¿Qué hay en el proyecto de ley antidisturbios de Florida?, críticos lo califican como “vergüenza”

Gustaf Kilander
·4  min de lectura
Ron DeSantis ofrece una conferencia de prensa en la Oficina del Sheriff del condado de Polk en Winter Haven, Florida, el lunes 19 de abril de 2021. (AP)
Ron DeSantis ofrece una conferencia de prensa en la Oficina del Sheriff del condado de Polk en Winter Haven, Florida, el lunes 19 de abril de 2021. (AP)

El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, firmó el lunes un proyecto de ley llamado "antidisturbios" que los críticos han calificado de "vergüenza" por supuestamente tener como objetivo tomar medidas enérgicas contra las protestas por la justicia social.

El proyecto de ley ha sido criticado por ser demasiado amplio y vago. Va tras los manifestantes que participan en disturbios, que desfiguran monumentos históricos y que bloquean carreteras y calles. Hace que bloquear una carretera sea un delito grave, elevándola del estado de delito menor. El proyecto de ley también brinda inmunidad legal civil para quienes conduzcan sus automóviles hacia las multitudes que bloquean las calles.

Los autos han golpeado a los manifestantes al menos 100 veces desde que comenzaron las protestas en respuesta a la muerte de George Floyd, quien murió el 25 de mayo de 2020 bajo las rodillas del ex oficial de policía de Minneapolis, Derek Chauvin.

"Es realmente notable, si se mira la amplitud de esta legislación en particular, es la legislación más fuerte contra los disturbios y a favor de la aplicación de la ley en el país", dijo DeSantis durante una conferencia de prensa el lunes.

La legislación declara ilegal la "intimidación de turbas" y define la frase como tres o más personas que usan la fuerza o la amenaza de "obligar o inducir, o intentar obligar o inducir a otra persona a realizar o abstenerse de realizar cualquier acto o asumir , abandonar o mantener un determinado punto de vista en contra de su voluntad”.

La ley también refuerza las protecciones para la aplicación de la ley. La pena mínima de prisión por "agresión a un agente de la ley cometida para promover un motín" es de seis meses.

Los abogados estatales y los comisionados de la ciudad podrán apelar cualquier decisión de una localidad para reducir los fondos para la aplicación de la ley a una comisión de la administración estatal.

DeSantis dijo: “Si un gobierno local (desfinanciara a la policía), sería catastrófico y tendría terribles consecuencias para sus ciudadanos. Podremos detenerlo a nivel estatal".

Las personas podrán demandar a los gobiernos locales por los daños causados a su propiedad o cualquier lesión personal que se les haya infligido si se determina que un órgano de gobierno local ha impedido la acción policial contra los disturbios civiles.

Lee más: Joe Biden califica la evidencia de la fiscalía en el caso de George Floyd como “abrumadora”

DeSantis agregó: “Vimos el verano pasado, algunos de los gobiernos locales decían, no necesariamente en Florida, sino en todo el país, básicamente diciéndole a la policía que se retirara mientras las ciudades ardían. Eso es un incumplimiento del deber".

La ley amplía lo que se puede categorizar como un delito menor durante una protesta. A cualquier persona acusada en virtud de esta parte de la ley se le negará la libertad bajo fianza hasta su primera comparecencia ante el tribunal. DeSantis argumentó que se trataba de un esfuerzo para evitar que la gente se uniera a las protestas en curso.

El proyecto de ley establece específicamente que "no prohíbe la actividad protegida constitucionalmente, como una protesta pacífica", pero aún así ha sido criticado por demócratas y activistas que dicen que debilitará las libertades básicas, rechazará la disidencia política y atacará a las personas de color más otros grupos.

El columnista independiente, Corey Hill, argumentó que los ganadores del proyecto de ley son “el autoritarismo y la amenaza de violencia contra las comunidades marginadas. Los republicanos lo llaman un proyecto de ley antidisturbios. La realidad es que es antidemocrática, antipública y antiamericana”.

El 15 de abril, cuando la legislatura aprobó el proyecto de ley, Micah Kubic, director ejecutivo de la ACLU de Florida, dijo: “Está claro que el gobernador DeSantis y ciertos miembros legislativos tienen como objetivo cerrar el discurso político con el que no están de acuerdo en un ataque directo a la Primera Enmienda ya costa de los negros y morenos. Este proyecto de ley es una vergüenza para nuestro estado”.

Grupos de derechos civiles y demócratas estatales han dicho que el proyecto de ley viola la Primera Enmienda. Dicen que bajo la nueva ley, alguien podría estar participando en una protesta pacífica que se vuelve violenta y enfrenta cargos por delitos graves a pesar de no haber tomado ninguna acción violenta.

Relacionados

Jurado llega a veredicto en juicio contra Derek Chauvin por la muerte de George Floyd

Disturbios en Oregon después de que la policía mata a hombre

Florida: Propuesta "antidisturbios" va a manos de gobernador