Protestas: la tensión racial en EE.UU. profundiza la polarización política

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- La polarización política que recorre a Estados Unidos de costa a costa -la grieta- se profundizó con la ola de protestas en contra de la violencia racial y la brutalidad policial por el asesinato de George Floyd, y la reacción a la nueva crisis del presidente, Donald Trump , quien recibió durísimas críticas, una vez más, luego de que su gobierno despejó con gas lacrimógeno y balas de goma una protesta pacífica frente a la Casa Blanca.

La escena de Trump cruzando a pie el Parque Lafayette junto a sus colaboradores más cercanos y el Servicio Secreto, y luego posando delante de la Iglesia Saint John's, una capilla histórica en Washington, donde minutos antes cientos de manifestantes se habían arrodillado resistiendo la carga de las fuerzas federales, generó una dura condena de demócratas, líderes religiosos y también incluso de algunas figuras republicanos. Pero los aliados más férreos de Trump lo respaldaron, y la Casa Blanca difundió un pulido video de toda la movida en las redes sociales.

La furia por la foto de Trump creció luego de que se supo que el propio fiscal General, William Barr, había ordenado el operativo de las fuerzas de seguridad federales que reprimieron la protesta. El plan, según informaron medios locales, fue ideado antes que Trump decidiera que quería la foto delante de la iglesia. Ayer, cientos manifestantes regresaron al mismo lugar. Un cura llevaba un barbijo con la leyenda: "No puedo respirar", y otro manifestante llevaba un cartel que decía: "Jesús es el Señor, no Trump".

EE.UU.: una historia marcada por episodios de racismo que terminaron en disturbios violentos

Trump, quien se declaró el presidente de "la ley y el orden" mientras las fuerzas federales dispersaban con gases y escudos a la gente, se felicitó a si mismo en Twitter por lo que consideró había sido un exitoso operativo de seguridad en la capital del país el lunes, con un inédito despliegue que incluyó a prácticamente todas las agencias federales de seguridad y la Guardia Nacional. Hubo camiones blindados en las calles de la ciudad, y un helicóptero Blackhawk del Ejército sobrevoló Chinatown por la noche sobre un grupo de manifestantes.

Con la mente puesta en las elecciones -los blancos evangélicos son un pilar de la coalición trumpista-, Trump promocionó su caminata y su foto ante la iglesia, y se felicitó a si mismo en Twitter por la inédita demostración de fuerza que se vivió en D.C..

"Gran trabajo hecho por todos. Fuerza abrumadora. Dominación. Del mismo modo, Minneapolis fue genial (¡gracias, presidente Trump!)", tuiteó por la mañana.

Indignada, la obispa Mariann Edgar Budde de Washington dijo que la movida del mandatario sosteniendo la biblia después de su mensaje y de despejar la manifestación del parque, delante de la iglesia, había sido "antitético a las enseñanzas de Jesús". Y Gini Gerbasi, rectora de la iglesia Saint John's de Georgetown, dijo que había sido un "sacrilegio".

Los aliados de Trump defendieron al mandatario. "La profanación de la iglesia de St. John por una multitud enojada fue un acto de cobardía. El presidente Trump delante de la iglesia sosteniendo una Biblia es un acto de liderazgo valiente", dijo Sarah Huckabee Sanders, quien fue secretaria de prensa de Trump, y es uno de sus más fervientes defensores.

Racismo: por qué volvió la furia a las calles de EE.UU.

Pese a la amenaza de Trump de despachar al ejército para "dominar" las calles de Estados Unidos, sofocar las protestas y poner punto final a la violencia, hubo manifestaciones multitudinarias en Los Ángeles, Nueva York, Filadelfia, Chicago y Washington, entre otras ciudades. Hubo, esta vez, no sólo mensajes contra la violencia racial y la brutalidad policial. También hubo mensajes contra el propio Trump. Expertos legales señalaron que el presidente tiene la autoridad bajo la Ley de Insurrección de 1807 de emplazar al ejército a estados que no son capaces de controlar una insurrección o que desafían la ley federal.

Joe Biden , virtual candidato presidencial de los demócratas y rival de Trump para las elecciones presidenciales de noviembre, brindó su primer discurso desde que el país quedó confinado por la pandemia del coronavirus , y aprovechó la oportunidad para deshilachar al mandatario. Biden había perdido mucho protagonismo en la campaña y el discurso -y la crisis- no sólo le dio una oportunidad de "salir del sótano", sino además de marcar un contraste con Trump y arengar a su base de votantes. Biden también atacó a Trump por su foto frente a la iglesia, y le prometió al país que no traficará con "miedo y división".

"Donald Trump convirtió a este país en un campo de batalla dividido por viejos resentimientos y nuevos temores", dijo Biden, hablando delante de banderas estadounidenses en la alcaldía de Filadelfia. ¿Es esto lo que somos? ¿Es esto lo que queremos ser? ¿Es esto lo que queremos transmitir a nuestros hijos y nietos? ¿Miedo, ira, señalar con el dedo, en lugar de buscar la felicidad? ¿Incompetencia y ansiedad, autoabsorción, egoísmo?", remarcó.

Unas horas después del discurso de Biden, llegó la respuesta de Trump. "La debilidad nunca vencerá a anarquistas, saqueadores o matones, y Joe ha sido políticamente débil toda su vida. ¡LEY Y ORDEN!", tuiteó.