Arrestaron en vivo a un periodista de CNN que cubría las protestas en Minneapolis

LA NACION


El periodista Omar Jiménez estaba transmitiendo en vivo para la cadena CNN desde Minneapolis poco después de las 5 de la mañana (hora local). La imagen de fondo eran los destrozos que había dejado la noche de furia contra la brutalidad policial y la discriminación racial en esa ciudad de Minnesota. Muy cerca había un cordón de policías. De repente, un grupo de ellos se acercó al cronista, que estaba identificado con la credencial del canal, y en una confusa escena, lo esposaron y lo llevaron detenido. Otros dos miembros del equipo que estaba con él corrieron la misma suerte. Una hora después, fueron liberados.

"Un periodista de CNN y su equipo de producción fueron arrestados esta mañana en Minneapolis por hacer su trabajo, a pesar de identificarse, una clara violación de sus derechos de la Primera Enmienda. Las autoridades de Minnesota, incluido el gobernador, deben liberar a los tres empleados de CNN de inmediato", dijo la cadena en un comunicado.

Según informó CNN, "la policía le dijo al equipo que estaban detenidos porque se les dijo que se cambiaran de lugar, y no lo hicieron". En las imágenes en vivo del arresto se vio que Jiménez, que mostraba su credencial de periodista, les ofrecía a los policías moverse a otro lugar. Sin embargo, lo arrestaron de todas maneras.

"Podemos regresar a donde quieras. Estamos al aire ahora... Ubícanos de nuevo donde nos quieras. Nos estamos alejando de tu camino, donde quieras que salgamos, nos quitaremos de tu camino", les dijo Jiménez a los policías que se aproximaron a él de manera amenazante, según se vio en la transmisión.

"Señor, ¿puede decirme por qué estoy bajo arresto?", le preguntó a uno de los policías, mientras las oficiales le sacaban el micrófono de la mano y lo esposaban. Luego el camarógrafo también fue arrestado. Su cámara quedó en el piso y continuó transmitiendo en vivo.

Un colega de Jiménez de CNN, Josh Campell, que también estaba en el lugar pero no junto al equipo que fue arrestado, deslizó que la discriminación racial también jugó un papel en esa situación.

"Yo me identifiqué y me dijeron: 'Está bien, se te permite estar en el área'", contó Campbell, que es blanco, mientras Jiménez es afroamericano. "Me trataron de manera muy diferente [que a Jiménez]".

Liberan al periodista de CNN

Al ser liberado, alrededor de las 6.30 hora local, Jiménez volvió a la calle a transmitir y relató cómo fue la situación.

El periodista contó que durante su detención, los tres miembros del equipo estuvieron esposados dentro de una camioneta. Relató que les preguntó a los policías dónde deberían pararse en los próximos días de cobertura, dado que les dijeron que el lugar donde estaban era inapropiado, y un oficial le respondió: "No sé, yo solo sigo órdenes".

"Mientras nos alejábamos, y estabas observando todo el vecindario que había sido diezmado por la pasión de los manifestantes y desafortunadamente algunos de los disturbios y saqueos que habíamos visto, se me pasó por la mente... ¿qué está pasando realmente aquí?", dijo, sobre el momento de su traslado a la camioneta.

"Lo que me dio un poco de consuelo fue saber que era TV en vivo, ustedes vieron lo que estaba pasando, yo estaba viviendo lo que estaba pasando y el país estaba viendo viendo lo que estaba pasando en tiempo real frente a sus ojos", dijo. "Pero fue una situación tensa, sin dudas".

CNN's @OmarJimenez and his crew have been released from police custody. He recounts getting arrested and what happened while they were in custody. https://t.co/v3kMq77Oro pic.twitter.com/JoqmwlTc5i&- CNN (@CNN) May 29, 2020

And we're back pic.twitter.com/dkYHYxe0u7&- Omar Jimenez (@OmarJimenez) May 29, 2020

Las protestas por George Floyd

Jiménez estaba transmitiendo desde el amanecer de una noche de violencia, en la que manifestantes incendiaron una comisaría de policía en Minneapolis, en la tercera noche de protestas por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía poco después de ser arrestado.

Miles de personas presenciaron el incendio en la zona norte de la ciudad, después de que algunos derribaran las barreras que protegían el edificio y rompieran las ventanas.

Los policías de la comisaría habían salido antes del incendio, según las autoridades por "seguridad" de su personal, informaron en un comunicado de prensa.

Las manifestaciones habían sido hasta ahora mayoritariamente pacíficas, con las multitudes contenidas por las fuerzas de seguridad, pero en las últimas horas hubo saqueos en una treintena de tiendas e incendios en los alrededores de la comisaría donde trabajaban los policías involucrados en el caso. Y las autoridades respondieron con el uso de gas lacrimógeno.


La muerte el lunes de George Floyd generó indignación luego de una serie de crímenes policiales contra la comunidad afroestadounidense.

Noticias relacionadas


Agencia AFP