Coronavirus. Reuniones de urgencia en la Casa Rosada para evaluar medidas

Jaime Rosemberg
·5  min de lectura
Conferencia de prensa de Axel Kicillof por la nuevas medidas para la provincia de Buenos Aires
Captura

Tras el decreto presidencial que determinó el retorno de las restricciones de circulación nocturnas y la prohibición de las reuniones sociales, el gobierno bonaerense de Axel Kicillof ratificó este domingo fijó un plazo de tres días para definir nuevas medidas que eviten la posibilidad de un colapso del sistema de salud, al que ven cercano en las próximas semanas mantenerse el ascenso de los indicadores actuales. Ante esta situación, la Casa Rosada convocó a distintas reuniones de urgencia , de las que participarán funcionarios de salud del AMBA y el comité de infectólogos que asesora al presidente Alberto Fernández.

El virtual ultimátum por partida doble hacia el Gobierno y, sobre todo, hacia sus vecinos de la administración porteña, coincidió este fin de semana con las advertencias de las prepagas, obras sociales y entidades del sector científico, que la provincia se encargó de replicar. En diálogo con LA NACION, en el Ministerio de Salud bonaerense puntualizaron que se definirá “en tres días” si profundizan las restricciones.

Desde la Ciudad de Buenos Aires relativizan la inminencia de un colapso y destacan el “margen de acción” que consideran que todavía existe. La situación será debatida este lunes entre las autoridades de Salud de las tres administraciones, en una reunión convocada para las 12 por la ministra Carla Vizzotti. Frente a las advertencias bonaerenses sobre la necesidad de profundizar las restricciones, desde la Casa Rosada afirmaron que el DNU “faculta a las provincias a ser más duros en medidas preventivas”. “No hace falta autorización del jefe de gabinete como antes”, respondieron. También aclararon que no sólo Kicillof está en una fase más restrictiva, y dieron el ejemplo del intendente macrista de La Plata, Julio Garro, que ordenó el cierre de locales no gastronómicos a las 20. A las 18 del lunes, el jefe de gabinete Santiago Cafiero y la propia Vizzotti escucharán al consejo de asesores e infectólogos del Presidente, junto a otros miembros del gabinete.

“Esta semana fue terrible en internaciones, y nada indica que esta semana no sea peor, es probable que la semana que viene no haya lugar para atenderse”, afirmó el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, a radio Futurock. En el mismo sentido, el ministro Daniel Gollán sostuvo que “hoy por hoy va más rápido el virus que la vacunación” y aclaró que “estamos en un nivel de camas como en el peor momento del año pasado, en este ritmo puede colapsar el sistema muy pronto”. “¡Así no se puede!”, exclamó luego por Twitter al compartir un video donde mostraba aglomeración de clientes en el shopping Unicenter.

Sin abandonar su tono de alerta, Gollán agregó que “el problema principal en CABA es el sector privado y ese sector está en situación de saturación total”, un dato que desmienten desde la administración de Horacio Rodríguez Larreta pero que es seguido con atención por las autoridades porteñas.

Desde la gobernación bonaerense agregaron que “nunca estuvimos en este nivel de ocupación de camas de terapia intensiva, con muchas localidades en el ciento por ciento de su capacidad y tres cepas distintas circulando”, afirmaron a LA NACION. Y agregaron que, más allá de las preocupaciones del Gobierno por la economía, “hoy a los negocios les va bastante mal, pero les irá peor si todo el mundo se contagia”. En ese sentido, justificaron el decreto que Kicillof firmó el viernes como suplemento del Boletín Oficial, en el que “abría la puerta” para mayores restricciones horarias a las dispuestas por la Casa Rosada en el caso de la nocturnidad (hoy es de 0 a 6), a la práctica deportiva en lugares cerrados y hasta al dictado presencial de clases en las escuelas, que podrían suspenderse “en función del riesgo epidemiológico”.

Kreplak y Gollán recibieron durante el fin de semana el apoyo de distintos actores del sistema sanitario. “Acompañamos las medidas adoptadas por el gobierno nacional que fijan un punto de partida para intentar frenar los casos, pero estamos convencidos que, en este escenario de emergencia sanitaria, es necesario tomar medidas más drásticas para reducir la escalada en la transmisión de manera rápida y contundente . A este ritmo, no hay sistema de salud que aguante”, subrayaron en la solicitada del sábado las obras sociales y prepagas más importantes del país. Un día después, distintas entidades nucleadas en el denominado Foro de Sociedades Científicas y organizaciones de la sociedad civil dieron su “apoyo” a ese comunicado, y expresaron que hacen falta medidas “estrictas, oportunas y necesarias para reducir la escalada en la transmisión” del virus. Durante el reportaje, Kreplak se mostró preocupado “por lo que sigue pasando en el transporte público”, y si bien negó alguna medida inminente en las escuelas pidió “no hacer nada que no sea indispensable, no hay que ver a los amigos, a los familiares, y si todo sale bien estaremos en alguna posición distinta”, en “4 o 5 semanas”, cuando la vacunación haya avanzado.

Cruzando la avenida general Paz, desde la administración porteña no niegan que la situación sea “preocupante” pero matizan la necesidad de medidas más restrictivas. “Objetivamente la situación es complicada, aunque la provincia vive un momento diferente al de la ciudad, acá no llegamos al pico de ocupación de camas de agosto pasado”, afirmó a LA NACION una fuente cercana al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. Fuentes de la calle Uspallata detallaron que el sistema público está en el “48 por ciento” de ocupación de camas de terapia intensiva, el privado en “poco más del 70 por ciento” pero que la situación mejorará con el cierre de las internaciones no Covid que ya se está dando en muchos hospitales de la ciudad. El porcentaje de ocupación de camas para enfermos moderados es del 30 por ciento, y la edad promedio de los contagios y enfermos “viene bajando”, agregaron cerca del jefe de gobierno porteño, y recordaron que Rodríguez Larreta pidió en su charla con el Presidente “no guiarse solo por la cantidad de casos” para tomar medidas más drásticas. Mañana por la mañana, Rodríguez Larreta reunirá a su “mesa Covid”, conformada por un puñado de funcionarios de confianza, para evaluar la marcha de las medidas de control de la pandemia.