PSG cayó con Bayern Munich como local, pero igualmente se quedó con la serie ante el campeón y está en las semifinales de la Champions League

·3  min de lectura
Ángel Di María, titular en el Paris Saint Germain ante Bayern Munich, por los cuartos de final de la Champions League.
Francois Mori

Paris Saint Germain, dirigido por Mauricio Pochettino y con Ángel Di María y Leandro Paredes entre los titulares, avanzó a las semifinales de la Champions League al eliminar al campeón, Bayern Munich. En el estadio Parc des Princes, de Francia, cayó por 1-0 en el partido revancha, pero hizo valer la diferencia del triunfo por 3-2 la semana pasada en el juego de ida, en Alemania.

Impacto. Un tenista argentino suspendido de por vida por arreglar partidos

Los alemanes presionaron la salida de los locales en el inicio. No obstante, la primera llegada fue de los franceses, con un disparo cruzado de Kylian Mbappé que salió desviado. Iban apenas 120 segundos de juego. A los avances de Bayern Munich le faltaron precisión dentro del área en los 20 minutos iniciales.

Kylian Mbappé remató desviado en la primera llegada del partido; el PSG apuesta a su velocidad.
FRANCK FIFE


Kylian Mbappé remató desviado en la primera llegada del partido; el PSG apuesta a su velocidad. (FRANCK FIFE/)

A diferencia del juego de ida, llegaban poco a los arcos y era muy cortado el encuentro en esta parte, sin demasiadas combinaciones y con muchas faltas. Una de ellas la sufrió Di María, tras recuperar la pelota en defensa, y quedó dolorido en una rodilla. El PSG se replegaba y salía de contra, apostando a la velocidad de Mbappé y a las piruetas de Neymar.

Un disparo de Leroy Sané desde la medialuna del área, que salió junto a un palo, fue el primer intento de peligro de los visitantes, a los 25 minutos. Enseguida, un remate similar de Joshua Kimmich tuvo el mismo destino.

Neymar encara a los defensores del Bayern Munich; el brasileño inventó tres buenas oportunidades en el primer tiempo.
FRANCK FIFE


Neymar encara a los defensores del Bayern Munich; el brasileño inventó tres buenas oportunidades en el primer tiempo. (FRANCK FIFE/)

A eso le siguió otra acción seria de los locales, con Mbappé dejando mano a mano al brasileño con Manuel Neuer, que tapó con el cuerpo al achicar velozmente. El duelo volvió a ganarlo el arquero a los 34, con un remate de Neymar que se metía junto a un palo, tras varios amagos dentro del área. A los 37, otra acción con engaño del número 10 terminó con la pelota pegando en el travesaño. Y poco después, el palo evitó el grito del mismo jugador.

Neymar al palo, dos veces

Bayern le respondió al mejor momento de los locales con un golpe de efecto: a los 40, Eric Choupo-Moting tomó el rebote de una atajada de Keylor Navas y, de cabeza, anotó el 1-0 para los alemanes, que necesitan imponerse por dos goles de ventaja.

El gol de Choupo-Moting

El arquero salvó la segunda caída de su equipo dos minutos más tarde, con un disparo de David Alaba desde afuera del área que sacó al córner con una formidable volada. El juego encontró espacios, más dinámica y mejores llegadas sobre el final de la etapa.

En el comienzo del segundo tiempo, Alaba repitió un disparo externo, de frente al arco, pero salió desviado en esta oportunidad. Neymar la pedía, se desmarcaba, fabricaba espacios, encaraba a la defensa y estuvo en posición de gol nuevamente a los 4: su disparo, algo incómodo, salió lejos, atorado por un defensor.

Benjamin Pavard aleja el peligro ante la mirada de Neymar y Julian Draxler.
FRANCK FIFE


Benjamin Pavard aleja el peligro ante la mirada de Neymar y Julian Draxler. (FRANCK FIFE/)

El brasileño no pudo conectar con el arco vacío antes de llegar a los 10 minutos, cuando Mbappé habilitó a Di María y el argentino inventó una oportunidad de gol en una baldosa ante la salida de un defensor y de Neuer. La pelota siguió su camino paralelo a la línea.

El PSG necesitaba llegar al empate para obligar a los visitantes a marcar dos tantos más. A los alemanes los apremiaba el tiempo para revertir la serie. Iban y venían en el epílogo. Sané tuvo una chance a siete del cierre y su definición salió desviada. Sufrían los franceses atrás. Se ilusionaban con algunos avances. El marcador quedó inmóvil en el 1-0 y la clasificación de los franceses a las semifinales quedó sellada, esperando al próximo rival.