Protestas por la presidencia de turno de Corea del Norte en Conferencia de Desarme

·2  min de lectura

Corea del Norte evitó este jueves las sutilezas diplomáticas y adoptó un tono combativo al asumir la presidencia de turno de la Conferencia de Desarme, en Ginebra.

"Mi país todavía está en guerra con Estados Unidos", declaró el embajador norcoreano ante la ONU, Han Tae-Song.

Unos 50 países protestaron por el hecho de que Corea del Norte, un país armado nuclearmente y muy impredecible, haya sido designado para dirigir el foro multilateral sobre desarme, que tendrá lugar durante las próximas tres semanas.

A Corea del Norte le tocaba presidir la conferencia en esta ocasión porque esa función se atribuye por orden alfabético (a partir de los nombres de los países en inglés) entre los 65 miembros del cuerpo.

Pero, pese a que a Corea del Norte le correspondía automáticamente presidir la Conferencia, decenas de organizaciones no gubernamentales instaron a los países a abandonar la sala de la conferencia en señal de protesta.

No hubo ninguna desbandada masiva pero muchas naciones decidieron enviar únicamente a diplomáticos de bajo rango, y Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido, Australia y Corea del Sur, entre otros, aprovecharon la ocasión para criticar a Corea del Norte sobre sus pruebas de misiles balísticos y un temido ensayo nuclear, que sería el primero desde 2017.

"Seguimos fuertemente preocupados por las acciones imprudentes de la República Democrática de Corea, que continúan socavando seriamente el verdadero significado de la Conferencia de Desarme", declaró la embajadora australiana Amanda Gorely, en nombre de un grupo de países.

La decisión de permanecer en la sala no debería interpretarse como un "consentimiento tácito" a las violaciones de Corea del Norte del derecho internacional, insistió.

El embajador norcoreano se limitó a contestar: "El presidente toma nota de su declaración".

La Conferencia de Desarme no es ningún cuerpo de Naciones Unidas, pero se reúne en la sede de la ONU en Ginebra. Es un foro multilateral sobre desarme que organiza tres sesiones cada año.

Lleva a cabo negociaciones sobre control de armamento y acuerdos de desarme y se centra en el fin de la carrera armamentística nuclear.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Ned Price, sostuvo que lo sucedido este jueves "evidencia la cuestión" sobre la legitimidad de este foro y criticó que se concediera la presidencia "a un régimen que hizo más que cualquier otro gobierno en el mundo para vulnerar el principio de no vulneración".

str/vog/nl/bp/jvb/eg/eb/llu

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.