche, la jueza Zucconi procesó a Garzón Martínez y le trabó un embargo por 90.000 pesos, pero mantuvo su excarcelación. Baqué adelantó que apelarán la parte del procesamiento que mantiene la libertad del acusado.

Más víctimas

Durante la movilización se hizo mención en varias ocasiones a que este no fue un caso aislado y hay otras víctimas de este mismo sujeto. A través de altoparlantes se hizo un llamado a aquellas mujeres que fueron abusadas por él para que se contacten a través del hashtag #Garzonviolador.

Una de las que estuvo presente fue Natalia Snow, coordinadora de un grupo de colombianos en Buenos Aires integrado por aproximadamente 40000 miembros. Snow contó que en 2019 bloqueó a "Santiago Martínez", el mismo perfil que usó Garzón para atraer a la chica venezolana. "Tengo capturas de que ofrecía trabajo. Recibí un mensaje de una chica que me dijo que no se sintió cómoda en la entrevista de trabajo que tuvo con él. Entonces lo saqué, pero no puedo bloquearlo de otros grupos", relató Snow. Y agregó: "Lo que hacía él era publicar cada tanto ofertas de trabajo, entrevistaba a las chicas y después no les daba el trabajo y así buscaba a otra. Era un modus operandi".

En la misma línea, el abogado Baqué había dicho a LA NACION que una joven se había puesto en contacto con ellos por haber sufrido un caso similar, pero menos grave. Durante la marcha el letrado dijo, al respecto: "Todavía no pudimos reunirnos con nadie, pero sí tenemos capturas de pantalla de gente que se presentó a entrevistas laborales".

Nosotros pudimos salvar su vida pero no su integritate, por eso pedimos a fiscales jueces y autoridades de la nación justicia porque el violador está libre. Señora jueza usted juro por Dios y la patria defender a las víctimas entonces defienda a mi hija", dijo Thays Campos la madre de la joven
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Más muestras de apoyo

"Estoy acá como mujer para apoyar a otra mujer, que además es compatriota. Este tipo de hombres se aprovechan de chicas tan jóvenes como ella y no merecen ninguna consideración. Por eso hay que pedir justicia. Soy abogada en Venezuela y sé lo que son las leyes. Él no merece una atenuante así, porque debería ir a presión", opinó Maria Medina, que se acercó al lugar para acompañar a la familia.

A unos metros de ella, Daniel se refugiaba de la lluvia bajo un paraguas y explicaba: "Soy de la comunidad venezolana. Vine a apoyar por el dolor que le causaron a esta compatriota que vino a buscar trabajo para ayudar a la familia y se encontró con este escenario".

Tras el discurso de Thays, la muchedumbre marchó hacia los Tribunales. Una vez que estuvieron frente al Palacio judicial cantaron las estrofas del himno argentino y las del venezolano. Un hombre tomó el micrófono y dijo: "Como venezolanos les agradecemos que nos abrieron las puertas; tenemos un gran compromiso moral. Pero pedimos justicia en este caso para que no haya más víctimas. Este es un hombre que se aprovechó de la vulnerabilidad de una niña y hay una jueza que no está dispuesta a que haya justicia".

El hecho se produjo el sábado, cerca de las 14, cuando la denunciante fue citada para una entrevista laboral que había coordinado el día anterior a través de Facebook. Aparentemente, el acusado le pidió cenar ese día para "poder hablar sobre el trabajo", propuesta que fue rechazada por la joven, que finalmente acordó presentarse el sábado por la mañana en el local de la calle Paso. Según contó la joven, durante la jornada de trabajo el acusado le ofreció varias veces "un vaso de gaseosa o de jugo", y finalmente aceptó tomar algo cerca del mediodía.

"El de enero mi esposo sufrió un ACV que nos obligó a trasladarnos de Morón acá. La necesidad obligó a mi hija a buscar ingresos, mi hija honrada busco un trabajo cerca de la clínica donde está su papá. Pensamos que iba a ser lo más seguro para ella, pero no", dijo la Thays Campos la mama de la jove
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Según el relato que dio a los investigadores, tras beber un vaso de agua comenzó a sentirse mareada, por lo que le envió un mensaje a su madre, primero, y llamó a su hermana, inmediatamente después, explicándole la situación. La hermana de la joven avisó de manera urgente a su madre, que se encontraba cerca del comercio, en el hospital de Clínicas, donde su marido está internado por haber sufrido un ACV.

La mujer enseguida denunció el hecho, por lo que personal policial arribó al lugar y encontró el local con las puertas cerradas y la persiana baja. Tras llamar varias veces, la policía ingresó, detuvo al hombre y hallaron a la joven tirada sobre una escalera en el fondo del comercio, con el torso semidesnudo y supuestamente bajo los efectos de psicotrópicos.

Garzón Martínez intentó escapar, pero fue detenido por personal policial que secuestró del lugar, entre otras cosas, un blíster con pastillas.