La provincia española de Afganistán, amenazada de nuevo por los talibanes 20 años y 100 muertos después

·5  min de lectura

El 24 de enero de 2002, solo unos meses después de los atentados en las Torres Gemelas de Nueva York (Estados Unidos), llegaba a Afganistán el primer contingente español, con el objetivo de apoyar al Gobierno interino afgano en sus labores de reconstrucción del territorio. Lo hacían en un contexto complicado, tras el Gobierno de los talibanes y el enfrentamiento de estos con las tropas internacionales lideradas por Estados Unidos. 

Más de 19 años después, en mayo de 2021, los últimos militares españoles retornaban a Madrid acabando con su presencia en el territorio. Dos décadas que se han saldado con la muerte de 102 efectivos y que pueden terminar ahora con la recuperación a manos de los talibanes de uno de los principales enclaves de la misión española: Badghis.

La provincia de Badghis vuelve a estar amenazada por los talibanes. (Photo by -/AFP via Getty Images)
La provincia de Badghis vuelve a estar amenazada por los talibanes. (Photo by -/AFP via Getty Images)

Esta provincia, que se encuentra al noroeste de Afganistán, está bajo asedio de las fuerzas talibanes que, tras controlar todos los distritos circundantes de la zona, lanzaron el ataque a la capital, Qala-i-Naw, en la primera ofensiva a una capital de provincia desde que el año pasado firmaran con Estados Unidos en Doha un acuerdo para encontrar una salida a casi veinte años de guerra.

Qala-i-Naw fue el escenario en el que las fuerzas españolas se desplegaron durante casi una década, de 2005 a 2013, en su misión más duradera en el país bajo el mando de la OTAN, y en el que pusieron en marcha un hospital de campaña y el equipo de reconstrucción provincial, con el cometido de asistir al gobierno provisional afgano en el mantenimiento de la seguridad ante la amenaza talibán. 

Sin embargo, apenas ocho años después de su repliegue en el país, la región vuelve a estar en riesgo de caer nuevamente a manos talibanes, que realmente nunca llegaron a desaparecer del país y que ante la menguante presencia internacional va recuperando las posiciones que ya controlaba hace dos décadas.

En el caso de la capital de Badghis, los insurgentes han logrado entrar de nuevo a la ciudad con un ataque que ha sembrado el pánico entre la población y que ha forzado a la rendición de diversos efectivos de las fuerzas de seguridad locales.

El jefe del Consejo provincial explicó a la agencia AFP que "Qala-e-Naw está en un estado de confusión, las fuerzas de seguridad y la gente no saben qué hacer y más de 200 prisioneros en la prisión central de Badghis han roto la puerta de la prisión y han escapado”. 

The Guardian reporta que en esta primera tentativa los talibanes habrían fracasado a la hora de dominar la ciudad en su conjunto, pero el rápido avance que están teniendo los insurgentes en el país hace pensar que no será la última.

Tropas españolas en Badghis en 2008. (ALBERTO MARTIN/AFP via Getty Images)
Tropas españolas en Badghis en 2008. (ALBERTO MARTIN/AFP via Getty Images)

El cometido español en esta provincia se desarrolló en el marco de la ISAF (International Security Assitance Force) de la OTAN, evolución de la misión Libertad Duradera que puso en marcha Washington tras los atentados a las Torres Gemelas. En la que fue la principal iniciativa española en suelo afgano, los militares se hicieron cargo, entre otras capacidades, del Equipo de Reconstrucción Provincial de Badghis, de la Unidad Médica de Apoyo al Despliegue, y también la Guardia Civil, a través de diferentes contingentes, contribuyó a mejorar y normalizar el funcionamiento de la policía afgana. 

Finalmente, en 2013 España abandonaba su presencia en Badghis y desde entonces ha ido reduciendo su contingente hasta la marcha en este 2021 de los 24 últimos soldados. Estas casi dos décadas en suelo afgano han estado llenas de dificultades. Las tropas han recorrido tres millones de kilómetros, han realizado 28.000 patrullas y han efectuado 1.400 misiones de desactivación de explosivos.

También ha habido que lamentar más de un centenar de víctimas, concretamente 102 militares españoles que han perdido la vida en Afganistán, ya sea en accidentes o atentados. 

Sin duda, el más famoso fue el del Yak-42, cuando el avión en el que viajaban los militares españoles procedentes de Afganistán, tras cuatro meses de misión, se estrelló en Turquía.

Placa que recuerda a los soldados españoles muertos en el accidente del Yak-42.  (Photo by Paco Elvira/Cover/Getty Images)
Placa que recuerda a los soldados españoles muertos en el accidente del Yak-42. (Photo by Paco Elvira/Cover/Getty Images)

Afganistán, en llamas

Sin embargo, el ataque a Badghis no ha sido aislado. Desde mediados de abril, cuando el presidente estadounidense Joe Biden anunció el fin de la "guerra eterna" de Afganistán, se han sucedido los ataques y los talibanes han avanzado mucho en todo el país. 

Sus logros más significativos se han producido en la mitad norte del país y se estima que actualmente los insurgentes controlan un tercio de los 421 distritos y zonas del país, aunque ellos aseguran que está bajo su poder el 85% del territorio.

Cabe recordar en este sentido que Estados Unidos ha sido el país más activo en suelo afgano las últimas décadas y que a partir del 31 de agosto saldrán las últimas tropas del país, admitiendo que “mantener el status quo no era una opción”. 

Así pues, los occidentales se retiran, los talibanes avanzan y parece que la situación vuelve a asemejarse a principios de siglo. Dos décadas en las que Afganistán no ha conseguido ser un país más estable en el escenario internacional.

EN VÍDEO I Arrastrándose por llegar a la meta: este marine quiso honrar así a sus amigos muertos

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.