Protestas contra la monarquía en reino africano de Esuatini se vuelven violentas

·2  min de lectura
Imagen de archivo del rey de Esuatini, Mswati III, hablando durante la sesión 73 de la Asamblea General de Naciones Unidas en la sede de la Organización Naciones Unidas en Nueva York

Por Lunga Masuku

MBABANE, 29 jun (Reuters) - Manifestantes en el pequeño reino de Esuatini, ubicado en el sur de África, exigieron reformas a su sistema de monarquía absoluta el martes, que fueron repelidas por las fuerzas de seguridad con disparos y gases lacrimógenos.

"Puedo oír disparos y oler gases lacrimógenos. No sé cómo llegaré a casa (...) hay una fuerte presencia de la policía antidisturbios y del Ejército", dijo Vusi Madalane, empleado en una tienda de la capital, Mbabane.

El primer ministro en funciones, Themba Masuku, negó reportes de algunos medios de comunicación que afirmaron que el rey Mswati III había huido de la violencia a la vecina Sudáfrica.

La ira contra Mswati se ha ido acumulando durante años y, en ocasiones, las protestas se tornan violentas. La policía utiliza gases lacrimógenos, granadas paralizantes y cañones de agua para dispersar a manifestantes que arrojan piedras.

Fuerzas de seguridad instalaron bloqueos en las carreteras para evitar el acceso de algunos vehículos a Mbabane. Algunos bancos dijeron que habían cerrado hasta que remitieran los disturbios, que comenzaron el fin de semana, y el portavoz del gobierno, Sabelo Dlamini, dijo que se ordenó el cierre de escuelas y estaciones de autobuses.

Los activistas dicen que el rey ha evadido constantemente los pedidos de reformas significativas que llevarían a Esuatini, que hasta 2018 se llamaba Suazilandia, hacia la democracia. También lo acusan de usar las arcas públicas como su alcancía, financiando un estilo de vida lujoso a costa de sus 1,5 millones de súbditos, la mayoría de ellos agricultores de subsistencia.

"Su Majestad el Rey Mswati III está en el país y continúa liderando el trabajo con el gobierno para promover los objetivos del Reino", dijo el comunicado de Masuku.

El rey, de 53 años de edad, niega ser un autócrata y se muestra impenitente con el estilo de vida del que disfrutan él y sus quince esposas, quienes ocupan varios palacios financiados por el Estado.

Una serie de medidas enérgicas, como el arresto de líderes y activistas de la oposición en 2019, ha hecho poco para desalentar el sentimiento contra la monarquía en el antiguo protectorado británico.

(Reporte de Lunga Masuku, escrito por Tim Cocks. Editado en español por Janisse Huambachano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.