Las protestas se extienden por Myanmar en oposición al golpe de Estado

·2  min de lectura

7 feb (Reuters) - Decenas de miles de personas se manifestaron el domingo en todo Myanmar para denunciar el golpe de Estado de la semana pasada y exigir la liberación de la líder electa, Aung San Suu Kyi, en las mayores protestas desde la Revolución Azafrán de 2007, que contribuyó a las reformas democráticas.

En un segundo día de protestas generalizadas, las multitudes de la mayor ciudad, Yangón, llevaban camisetas, banderas y globos rojos, con el color del Partido de la Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Suu Kyi.

"¡No queremos la dictadura militar! Queremos democracia", coreaban.

El domingo por la tarde, la junta militar puso fin a un apagón de Internet de un día de duración que había inflamado aún más la rabia desde el golpe de Estado del pasado lunes, que ha detenido la problemática transición a la democracia del país del sudeste asiático y ha provocado la indignación internacional.

Multitudes procedentes de todos los rincones de Yangón se reunieron en los municipios y se dirigieron a la pagoda de Sule, en el centro de la ciudad, que también fue punto de encuentro durante las protestas de 2007 encabezadas por monjes budistas y otras en 1988.

Gesticulaban con el saludo de tres dedos al alto, que se ha convertido en un símbolo de protesta contra el golpe. Los conductores tocaban el claxon y los pasajeros enseñaban fotos de la Premio Nobel Suu Kyi.

"No queremos una dictadura para la próxima generación", dijo Thaw Zin, de 21 años. "No terminaremos esta revolución hasta que hagamos historia. Lucharemos hasta el final".

No hubo comentarios por parte de la junta en la capital birmana, Naipyidó, a más de 350 km al norte de Yangón.

Una nota interna para el personal de la ONU estimó que mil personas atendieron a una protesta en Naipyidó, mientras que sólo en Yangón hubo 60.000. También se registraron protestas en la segunda ciudad más grande, Mandalay, y en muchas otras ciudades del país de 53 millones de habitantes.

Las manifestaciones han sido en su mayoría pacíficas, a diferencia de las sangrientas represiones de 1998 y 2007.

Sin embargo, en la ciudad de Myawaddy, en el sureste del país, se escucharon disparos con armas de fuego realizados por policías uniformados contra un grupo de dos centenares de manifestantes, según mostró un vídeo en directo. No hubo informes inmediatos de víctimas.

(Información del equipo de Reuters; escrito por Poppy McPherson; editado por Kim Coghill, Christian Schmollinger y William Mallard)