"Las pruebas me respaldan, lo único que pido es justicia"

·2  min de lectura

OAXACA, Oax., julio 8 (EL UNIVERSAL).- Oaxaca de Juárez.- María Elena Ríos Ortiz, la joven saxofonista sobreviviente a una tentativa de feminicidio presuntamente ordenado por el exdiputado del PRI Juan Antonio Vera Carrizal, reprobó las acciones realizadas ayer, durante la manifestación que encabezaron familiares y empleadas del también empresario gasolinera, preso como presunto autor intelectual del ataque con ácido cometido contra la joven mixteca el 9 de septiembre de 2019.

El pasado miércoles 7 de julio, convocadas por la familia de Vera Carrizal, mujeres que integraron un reducido contingente, marcharon y realizaron pronunciamientos para exigir a la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) la libertad del exlegislador.

Uniformadas con playeras y cubrebocas alusivos y detrás de una camioneta con un espectacular, las mujeres que evitaban mostrar su rostro y caminaron hacia el zócalo de la ciudad de Oaxaca, no obstante, durante el transcurso de la protesta, un hombre identificado por este medio como Roberto Vera Carrizal, según confirmaron fuentes cercanas al caso, amenazó de muerte al reportero Ernesto Rojas Ayuzo, quien hacía un recuento de los hechos, en vivo.

Tras lo sucedido, María Elena, quien en un principio había optado por guardar silencio ante la protesta, hizo uso de sus redes sociales para manifestar: "Las pruebas me respaldan y las autoridades están obligadas a detener al quinto criminal que intentó quitarme la vida con ácido", escribió en el texto difundido este jueves.

Calificó a los actos de este miércoles como constitutivos de actos de discriminación. "Esto que están haciendo son actos que incitan al odio en contra de mi familia y de mi persona, quienes a lo largo de casi dos años hemos sido y somos víctimas, en este feminicidio en tentativa, lo único que he solicitado es justicia y legalidad", detalla el texto.

Por otro lado, María Elena menciona que la marcha celebrada para apoyar al presunto autor intelectual del ataque con ácido se pretendió imponer como un movimiento, “utilizando” a las empleadas de la familia y su dignidad para llevarlas a la protesta, en la que además se puso en riesgo su salud y la de niñas y niños que asistieron, ante la pandemia de Covid-19.

Agregó que en el movimiento feminista, las mujeres abanderan causas verdaderas y no necesitan uniformarse, ni acarrearse. María Elena reprobó además las amenazas contra el comunicador local, "si eso se atreven a hacer con ellos en público, a qué más no se volverían a atrever conmigo y mi familia", cuestionó y responsabilizó a la familia Vera Carrizal de lo que pudiera sucederles en adelante.

Al respecto, la Fiscalía de Oaxaca (FGEO) emitió un comunicado ayer para reafirmar que la justicia no se negocia con manifestaciones, mientras que inició una carpeta de investigación por las amenazas que recibió el reportero durante la cobertura de la manifestación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.