Lionel Messi marcó un golazo y falló un penal en la eliminación de Barcelona al empatar con PSG por los octavos de final de la Champions League

·4  min de lectura
La decepción de Lionel Messi, que marcó el gol del empate, pero falló un penal en un instante clave del partido.
La decepción de Lionel Messi, que marcó el gol del empate, pero falló un penal en un instante clave del partido.

No hubo remontada histórica para Barcelona en el Parque de los Príncipes, donde Lionel Messi hizo un golazo y falló un penal. El empate 1-1 ante el Paris Saint Germain lo dejó afuera de la Champions League en los octavos de final, luego de haber caído por 4-1 en el partido de ida en el Camp Nou. Festejaron Mauricio Pochettino, el DT de los franceses y otros tres argentinos, Leandro Paredes, Mauro Icardi y Ángel Di María.

Champions League: la repudiable bandera contra Shakira que los “ultras” del PSG le dedicaron a Gerard Piqué

En el inicio, el equipo catalán se adelantaba en el terreno y los franceses apostaban a robar la pelota y salir rápido. Los visitantes, obligados a golear, jugaron al límite para no quedar afuera del torneo antes de cuartos de final, lo que no sucedía desde 2007 y fue imposible revertir tras la goleada sufrida como locales.

Un cabezazo por encima del travesaño de Busquets, un tiro libre desviado de Messi y un zurdazo de Dembelé que controló Keylor Navas fueron las primeras llegadas de Barcelona, luego de unos intentos frustrados al ingresar al área. De derecha, el número 11 disparó afuera desde la medialuna, a los 12. A Mingueza le impidieron el grito en otro centro. Buscaban los españoles en el primer cuarto de hora, pero sin puntería.

A los 18, Navas tuvo la primera gran atajada del juego, ante una nueva embestida de Dembelé por izquierda. El disparo cruzado se metía cuando lo pellizcó el arquero con la punta de guante derecho. Por el otro costado, Sergiño Dest llegó hasta el fondo en una acción individual cuatro minutos después y estampó la pelota contra el travesaño.

Kylian Mbappé puso el 1-0 de penal para el PSG, cuando Barcelona hacía méritos para estar en ventaja
AP


Kylian Mbappé puso el 1-0 de penal para el PSG, cuando Barcelona hacía méritos para estar en ventaja (AP /)

Leo tuvo dos oportunidades casi consecutivas en mitad de ese período. No llegó a conectar un centro de Dembelé, primero, y le salió débil la chilena, presionado por dos defensores locales. En la primera media hora, los franceses sólo probaron desde afuera. Así y todo, en un centro que fue directo a las manos de Ter-Stegen, Lenglet pisó involuntariamente a Icardi y, con ayuda del VAR, el juez señaló el penal que Mbappé no desperdició. Puso el 1-0 que desmoralizaba todavía más a los catalanes.

Mbappé puso el 1-0

Tras ello, Dembelé siguió buscando, Navas le tomó el punto a su repetida receta para definir y, amonestado Mingueza y en desventaja, el DT Ronald Koeman sacó al defensor a los 35 e ingresó Junior Firpo. De inmediato, un bombazo de Messi desde afuera del área igualó el juego. Fue el primer y único gol de jugada del rosarino en esta Champions, donde sólo había festejado de penal.

El golazo de Messi

Navas no tuvo respiro en el final de esos primeros 45 minutos. Evitó el segundo ante un disparo desde afuera del área. Y ya en tiempo de descuento, una falta a Antoine Griezmann lo puso cara a cara con Messi, al que le tapó el penal, cuyo rebote dio en el travesaño. Era la gran oportunidad de irse en ventaja para los catalanes y encarar el segundo tiempo con mejor ánimo.

Navas le atajó un penal a Messi

La segunda etapa mostró en el inicio a PSG un poco más adelantado y al Barcelona apoyándose sobre todo en la velocidad de Dembelé y las apariciones de Leo. Corrían los minutos y los visitantes no sólo perdían energías por el desgaste, sino que se les achicaba el margen de concretar la remontada y quedaban expuestos en el fondo ante los esporádicos piques de Mbappé.

Ángel Di María ingresó a los 14 minutos en el PSG. Enseguida, Messi quedó cara a cara con Navas, pero al girar dentro del área lo trabaron justo y le ahogaron un nuevo grito. En Barcelona, Trincao reemplazó a Dest, buscando más variantes en ataques. En esta etapa fueron más las intenciones que las llegadas a ambos arcos. La primera acción peligrosa se dio a los 25, con Navas desviando un cabezazo que le peinaron en el primer palo.

Volvió la leyenda: Federer ganó en Doha luego de más de 400 días sin tenis

Después, muchos centros y acciones cortadas por los defensores galos. Los catalanes tenían la pelota, pero les faltaba puntería. Los locales no lograban asociarse. Un remate desviado de Icardi faltando menos de 10 minutos y otro de Mbappé al final, en una apilada personal, fue de lo poco que mostraron los franceses en ataque en los últimos 45. No los amedrentaba el resultado ni el tiempo ni la ausencia del lesionado Neymar, observando el partido en la tribuna. La clasificación estaba al alcance de la mano. No hubo margen para la hazaña culé o la épica liderada por Messi.