Provincia de los Kirchner, entre la crisis financiera y la puja política

Sonia AVALOS
Maestros, jubilados y funcionarios públicos se manifiestan frente a la residencia oficial de la gobernadora de la provincia de Santa Cruz, Alicia Kirchner, en Río Gallegos el 22 de abril de 2017. (TELAM/AFP | Walter Diaz)

Santa Cruz, la provincia austral que vio surgir el poder político de los Kirchner en Argentina, agoniza en medio de la crisis financiera y la puja política entre el gobierno de Mauricio Macri y la expresidenta Cristina Kirchner que sufrió allí su primera protesta.

La exmandataria fue blanco el sábado de madrugada de una protesta que derivó en graves incidentes y que sorprendió a esta figura política habituada al apoyo de multitudes, aún después de abandonar el poder en diciembre de 2015.

Kirchner acusó al gobierno argentino de buscar el ahogo financiero de Santa Cruz y de estar detrás del ataque a pedradas del sábado contra la residencia oficial donde cenaba junto a su hija, su pequeña nieta y la gobernadora Alicia Kirchner, hermana del fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007).

La provincia está sumida en una larga crisis fiscal y adeuda los sueldos de los empleados públicos, que ha provocado que el año escolar, que en Argentina empieza en marzo, no haya comenzado aún.

"¡Corrupta!", gritaban manifestantes identificados como empleados públicos, mientras lanzaban piedras a la casa y quemaban barricadas. "Eramos cinco mujeres solas con una bebé de 18 meses", tuiteó Kirchner horas después de los incidentes.

"Hacer una marcha, cortar una calle, todo está bien, pero querer entrar a una casa es una barbaridad. Rompieron vidrios y puertas, el cordón de la vereda, rompieron el nicho de gas", lamentó la expresidenta.

El presidente Macri repudió los incidentes donde tres manifestantes resultaron heridos tras ser dispersados con balas de goma y gases lacrimógenos.

"Muy grave el ataque a la residencia de la gobernadora Kirchner. Repudiamos la violencia como método, siempre", escribió en su cuenta de Twitter el fin de semana.

Cristina Kirchner aseguró que fue obra "de grupos absolutamente planificados y organizados" que responden al gobierno de Macri.

La exmandataria divulgó en redes sociales un video de la vivienda de la gobernación donde muestra la puerta de ingreso al jardín violentada, piedras y vidrios rotos como corolario de la manifestación.

Alicia Kirchner, gobernadora de la provincia patagónica, aseguró que quieren su "cabeza para la campaña electoral nacional", en declaraciones a Radio10.

Argentina tendrá elecciones de medio término el 22 de octubre.

- Fundida -

Santa Cruz está quebrada, admitió su gobernadora, que conduce desde diciembre de 2015 la provincia que su hermano gobernó dos veces antes de llegar a la presidencia en 2003.

Entre 2003 y 2015, el distrito patagónico fue conducido por peronistas que asumieron en alianza con los Kirchner pero luego marcaron diferencias.

"Tenemos una provincia en estado crítico, quebrada, con un déficit de 6.713 millones de pesos (448 millones de dólares)", dijo.

La caída abrupta de la obra pública, principal motor de la economía local, golpeó a esta extensa provincia, la menos poblada del país con poco más de 320.000 habitantes.

Depende de los recursos pesqueros, las regalías petroleras y en menor medida del turismo, pero sobre todo del Estado para salir a flote.

"Santa Cruz tiene 86.000 sueldos que pagar", dijo la gobernadora. "Necesito ayuda de la Nación", suplicó.

El gobierno nacional asegura que ha auxiliado a la provincia con fondos millonarios y culpa del descalabro fiscal a una plantilla de empleados públicos que la propia gobernadora, de centroizquierda, admitió es "desmesurada" pero se resiste a reducir por el costo social que implica.

El presidente Macri ha impulsado el ajuste de la estructura del Estado con el despido de 11.000 personas en su primer año de gobierno de derecha.

Desde que asumió Macri, la provincia recibió 85% menos de asistencia que en 2015, se retrajo 10% la obra pública y el empleo publico es la única fuente de trabajo, dijo la gobernadora.

Los intentos provinciales por buscar fondos frescos en los mercados de capitales tampoco han dado resultado.

La mitad de los maestros, los funcionarios públicos, personal de salud y parte de los jubilados aún no han cobrado su sueldos del mes pasado.

Los gremios cumplieron este lunes una jornada de paro, e instalaron una carpa inflable frente al Superior Tribunal de Justicia en Río Gallegos, la capital provincial, para "repudiar la represión" de la madrugada del sábado y "exigir el pago inmediato de los salarios adeudados", dijeron.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, envió más policías a la provincia, pero descartó una intervención federal.

El ministro prometió este lunes "colaboración" con Santa Cruz pero la condicionó a que presente "un plan serio que acompañe el esfuerzo a nivel nacional para poder ordenar las cuentas públicas", algo que no parece posible en medio de la urgencia.