Provincia: crece la presión de sindicatos docentes, pero no se suspenden las clases presenciales

María José Lucesole
·4  min de lectura
Por el momento, la Provincia no suspende la presencialidad en las escuelas
Tomas Cuesta / LA NACION

LA PLATA.– Pese a la presión de los sindicatos docentes de la provincia de Buenos Aires, que reclaman suspender la enseñanza presencial, el gobierno de Axel Kicillof informó hoy de manera contundente: “No hay intención de habilitar la suspensión de clases”.

Así lo expresó el jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, que tiene potestad para restringir las clases presenciales, en función de la situación epidemiológica de cada municipio de esta provincia en relación a la pandemia de Covid-19. El funcionario pidió cautela y no encender alarmas en la comunidad de cinco millones de alumnos que estudian en más de 18.000 escuelas bonaerenses.

Hoy, casi la mitad de los municipios –66 sobre 135– están en fase 3, aunque podrían ser objeto de modificaciones. Hay otros 62 partidos en fase 4 y siete en fase 5.

"No hay intención de habilitar la suspensión de clases", informó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco
GPBA


"No hay intención de habilitar la suspensión de clases", informó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco (GPBA/)

Si bien pidió cautela, Bianco reconoció que la decisión de mantener la presencialidad en las aulas puede cambiar: “Día tras día estamos monitoreando el aumento de casos y de ocupación de camas para evaluar si se requiere la implementación de medidas más restrictivas, y seguimos trabajando en coordinación con el Estado nacional y el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

El jefe de Gabinete de Kicillof admitió además que los gremios del Frente de Unidad Docente ya solicitaron suspender las clases presenciales en una reunión ocurrida ayer para repasar la situación epidemiológica.

Participaron de ese encuentro la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila; el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, y referentes de los sindicatos Suteba, FEB, UDA, Udocba y Sadop en el Frente de Unidad Docente, entre otros.

Según el gobierno bonaerense, no son altos los números de contagios en las escuelas de la provincia
Tomás Cuesta


Según el gobierno bonaerense, no son altos los números de contagios en las escuelas de la provincia (Tomás Cuesta/)

“Los sindicatos hicieron un pedido de suspensión temporal –admitió Bianco–. Se llegó al consenso de que no hay números altos en el sistema educativo. Menos de un 7% de casos son en las escuelas. No es un número extraordinario”.

Sin embargo, uno de los principales aliados del gobierno en los sindicatos de la educación ya adoptó una posición más dura: el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, manifestó su preocupación por el aumento de contagios de coronavirus y pidió medidas más restrictivas para evitar la propagación en las escuelas.

Baradel consideró que las cifras de la segunda ola son “alarmantes”, lo que puede repercutir en la presencialidad que establecieron las instituciones educativas.

Indicó que ayer se conformó un comité de crisis que volverá a reunirse el jueves y señaló: “Por los aumentos de casos en algunos distritos, entendemos que en forma focalizada y de manera temporal se deben aplicar restricciones”.

Roberto Baradel: "Por los aumentos de casos en algunos distritos, entendemos que en forma focalizada y de manera temporal se deben aplicar restricciones"
Roberto Baradel: "Por los aumentos de casos en algunos distritos, entendemos que en forma focalizada y de manera temporal se deben aplicar restricciones"


Roberto Baradel: "Por los aumentos de casos en algunos distritos, entendemos que en forma focalizada y de manera temporal se deben aplicar restricciones"

Baradel expresó que “el trabajo desde la virtualidad no reemplaza la presencialidad, pero hay cuestiones de fuerza mayor que ameritan restringir la circulación de las personas”. Y agregó: “En las escuelas los protocolos se cumplen, pero estamos detectando que impactan la circulación de las personas y las conductas sociales no adecuadas con respecto a los cuidados a tener”.

Más dura aún se manifestó la línea Azul y Blanca de Suteba, alineada con la CCC y crítica de Baradel: “Se verifica en las escuelas una cantidad creciente de docentes, auxiliares y alumnos/as en situaciones de contagio y aislamiento, lo que lleva progresivamente al cierre temporario de burbujas. Las informaciones provenientes del Ministerio de Salud provincial auguran que esto se va a profundizar”, indicó.

“Es fundamental que se incremente de manera urgente e intensiva la vacunación masiva a docentes y auxiliares de la educación para garantizar la presencialidad segura. Solicitamos también a las autoridades educativas que informen sobre la cantidad de vacunas aplicadas a este grupo”, sumó la agrupación. Según informó ya el gobierno bonaerense, los docentes vacunados suman 53.000, es decir, un octavo de los casi 400.000 trabajadores de la educación de este territorio.

Simulacro de vacunación en la escuela provincial N°48 de La Matanza, donde se vacunarán docentes y mayores de 70 años a partir de esta semana.
Municipalidad de La Matanza


En la Provincia fueron vacunados un octavo de los docentes, según datos oficiales (Municipalidad de La Matanza/)

“No se cumplen los protocolos sanitarios de higiene, distanciamiento o ventilación en los transportes públicos, que buena parte de nuestras/os docentes y familias utilizamos”, añadió la línea Azul y Blanca de la CCC Suteba.

“Consideramos imprescindible la suspensión temporaria de la presencialidad, trabajando al mismo tiempo en vacunación e infraestructura. La conducción provincial del Suteba debe hacerse cargo de estos reclamos, ya que no ha estado lamentablemente a la altura de las necesidades de la docencia bonaerense que padecen estas graves insuficiencias del gobierno provincial ante el severo crecimiento de los contagios de Covid”, dijo la línea opositora.

En tanto, el secretario general de Udocba, Miguel Díaz, afirmó que la reunión que ayer mantuvieron los gremios de la educación con autoridades provinciales fue “muy pobre” y anunció una medida de fuerza de 24 horas para mañana, tras el importante incremento de casos en territorio bonaerense. El paro no fue avalado por el conjunto de los sindicatos que integran el Frente de Unidad Docente.