Protestas en Grecia por la catástrofe ferroviaria que dejó 57 muertos

Al grito de "asesinos", miles de personas manifestaron este viernes en Atenas su ira por el accidente de tren que causó 57 muertos y dejó al descubierto las deficiencias crónicas de la red ferroviaria griega.

"Lo que ha ocurrido es una vergüenza", denunció una manifestante, María Psachelis, con lágrimas en los ojos.

"Estamos llenos de rabia y no podemos aceptar que en el año 2023 se produzca semejante tragedia, con decenas de muertos, entre ellos muchos estudiantes", dijo Angelos Thomopoulos, líder de un sindicato estudiantil.

Más de 5.000 personas, según la policía, desfilaron al grito de "asesinos" y escribieron esta palabra con letras rojas en las ventanas de la sede de la empresa de ferrocarriles, Hellenic Train, en la capital griega.

Previamente, los manifestantes observaron un minuto de silencio ante el Parlamento, en el tercer día de luto nacional.

En Lárisa, la ciudad más cercana al lugar del siniestro ocurrido la noche del martes, y en Patra, una ciudad del Peloponeso (suroeste), se manifestaron también cientos de personas.

Una nueva protesta está prevista por la noche en Tesalónica, la segunda mayor ciudad del país, donde muchas de las víctimas cursaban sus estudios.

-La universidad de Tesalónica en duelo-

"Vivimos la mayor tragedia de nuestra historia (...) Estamos devastados", declaró en un comunicado el viernes la dirección del centro universitario, que perdió a nueve estudiantes en el accidente.

En el campus el viernes todo eran rostros descompuestos y en lágrimas. Las clases han sido suspendidas en solidaridad con las víctimas.

"La mayoría conocíamos a gente que ha muerto o resultado herida", explica a la AFP la estudiante de Filosofía Sophia Hatzopoulou, de 23 años.

La ira de los estudiantes y del resto de la población no parece remitir a pesar del mea culpa entonado por el gobierno hacia los fallos "crónicos" de la red ferroviaria, que tuvieron que ver con la tragedia.

Este viernes, los sindicatos ferroviarios organizaron una huelga por segundo día consecutivo, para denunciar "la falta de respeto" de los sucesivos gobiernos "hacia los ferrocarriles griegos, lo que ha conducido" a esta catástrofe.

La policía indicó a AFP que la estación de Lárisa fue registrada este viernes para recabar material que ayude a entender el porqué del accidente.

Una fuente judicial indicó que las pesquisas buscan depurar posibles responsabilidades penales contra varios directivos de la empresa Hellenic Train, propiedad de la sociedad pública italiana Ferrovie Dello Stato Italiane (FS).

- Un jefe de estación novato -

La justicia trata de entender por qué un tren con 342 pasajeros y diez trabajadores fue autorizado a tomar la misma vía única que un convoy de mercancías, en la línea entre Atenas y Tesalónica.

El jefe de la estación de Lárisa, de 59 años, fue detenido tras el suceso y acusado de homicidio culposo y heridas.

El primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, atribuyó el accidente a un "trágico error humano" en referencia al jefe de la estación.

Su abogado dijo que reconoció "su error", pero también mencionó otros factores. "Mi cliente ha asumido su parte de responsabilidad. Pero no hay que concentrarse en un árbol cuando detrás hay un bosque", dijo Stefanos Pantzartzidis.

La televisión estatal ERT indicó que el jefe de estación había sido nombrado hace apenas 40 días y pasó una formación de solo tres meses.

Si es declarado culpable, puede ser condenado a cadena perpetua.

"Los retrasos (en la modernización de los ferrocarriles) encuentran su origen en las patologías crónicas del sector público griego, durante décadas de debilidad", admitió el jueves el portavoz del gobierno Yannis Oikonomou.

El nuevo ministro de Transporte, Giorgos Gerapetritis, pidió perdón a las familias de las víctimas. Su predecesor dimitió tras el accidente.

El presidente del sindicato de conductores de tren OSE, Kostas Genidounias, agregó que toda la señalización de la línea donde se produjo el accidente "está hecha manualmente". "Desde el año 2000 los sistemas no funcionan", afirmó.

Representantes sindicales de Hellenic Train advirtieron de esto hace tres semanas.

Hellenic Train fue vendida en 2017 al grupo italiano Ferrovie dello Stato Italiane en el marco del programa de privatizaciones exigido por los acreedores de Grecia durante la crisis económica del país (2009-2018).

bur-yap/chv/rr/dbh-avl/aoc/an