Provincia de Buenos Aires: tomarán pruebas de nivel a los alumnos de tercero y sexto grado

·5  min de lectura
Las pruebas se harán a fines de este mes y mediados del próximo
Las pruebas se harán a fines de este mes y mediados del próximo - Créditos: @DIEGO SPIVACOW

LA PLATA.— Por primera vez después de la pandemia el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires tomará pruebas a los niños de primaria para establecer el nivel de aprendizaje: lo conocimientos que se han perdido y los que se deben recuperar.

El 27 de este mes y el 11 de julio tendrán lugar las pruebas de nivel de prácticas de lenguaje y matemáticas para todos los niños de tercero y sexto grado que cursan primaria en las escuelas de este territorio. La evaluación se hará a todos los alumnos de esos años, tanto de escuelas públicas como privadas: son 297.920 alumnos de tercer grado de primaria y 293.276 alumnos de sexto grado de primaria.

El director general de Cultura y Educación, Alberto Sileoni, hizo el anuncio esta mañana. La medida que se adoptó tras dos años de clases presenciales discontinuadas por el Covid- 19, como parte de una agenda de “educación pública de calidad”, según dijo el funcionario.

La identidad sexual de las células, la revolucionaria investigación de una genetista española

“Se hacen para tener información reunida acerca de la situación en que se encuentran los niños que han retornado a la presencialidad después de un bienio de presencialidad alternada”, dijo Mirta Torres, directora de primaria de la Dirección General de Cultura y Educación.

“Los resultados se van a analizar en relación con lo esperable si hubieran tenido un bienio de escolaridad cotidiana —dijo Torres—. Son resultados que se van a analizar en el interior de las escuelas y en el sistema educativo para definir con qué estrategias se puede fortalecer el rendimiento de los chicos a lo esperable en el año que cursan”.

Los resultados de las pruebas no se relacionarán con la calificación de los niños: son indicadores para fortalecer la enseñanza —aclaró Torres—. La idea es seguir avanzando en los aprendizajes. Los resultados van a ser analizados en las escuelas y los distritos para definir aspectos a revisar estrategias de enseñanza y ajustar, recuperar contenidos y acercarnos a las metas para volver a tomar otra prueba hacia octubre”.

Las pruebas de tercer y sexto años son pruebas provinciales que, en principio, tienen lugar este año para obtener información actualizada de la situación de los aprendizajes después del bienio de la pandemia. La Provincia se propone relevar en qué aspectos específicos es necesario intensificar la enseñanza para llegar a que cada alumno acceda a los conocimientos esperados para el año que cursa. No está prevista como “anual” pero podría serlo si efectivamente deja a la vista informaciones que permitan mejorar la enseñanza.

Estas evaluaciones no se relacionan con las pruebas Aprender que es una muestra nacional, que se toma anualmente de manera alternada primaria-secundaria. En Primaria se toma a alumnos de 6°. Este año, para Aprender, corresponde evaluar secundaria. “Son pruebas distintas. La provincial las elabora sobre una serie de contenidos trabajados en 3° y 6° desde el inicio del año, es decir, se evalúa puntualmente lo que se enseñó o debió haberse enseñado, sobre contenidos que las y los docentes conocían de antemano y para cuya enseñanza dispusieron de materiales y contaron con acompañamiento para sostener una tarea continua en las aulas”, dijo Torres.

Luego de las pruebas de primaria el gobierno provincial buscará nuevas estrategias de enseñanza y trabajar con grupos de estudiantes que requieran profundizar la tarea sobre contenidos básicos imprescindibles para seguir aprendiendo.

La prueba no se relaciona con la calificación de los alumnos sino que revela los contenidos que necesitan retomarse.

Las y los maestros así como los equipos directivos y de supervisión recibirán “claves de corrección” para, “corregir” las pruebas. Las claves proponen correcto, parcialmente correcto o incorrecto. El parcialmente correcto correcto revela los avances en el proceso de aprendizaje, una información importante para el docente: no llegó al resultado de cierto problema pero inició una resolución. Por ejemplo se podrá determinar si un niño narró coherentemente un episodio del cuento pero necesita atender a la puntuación para hacer su texto más comprensible para el lector externo.

En cada escuela se elaborará por grado un listado con los resultados por niño de cada ítem. En la escuela tendrá lugar la primera discusión sobre qué aspectos (la puntuación de sus propios escritos, en 6°, por ejemplo) será necesario planificar secuencias de trabajo que focalicen el problema y tiendan a mejorarlo. Cada inspector enviará los resultados y tres pruebas por grado ( la número 3, la 11 y la 15 según listado) a la dirección general de Cultura y Educación.

Luego en la primera semana de septiembre se hará una revisión general sobre las pruebas en función a resultados, debilidades y fortalezas por área, grado y se relevarán datos sobre contenidos cuya enseñanza debe reforzarse para, conjuntamente con Formación Permanente, encarar el trabajo con los maestros para discutir con ellas y ellos diversas estrategias de enseñanza que fortalezcan la tarea en las aulas.

A fines de septiembre tendrá lugar la segunda prueba para observar los avances y las metas alcanzadas o no respecto a los aprendizajes esperables por año y área.

El anuncio del gobierno de la provincia de Buenos Aires tiene lugar en medio de una polémica que se suscitó con el inicio de las temperaturas más bajas del año dado el problema de calefacción que obligó a suspender clases o reprogramar horarios en centenares de establecimientos. Las dificultades para dar clases con regularidad alcanzan a unos 350 establecimientos sobre un total de 11.000 escuelas que funcionan en este territorio.

El gobernador Axel Kicillof aseguró que desde el inicio de su gestión se activaron 4000 obras de infraestructura escolar.

En la ciudad

La semana pasada, el Ministerio de Educación porteño difundió el resultado de una evaluación similar: el censo de evaluación educativa para alumnos de primaria (Fepba) y secundaria (Tesba) de escuelas públicas y privadas. El organismo publicó los informes de esos exámenes que dan cuenta del nivel de aprendizaje logrado por los estudiantes en el periodo 2021. Se evaluaron contenidos de lengua y matemática y reflejaron una tendencia a la baja en el rendimiento de esas asignaturas.

Desde la cartera que conduce Soledad Acuña, sostuvieron que el desempeño es consecuencia del cierre de las escuelas durante la pandemia y la falta de presencialidad. Por otro lado, señalaron que se requerirán tres años de medidas extraordinarias para mejorar los resultados hasta recuperar los valores de la prepandemia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.