Publican mapa genómico de los pueblos originarios de México

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 14 (EL UNIVERSAL).- Investigadores del Instituto de Biotecnología de la UNAM (IBt) y del Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN) realizaron un estudio de genoma completo de poblaciones originarias de México, a través del que se detectaron 44 mil variantes exclusivas, información que permitirá el avance de estudios médicos y de poblaciones en el país.

Los resultados de la investigación "Whole genome variation in 27 Mexican indigenous populations, demographic and biomedical insights" encabezada por el especialista Juan Enrique Morett Sánchez fue publicada en la revista Plos One, informó la UNAM en un comunicado, en el que también se detalló que anteriormente se habían analizado los llamados marcadores genómicos, es decir, solo una fracción de variantes del genoma; o bien, los específicos relacionados con proteínas, o sea, menos de dos por ciento del genoma.

"Como parte del trabajo, los especialistas detectaron 44 mil variantes exclusivas de los pueblos originarios, las cuales les permitieron sobrevivir a medida que viajaban y llegaban a nuevos ambientes, es decir, del Estrecho de Bering al sur del continente", dijo la UNAM.

Por su parte, Morett Sánchez explicó que "en los grupos mexicanos encontramos muchas variantes seleccionadas naturalmente, no sabemos con precisión qué hacen, pero sí sabemos en términos generales que tienen que ver con nuestro sistema inmune; es decir, nos dan 'ventajas' inmunológicas".

Como parte de la investigación, también encontraron variantes relacionadas con el manejo de fármacos, "un aspecto clave para la medicina genómica porque hay medicamentos que para unas personas pueden ser tóxicos, a otras no hacerles efecto, mientras que algunas requieren dosis mayores o menores. Por lo anterior, varios países comenzaron a exigir que antes de ofrecer una medicina se realice un perfil genético del paciente".

Aunado a ello, se buscaron "marcadores genéticos que ofrecieran información de la infección por SARS-CoV-2" y se encontró que en los pobladores de este país hay una proteína que no varía con respecto a las demás poblaciones del mundo, "pero su regulación sí podría ser diferente; estos datos podrán aprovecharlos otros grupos de investigación para combatir el virus. El cáncer, la diabetes y las enfermedades crónico-degenerativas tienen mucho que ver con nuestro componente genómico, entonces entenderlo y estudiarlo puede tener mucho que ver con la respuesta ante enfermedades, de ahí la importancia de entender la parte de información amerindia, la cual nos faltaba".

El especialista en Evolución molecular expresó que con los resultados de la investigación, expertos de áreas como la Biología y la Medicina podrán indagar en estudios similares.

"Nosotros presentamos el gran mapa y estos detalles que nos llamaron la atención; hay variantes genéticas que tienen que ver con la tendencia a desarrollar obesidad y es necesario estudiarlos".

Los estudios fueron realizados por completo en México. Por ejemplo, se analizó un centenar de genomas que resguardaba el Instituto Nacional de Medicina Genómica, de personas sanas mayores de 80 años y de pueblos originarios de diferentes partes del país que no tenían relación familiar.

"En 2017 el equipo de Morett Sánchez presentó el primer avance de este estudio al publicar 12 genomas completos del mexicano y ahora se indagaron 100, de los cuales se reportan 76; los que quedaron fuera (mayos, seris, mazahuas, nahuas, tacuates, mames, mayas y tzotziles, entre otros), tenían más de 15% de genoma extranjero", detalló la UNAM.

Precisó que los genomas presentados tienen 97% de ancestría amerindia, es decir, de personas que casi no tienen en su genética mezcla de poblaciones europeas; corresponden a 27 pueblos originarios de los 70 que hay en el país (de acuerdo con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas).

Juan Enrique Morett dijo que "hay muy pocos estudios de esta naturaleza, hay algo en Perú y otras naciones, pero nada de esta magnitud. En México no hay nada así. Para poblaciones europeas o en Estados Unidos hay mucha información, pero de lo que más nos falta estudiar es el componente americano de la genómica".

Al abundar, Morett Sánchez aseguró: "debido a que la mayoría de los actuales mexicanos tiene de 30 a 70% de ancestría amerindia o ibérica, y se cuenta con bastante información sobre el genoma europeo y anglosajón, este nuevo estudio ayuda a completar el conocimiento de nuestro genoma".

En la investigación también quedó en evidencia la "clara división y diversidad genética" entre el norte, centro y sur del país.

"El genoma es muy complejo de analizar, encontramos más de 44 mil variantes que solo están en los amerindios; es decir, ninguna otra población en el mundo las tiene, exclusivas nuestras y lo más probable es que la gran mayoría serán específicas para nuestras poblaciones", dijo el especialista.