La psicología detrás de la lotería | Opinión

TONY GUTIERREZ /AP

Los juegos de lotería son muy populares en todo el mundo, especialmente aquí en Estados Unidos donde hace una semana uno de los premios superó los $2,000 millones, el más grande en la historia de cualquier lotería.

El sueño imposible de ganar la lotería todos lo tenemos, ya que la ilusión de ser millonarios, por un golpe de suerte, aunque las probabilidades sean mínimas, es la razón principal por la que las personas jugamos.

VER VIDEO

Los jugadores perciben que el costo del ticket de lotería, con relación a las ganancias que obtendrían, si ganan, es minúsculo. El riesgo siempre lo percibimos de forma emocional, y si el mismo nos causa placer, tenemos la tendencia a ver dicho riesgo como insignificante y neutralizar la emoción de peligro, enfocándonos solo en los beneficios. Los jugadores ven la lotería como una oportunidad única de ser premiados invirtiendo poco dinero, y con poca exposición al riesgo.

Los juegos tienen aspectos tradicionales y supersticiosos. Algunas personas siempre juegan los mismos números porque son sus favoritos, los relacionan a una fecha significativa, o los han soñado. Otros juegan a una hora, día o en un lugar específico. Cuando pensamos que tenemos el control, nos sentimos confiados, ya que al elegir nosotros los números, en vez de jugar al azar, aunque las posibilidades de acertar son las mismas, tenemos la impresión de que estamos controlando el destino, y que las oportunidades están a nuestro favor.

Hay personas que solo juegan por divertirse, en estos casos la lotería trasciende el costo económico, transformándose en una diversión que es avivada cuando conjeturan todo lo que pueden hacer con el dinero que adquirirían.

Existen cinco descripciones psicológicas de los individuos jugadores de lotería:

El aventurero, que se siente hechizado por los juegos que involucran grandes sumas de dinero, especulando con números al azar, y también con números planificados.

El competidor, que insiste en ostentar a través del juego que él apuesta para ganar.

El avaricioso, que no tiene fronteras para jugar, y no teme arriesgarse cuando apuesta.

El táctico, nunca juega de forma arriesgada, busca tácticas, estrategias, y conjuntos numéricos a la hora de jugar los números.

El supersticioso, que siempre juega las mismas combinaciones de números, utiliza talismanes, rituales, o comprará sus tickets en una fecha y lugar específico.

¿Existe un truco o una fórmula para ganar la lotería? Esa pregunta todavía no tiene respuesta. Hay muchos que especulan, y afirman, que hay más probabilidades de que te caiga un rayo, antes de que te ganes la lotería. Aunque otros estudian las posibilidades con gran perseverancia y sutileza.

Jugar la lotería, o cualquier otro juego de azar si se hace con medida, es una forma barata de comprar ilusiones y confianza en el futuro.

La complicación surge cuando la persona no controla sus impulsos de jugar, generando una adicción al juego cayendo en la ludopatía. Un ludópata es un individuo a quien los juegos de azar le ocasionan grandes dificultades en el trabajo, y en sus relaciones familiares, ya que las pérdidas lo inducen a jugar mayores cantidades de dinero con la aspiración de recobrar el dinero perdido. Esto se convierte en un círculo vicioso, y la única forma de resolverlo es con un tratamiento psicoterapéutico.

Alina Rubi es una astróloga e instructora espiritual que ejerce en Miami. Contacto: 305-842-9117, astralrain29@gmail.com; Facebook: Rubi Astrologa; Instagram: alinarubiastrologia; www.esoterismomagia.com.