Una prueba para medir la inmunidad al COVID pronto podría estar disponible

·3  min de lectura
NIAID-RML via AP

Un análisis de sangre rápido que puede medir la inmunidad de una persona al COVID-19 con resultados rápidos podría estar disponible en Estados Unidos en breve.

La FDA, la agencia federal encargada de regular los medicamentos y los productos biológicos, está evaluando actualmente la prueba creada por los investigadores de Mount Sinai Health System, según reportó el sistema de salud en un comunicado de prensa del 13 de junio. La prueba ha recibido la certificación para su uso comercial en Europa.

¿Cómo funciona?

La prueba mide la activación de las células T de un individuo, que son glóbulos blancos que ayudan a proteger el cuerpo de un virus, y es diferente de la prueba de anticuerpos COVID-19, según el comunicado y un estudio publicado en Nature Biotechnology sobre el la prueba. Puede realizarse en menos de 24 horas.

Esto significa que puede evaluar “la inmunidad celular de la población y probar ampliamente la eficacia de nuevas vacunas”, dijo en un comunicado el Dr. Ernesto Guccione, profesor de Ciencias Oncológicas del Instituto Oncológico Tisch del Mount Sinai en Nueva York.

“La protección a largo plazo contra la infección viral está mediada tanto por los anticuerpos como por la respuesta de las células T”, señala el comunicado. Ambos forman parte del sistema inmunitario.

En el estudio, los autores mencionaron que “las células T específicas al COVID-19 pueden estar presentes en ausencia de anticuerpos”.

Se sabe que la protección contra el COVID-19 por parte de los anticuerpos, que pueden encontrarse en el cuerpo después de una infección o vacunación contra el virus, disminuye con el tiempo.

“Sabemos que las poblaciones vulnerables no siempre desarrollan una respuesta de anticuerpos, por lo que la medición de la activación de las células T es fundamental para evaluar el alcance total de la inmunidad de una persona”, dijo Guccione.

Señaló en el comunicado que la variante del coronavirus ómicron, que representa la mayoría de los casos en Estados Unidos, puede “evadir” el efecto de los anticuerpos.

Esto pone de relieve la necesidad de pruebas “que puedan medir las células T, que son más eficaces contra las variantes emergentes que preocupan”, dijo Guccione.

Aunque actualmente existe una prueba de COVID-19 autorizada por la FDA que detecta las células T, Guccione dijo a Time que es “laboriosa y requiere mucho tiempo”.

La prueba se llama T Detect y fue creada por Adaptive Biotechnologies, según la FDA. Fue autorizada para uso de emergencia en marzo de 2021.

En el estudio, los investigadores escribieron que “la falta de métodos de diagnóstico rápidos, fáciles de usar, accesibles, medibles y precisos para cuantificar la inmunidad celular impide los estudios de grandes poblaciones, afectando las estrategias de vacunación a largo plazo y las respuestas de salud pública a las pandemias globales”.

El coautor del estudio, el Dr. Jordi Ochando, profesor adjunto de Ciencias Oncológicas del Instituto Tisch, calificó su análisis de sangre rápido como “una estrategia flexible que puede aplicarse fácilmente” en el comunicado.

Mientras tanto, en lo que respecta a la posibilidad de que la población estadounidense logre la inmunidad definitiva contra el COVID-19, o inmunidad de rebaño, puede ser poco probable, escribieron los expertos del Instituto Nacional de Salud en un artículo publicado en marzo en The Journal of Infectious Diseases.

Esto se debe “a una combinación de factores que incluyen las características del virus, así como la dinámica social actual”, según un comunicado de prensa que acompaña al artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.