Nuevas proyecciones: a cuánto llegará el dólar y un número temido en 2021

·6  min de lectura
Dólar; dólares; billetes; dólar oficia; dólar Blue
Shutterstock

El primer semestre ya finalizó y en la segunda mitad del año se suman nuevas tensiones. De cara a las elecciones, el Gobierno intenta que la suba de precios se desacelere y, aunque los economistas confían en que así será, también proyectan que para fin de año la inflación se acercará al número temido: un 50%.

De acuerdo con el informe LatinFocus de julio, que promedia las proyecciones de más de 40 consultoras y entidades financieras, tanto locales como extranjeras, el año cerrará con una inflación del 48,4%, cifra que no sufrió variaciones con respecto a la encuesta previa. Además, prevén que se desacelere a 40,7% para 2022.

Más cepo: cómo funciona la operación de moda para girar dólares al exterior

“La inflación muestra signos de desacelerar, aunque todavía sigue en niveles altísimos. Baja porque pasó el shock del primer semestre y están impactando esos dos factores: el menor ritmo de devaluación del dólar oficial y porque el Gobierno se propuso congelar las tarifas. Ese es el ritmo del 48% de inflación, además de que no se espera un shock de alimentos como hubo al principio del año”, explicó Fernando Marull, de la consultora FMyA.

Las previsiones más benévolas provinieron de Gabriel Rubinstein y Asoc (44%), Mapfre Economics (44,5%) y Oxford Economics (44,7%). En sentido contrario, UBS pronostica una inflación del 54,9%: Credit Suisse, de un 54,1%, y OJF & Asociados, de un 51,8%.

“Volvemos siempre a los instrumentos: represión de precios, intervenciones, tipo de cambio. En el medio convalidas subas salariales porque estás en proceso electoral, consolidas mayor impulso fiscal con bono para los jubilados, bono para la AUH que te van a traccionar al alza. En ese balance, la Argentina no zafa de una inflación hacia adelante que va a estar entre los 46 y los 50 puntos. La desaceleración de la inflación puede ser un hecho y podemos reafirmarlo, pero porque también el año pasado tenías todo cerrado, no podías medir la suba de precios porque no se consumía”, señaló Soledad Pérez Duhalde, economista de la consultora Abeceb.

Controles de precios de la Secretaría de Comercio Interior en un supermercado
Controles de precios de la Secretaría de Comercio Interior en un supermercado


Los controles de precios que lleva adelante el Gobierno buscan controlar la inflación

Un dólar anclado

En cuanto al tipo de cambio, LatinFocus proyecta que la depreciación del peso continuará: en un contexto de inflación de dos dígitos y “una economía frágil”, la moneda local seguirá perdiendo terreno.

“Desde diciembre las proyecciones vienen con una baja sostenida, ahora está en $112, arriba de lo que Guzmán quería (en el Presupuesto lo previó en $102,5), pero es como que le van creyendo un poco. Esto sucede porque el Gobierno está moviendo el tipo de cambio cada vez más lento, por estos días está cerca del 1,1% mensual”, resaltó Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores Económicos.

En detalle, el panel de expertos sigue ajustando a la baja. El mes pasado proyectaban un dólar oficial mayorista a $114,47 a fin de año, mientras que en julio reajustaron más de dos pesos hacia abajo, posicionando la moneda en los $112,23. Esto se debe a que el Banco Central “se apega a un tipo de cambio flotante administrado para el peso”: en el último mes la moneda se depreció un 1%, cuando en enero el ritmo era del 4%.

“En febrero cambiaste la estrategia. Empezaste a devaluar menos que la inflación, tu estrategia de precios fue congelar tarifas y tipo de cambio. Lo que estamos haciendo es la típica receta argentina, que es ir por distorsión de precios relativos para calmar los precios. E incluso hoy no funciona del todo, porque tenés otros factores: el traslado de la política monetaria a los precios se volvió un poco más rápida, lo mismo el comportamiento del dólar alternativo. En un contexto de prohibiciones cambiarias, en el cual se vuelve difícil acceder al oficial, el dólar blue cada vez más se vuelve un referente”, dijo Pérez Duhalde.

Para Tiscornia, esta tendencia no es sostenible en el tiempo. Con una inflación por encima del 3%, “no podés mover al dólar a este ritmo”. Si bien hay quienes suponen que anclar el tipo de cambio podría hacer que los precios se desaceleren, Tiscornia consideró que “nadie prevé que la inflación pueda converger al 1% en estos meses”. Como consecuencia, eventualmente el Gobierno tendrá que corregirlo, probablemente “haciendo que se mueva un poco más rápido”.

La “trampa” del crecimiento económico

A pesar de la llegada de la segunda ola de coronavirus, que pegó fuerte en la Argentina, este año la economía seguirá recuperándose. En parte por un “rebote estadístico”, es decir, que tras el desplome de 2020, sumadas las crisis de 2018 y 2019, solo resta crecer. Otro tanto, porque este año la pandemia no provocó grandes cierres económicos. En ese contexto, los economistas estiman que el PBI crecerá un 6,3%, un aumento de 0,2 puntos porcentuales frente a la encuesta previa.

Creo que el Gobierno mismo entendió que no podía repetir lo del año pasado. Primero, porque la gente no lo soportaba. Segundo, porque no tenía tanto sentido, se entendió qué eran las cosas más riesgosas y eso facilitó que no cerrara tanto la economía”, agregó Tiscornia.

En ese sentido, en abril, mayo y junio se notará el cierre económico que hubo -según el Indec, en abril la industria y la construcción cayeron 5% y 3%, respectivamente- . Sin embargo, en el segundo semestre la economía comenzará a remontar, aunque dependerá de la evolución de la variante Delta y el avance de la vacunación en la Argentina. “En el año no va a haber una gran ganancia, más allá de que estadísticamente va a dar altísimo”, completó el economista.

“El PIB debería recuperar algunas de las pérdidas del año pasado en 2021, gracias a la eliminación gradual de las restricciones en el país y en el extranjero. Sin embargo, la inflación galopante, los controles de capital y la elevada incertidumbre política limitarán el ritmo de la recuperación. Además, la incertidumbre sobre las renegociaciones de deuda en curso con el FMI y la evolución de la pandemia empañan las perspectivas”, sostuvo el informe.

Nuevas restricciones: cuáles son los vuelos aprobados y cancelados hasta el momento

Otras estimaciones de Latin Focus para 2021 señalan que el desempleo será del 11,2%, la producción industrial se ubicará en un 10,1%, las exportaciones crecerán un 9% y las importaciones un 15,6%. “Como nota positiva, a fines de junio el país llegó a un acuerdo con el Club de París para posponer los pagos programados, esquivando el default. Mientras tanto, el Gobierno extendió recientemente las restricciones existentes de Covid-19 hasta el 6 de agosto y anunció que las exportaciones de carne de res se limitarán hasta fines de 2021 en un intento por frenar la inflación, lo que aumenta las tensiones con el sector agrícola”, resumió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.