Nuevas protestas en Irán pese a la advertencia de los Guardianes de la Revolución

Irán vivió nuevas manifestaciones el domingo pese a la advertencia de los Guardianes de la Revolución, siete semanas después de la muerte de Mahsa Amini, que desencadenó la ola de protestas.

Estudiantes se reunieron el sábado y domingo en varias ciudades del país, en claro desafío a la advertencia lanzada el sábado por el jefe de los Guardianes de la Revolución, el general Hossein Salami. "¡No bajen a las calles!", dijo.

Irán es escenario de una ola de protestas desde el 16 de septiembre, a raíz de la muerte de Mahsa Amini, una kurda iraní de 22 años que falleció tres días después de haber sido detenida en Teherán por la policía de la moral, que le reprochaba haber infringido el estricto código de vestimenta.

Al lema inicial de "Mujer, Vida, Libertad" se fueron añadiendo, en manifestaciones duramente reprimidas, consignas abiertamente dirigidas contra la República Islámica fundada en 1979.

El ministro de Exteriores alemán afirmó el domingo que Alemania y la Unión Europea estaban sopesando incluir en su lista de "organizaciones terroristas" a los Guardianes de la Revolución, la rama de las  Fuerzas Armadas de Irán cuya función es salvaguardar el sistema teocrático de la República Islámica.

Actualmente, ya están inscritos en la lista de "organizaciones terroristas" estadounidense.

- "Miles de personas" -

Un video publicado en línea por el grupo de defensa de derechos humanos Hengaw, con sede en Noruega, muestra una humareda blanca saliendo de una escuela técnica y estudiantes gritando "libertad, libertad".

En otro video publicado en Twitter, se ve a una niña herida en el brazo por balas. También se escucharon disparos durante una manifestación en la Universidad del Kurdistán, según Hengaw. La AFP no pudo verificar las imágenes en lo inmediato.

A lo largo del fin de semana, hubo manifestaciones en Teherán, Kerman (sureste), Kermanshah (noroeste), Mazandaran (norte) y Mashhad, la segunda ciudad de Irán, según videos compartidos en las redes sociales.

Según la ONG Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, el sábado se celebraron más protestas en más de 50 universidades y centros de enseñanza superior de todo el país.

"A cada muerte le siguen miles de personas", gritaron los manifestantes durante el funeral de uno de ellos el sábado en Arak, al suroeste de la capital, según imágenes difundidas por el medio digital 1500tasvir.

La represión de las protestas dejó al menos 160 muertos, entre ellos unos 20 niños, según un balance difundido el viernes por IHR.

De acuerdo con esta organización, 93 personas han muerto en Zahedán desde el 30 de septiembre en protestas desencadenadas por la presunta violación de una adolescente por parte de un jefe de policía en la región.

En Saqqez, la ciudad natal de Amini, policías vestidos de civil "atacaron una universidad y secuestraron a estudiantes" que protestaban, informó Hengaw.

- Crítica de los periodistas -

Según el IHR, miles de personas fueron detenidas en Irán desde el inicio de la represión, incluidos periodistas, estudiantes, abogados y más de 500 activistas de la sociedad civil.

El domingo, más de 300 periodistas y fotoperiodistas iraníes firmaron un comunicado para denunciar la detención de sus colegas, según los medios locales.

El diario reformista Sazandegi informó que "más de veinte periodistas siguen detenidos", especialmente en Teherán, la capital.

En una declaración publicada en el periódico Etemad, la Asociación de Periodistas de Teherán rechazó como "ilegal" y "en conflicto con la libertad" de prensa "el enfoque de seguridad hacia el quehacer del periodista".

Los dirigentes iraníes siguen responsabilizando a los "enemigos" de Irán, que incluyen a Estados Unidos e Israel. También acusan a los periodistas de haber sido "formados" con el objetivo de derrocar al régimen.

Mientras, varios países organizan regularmente manifestaciones de apoyo al movimiento de protesta iraní.

En Berlín, tres hombres resultaron heridos cuando asaltantes enmascarados atacaron a manifestantes a favor de la democracia cerca de la embajada.

En Ottawa, hubo una marcha de solidaridad el sábado en la que participó el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

bur-pjm/fz/sag/aoc/ag