¿Cómo es el protocolo de devolución de inmigrantes en la frontera de Ceuta?

Madrid, 19 may (EFE).- La llegada en solo dos días a la ciudad española de Ceuta, en el norte de África, de unos 8.000 inmigrantes, entre ellos 1.500 menores, ha hecho que el Gobierno español ponga "todos los medios necesarios" para devolver "por los cauces establecidos" a quienes han entrado irregularmente. Más de la mitad -5.600- ya han sido devueltos, aunque sin detallar qué protocolo se ha seguido.

Unas devoluciones que se están produciendo de forma inmediata, según subrayó en el Congreso español este miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y después de que ayer el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, afirmara que se están realizando "por los cauces establecidos" y conforme al acuerdo firmado con Marruecos en 1992.

Aunque no precisó claramente cuál es el protocolo que se está siguiendo en cada momento, Grande-Marlaska negó que se estén devolviendo a menores de edad a Marruecos porque, dijo, los niños tienen un "estatus especial" y se tiene en cuenta el interés superior del menor.

Sin embargo, varias ONG ponen en duda estas afirmaciones ya que entienden que no se está llevando a cabo un proceso con "suficientes garantías", especialmente en la identificación de la edad de posibles menores.

¿CÓMO ES EL PROCESO DE DEVOLUCIÓN?

En el caso de Ceuta y Melilla, las dos ciudades españolas situadas en el norte de África, la ley de Extranjería de España cuenta con una disposición adicional de la ley de Seguridad Ciudadana que regula las devoluciones de inmigrantes, avaladas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y, posteriormente, por el Tribunal Constitucional español.

La norma fija que "los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla mientras intentan superar los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España".

En todo caso, añade, el rechazo se realizará "respetando la normativa internacional de derechos humanos y de protección internacional de la que España es parte", lo que, según dijo a Efe Francisco Solans, abogado experto en extranjería, no está ocurriendo en Ceuta.

"Con las cifras que se están produciendo y dada la imposibilidad de prestar asistencia letrada a 2.700 personas en un sólo día, parece muy evidente que el Ministerio del Interior está aplicando el rechazo en frontera no bajo los requisitos impuestos por el Constitucional, sino de manera totalmente ilegal", opinó.

Todas las personas que sean devueltas en la frontera, añade el letrado, tienen que pasar por una identificación y un expediente que permita el pleno control judicial: "yo te he visto entrar, te doy media vuelta, te abro la puerta y te echo, es completamente ilegal", recalcó.

UN ACUERDO QUE OBLIGA A MARRUECOS PERO NO EXIME A ESPAÑA

Las devoluciones que se están realizando en el paso fronterizo del Tarajal de Ceuta también están amparadas, según argumenta el Gobierno español, en un acuerdo firmado con Marruecos en 1992 por el que el país vecino está obligado a readmitir a las personas expulsadas desde España que se pueda demostrar que proceden de territorio marroquí.

Un convenio que "obliga" a Marruecos "pero que no exime de ninguna manera a España" de cumplir con los procedimientos internos y con los derechos de esas personas, que tienen que ser identificadas y tienen derecho a asistencia letrada.

"Es muy complicado lo que está pasando pero la ley es la ley y tienen que cumplirla", asevera el experto.

LOS MENORES NUNCA PUEDEN SER DEVUELTOS

No en todos los casos se puede realizar un proceso de devolución. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con las mujeres embarazadas, con los solicitantes de asilo o de protección internacional, con las víctimas de trata, con los menores o con los niños que viajan solos.

"Los menores no pueden ser devueltos ni en caliente ni en ningún otro modo en tanto no se localice a sus padres o tutores legales en sus ciudades", señaló a Efe el abogado Felipe Garoña.

En el caso actual son 1.500 menores los que han entrado en los últimos dos días desde Marruecos a Ceuta, según datos oficiales.

En estos supuestos, la tutela la asumen los servicios competentes en materia de protección de menores de Ceuta.

Si no se puede determinar la minoría de edad por falta de documentación, tienen que practicarse las pruebas médicas necesarias para establecer su edad. Unos estudios que, según dijo ayer Grande-Marlaska, comenzarán a hacerse "en los próximos días", cuando la situación esté normalizada.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.