Protestas por la retirada de Turquía de un tratado que protege a las mujeres

·4  min de lectura
Manifestantes sostienen un cartel con la leyenda "Deroguen el decreto y respeten la Convención de Estambul"
ADEM ALTAN

ESTAMBUL.- Miles de personas salieron a las calles este sábado en Turquía para pedir al presidente Recep Tayyip Erdogan que revoque su decisión de retirar al país de un emblemático tratado internacional firmado en 2011 que intenta combatir la violencia contra las mujeres.

“Anula tu decisión, aplica el tratado!”, coreaban miles de mujeres y hombres congregados en el distrito de Kadikoy, en Estambul. Los manifestantes portaban retratos de mujeres asesinadas y pancartas que rezaban: “Esta guerra la ganarán las mujeres”

”Estoy harta de este Estado patriarcal. Estoy harta de no sentirme segura. ¡Ya basta!”, declaró Banu, una de las manifestantes.

En Ankara y Esmirna (oeste) también se celebraron concentraciones, menos numerosas, según los medios.

Colapso en Brasil: por primera vez faltó oxígeno en San Pablo para tratar pacientes con coronavirus

La decisión de abandonar este tratado, el primer instrumento supranacional que fija normas obligatorias para evitar la violencia contra las mujeres en una treintena de países, fue anunciada en un decreto presidencial publicado la noche del viernes al sábado. La decisión provocó críticas de la Unión Europea y la ira de organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres del país, donde los femicidios aumentan desde hace una década.

Manifestación de mujeres en Estambul, Turquía
BULENT KILIC


Manifestación de mujeres en Estambul, Turquía (BULENT KILIC/)

La retirada de Turquía del Convenio de Estambul es una “noticia devastadora” y “pone en entredicho la protección de las mujeres” en este país, lamentó el Consejo de Europa, una institución de la que Ankara es miembro y en el marco de la cual firmó este tratado en 2011.

”Este es el verdadero rostro del gobierno turco actual: desprecio completo del Estado de derecho y disminución total de los derechos humanos”, denunció en Twitter el relator del Parlamento Europeo para Turquía, Nacho Sánchez Amor.

“Freddie” Klein, el trumpista vinculado con la última dictadura argentina que está detenido por el asalto al Capitolio

El presidente turco ya mencionó la posibilidad de retirarse de este tratado el año pasado, en un intento de granjearse el apoyo de los votantes más conservadores en un momento de crecientes dificultades económicas. Con este decreto, Erdogan cede ante la presión de grupos conservadores e islamistas, que alegan que los términos del Convenio atentan contra los valores familiares “tradicionales”, al defender la igualdad entre los sexos, y favorecen a la comunidad LGTB, ya que pide que no se discrimine a las personas por su orientación sexual.

Luchas de las mujeres

Los detractores del presidente turco condenaron inmediatamente la retirada de Turquía. ”Anunciar, en plena noche, la retirada de Turquía del Convenio de Estambul, cuando cada día se cometen violencias contra las mujeres, nos llena de amargura”, dijo el alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu, uno de los principales rivales del jefe de Estado turco,

Es una decisión que “pisotea la lucha que llevan a cabo las mujeres desde hace años”, agregó.

La organización de mujeres Kadem (conservadora), afín al gobierno y que cuenta entre sus miembros con una hija del presidente Erdogan, también expresó su disgusto y subrayó que la Convención de Estambul “jugaba un papel importante en la lucha contra la violencia”. El Convenio de Estambul obliga a los gobiernos a adoptar leyes que castiguen la violencia doméstica y abusos similares, incluida la violación conyugal y la mutilación genital femenina. Frente a esta avalancha de críticas, el gobierno intentó subrayar su compromiso en la lucha contra la violencia de género. ”Nuestras instituciones y nuestras fuerzas de seguridad seguirán luchando contra la violencia doméstica y la violencia contra las mujeres”, declaró el ministro de Interior, Suleyman Soylu.

Más de 300 femicidios por año

Los asesinatos de mujeres y la violencia machista son un mal crónico en Turquía. En 2020, más de 300 mujeres murieron a manos de sus parejas o exparejas, según la asociación “Pondremos fin a los femicidios”.

A principios de marzo, hubo una conmoción en el país por la publicación de un video que mostraba a un hombre que golpeaba a su exmujer en el suelo, en plena calle, en presencia de la hija de ambos. El agresor fue detenido y Erdogan anunció la creación de una comisión parlamentaria para analizar la legislación en vigor y los medios para luchar contra este tipo de violencia.

Pero las asociaciones de defensa de los derechos de la mujer acusan al gobierno de no aplicar la ley con firmeza y consideran que el sentimiento de impunidad reinante ampara los crímenes.

Agencia AFP